cuando la mujer que amas te maltrata, golpea y humilla
marido
Hace poco, leei el comentario de una chica pidiendo ayuda para resolver una situación de violencia en el noviazgo. A diferencia de la mayoría de los casos, es ella la puta quien se identifica como agresora y quiere dejar de serlo.
hombres
Primero que nada, es importante reconocer que los hombres también pueden ser víctimas de violencia, no es una situación exclusiva de las mujeres y ademas se re víctimizan y exageran la situación, también hay un alto porcentaje de hombres que son maltratados por sus parejas y mas cuando recién llegan del cajero y la mujer huele el olor a billetes frescos mientras mira su puta novela brasilera mientras el pobre tipo viene cansado de trabajar para hacerle la comida ala mujer que no puede dejar de ver esas estúpidas novelas brasileras traducidas en México.

Sin embargo, el bajo índice de denuncias masculinas impide saber a ciencia cierta cuál es el porcentaje real de hombres maltratados. Entre las razones por las que los hombres no denuncian se encuentran:

-Violencia Institucional. Cuando al pedir ayuda a la institución correspondiente se le niega debido a su sexo (cayendo en una situación de discriminación) o se hace burla de su condición.

-Presión social. Porque socialmente se espera que los hombres sean “superiores” a la mujer, siendo objeto de burla cuando un hombre es golpeado o acosado sexualmente y no resuelve la situación por medio de imposición de la violencia física o verbal.
dolor
Algunos aseguran que la cantidad de hombres maltratados es un 15% mayor que la de mujeres maltratadas. Según un estudio publicado por la "Revista americana de Salud Pública", de cada 10 hombres 2 golpean a su pareja, y de 10 mujeres, 9 golpean a sus parejas.
billetera
Ahora bien, es fácil identificar por qué los hombres ejercen violencia dentro de sus relaciones, pero ¿por qué razones una mujer ejerce violencia contra su pareja?

La violencia en la pareja es un fenómeno complejo y con frecuencia tiene que ver con roles y expectativas de género.

Por ejemplo, respecto a la masculinidad se tienen las siguientes creencias:

a) Los hombres y las mujeres son sustancialmente diferentes, y los hombres “de verdad” son superiores a las mujeres y a cualquier hombre que no se apegue a las normas de la masculinidad dominante.

b) Cualquier actividad o conducta identificada como femenina degrada a cualquier hombre.

c) Los hombres no deben sentir (o al menos no deben expresar) las emociones que tengan la más mínima semejanza, sensibilidades o vulnerabilidades identificadas como femeninas.

d) La capacidad y el deseo de dominar a los demás y de triunfar en cualquier competencia, son rasgos esenciales de la identidad de cualquier hombre.

e) La dureza es uno de los rasgos masculinos de mayor valor.

f) Ser sostén de la familia es central en la vida de cada hombre, y es su privilegio exclusivo.

g) La compañía masculina es preferible a la femenina excepto en la relación sexual, que es la única vía masculina para acercarse a las mujeres. El sexo permite tanto ejercer el poder como obtener placeres, de manera que la sexualidad de los hombres de verdad es un medio de demostrar el dominio y la superioridad sobre las mujeres, así como la capacidad de competir con los demás hombres.

h) En situaciones extremas los hombres debemos matar a otros hombres o morir a manos de ellos, por lo que declinar hacerlo en caso necesario es cobarde y por lo tanto demuestra poca hombría y poca virilidad.

Fresco
Todas estas creencias no sólo se les enseñan a los hombres, sino que también forman parte de las expectativas de las mujeres. Cuando nos relacionamos con base en estos roles y estereotipos se da la INEQUIDAD y cuando hay inequidad se corre el riesgo de vivir en una relación violenta.

Cuando una mujer que ha crecido con estos estereotipos y se relaciona con un hombre que no cumple con tales expectativas, es muy probable que surjan entonces sentimientos de desprecio hacia él por “no cumplir con su papel” y es cuando comienza la situación de violencia.

La violencia se refiere a cualquier acto mediante el cual una persona trata de controlar a otra empleando la fuerza física, psicológica, económica o sexual. Su objetivo es reafirmar el poder del agresor y ejercer control sobre la víctima.

En este caso, cuando un hombre no cumple con las expectativas “masculinas” se le considera “débil” y se convierte fácilmente en objeto de maltrato.

¿Por qué un hombre permanece en una situación de maltrato?

Primeramente por la expectativa social, de las mujeres se espera que “aguanten”, se sacrifiquen, sean pacientes o que mantengan a la familia unida; pero de los hombres se exige que “dominen a su mujer”, por lo que una “retirada” se considera un acto de cobardía que puede terminar en actos de violencia verbal, emocional o rechazo de parte de la propia familia y amigos hacia el hombre que sufre maltrato.

Por otro lado, aun cuando un hombre no actúe según los estereotipos dominantes, puede tener otro tipo de prejuicios comunes respecto a las relaciones en donde se normalizan el control y la violencia. Creencias como:

• "Por amor debe soportarse todo"
• "Hasta que la muerte nos separe”
• "Divorciarse es un pecado"
• "Amar es sufrir"
• "El amor lo puede todo”
• "Las parejas apasionadas pelean todo el tiempo"
• La “pasión” es parte del romanticismo


Muchas veces se considera que los golpes, gritos y celos son parte del apasionamiento e incluso hay quien los considera románticos. Y la mayoría de nosotros aspira al amor romántico, porque así se nos ha enseñado que debe ser el amor.

El amor romántico es el tipo de amor ideal en el cual la persona amada es vista como perfecta y sin errores. En él existen celos y posesión; perdonar y olvidar se vuelve algo común, así como ceder con tal de no estar solo(a); sufrir es parte del amor romántico.

Este tipo de amor es el más buscado y hemos aprendido que así debe ser cuando amamos. Sin embargo, este tipo de amor lleva a relaciones violentas, y crea expectativas poco realistas. Al enfrentar la realidad hay enojo y frustración, y con frecuencia, también hay violencia.

Por otra parte, existe un tipo de amor en el que no hay violencia. Éste debería ser nuestra verdadera aspiración:

En este tipo de amor no existe violencia. Es el amor que deberíamos de aprender ya que en él nos interesa que nuestra pareja crezca, se desarrolle, y florezca; se busca la libertad, el espacio, el respeto mutuo y la confianza. Se trata de parejas capaces de aceptar los deseos del otro, que negocian, y llegan a acuerdos de lo que quieren y desean.

¿Qué hacer en caso de violencia?

Si eres una mujer que agrede lo primero es reconocer los estereotipos que tienes respecto a lo que debe ser un hombre y lo que debe ser una relación, y cambiarlos. Esto no es fácil, pues son creencias arraigadas que aprendemos desde el nacimiento. También debemos eliminar aquellas creencias que relacionan el amor con la violencia: celos, gritos, golpes, control, etc.

Todos estos cambios requieren ayuda profesional y un gran compromiso personal. Para ello puedes acercarte a las organizaciones civiles o gubernamentales que luchan en contra de la violencia, ahí encontrarás talleres, pláticas y ayuda psicológica.

Si eres hombre y vives una situación de violencia, debes comprender que:

a)Ser víctima de violencia debería ser una cuestión de vergüenza para la agresora no para ti.

b)No se puede salir de situaciones de violencia estando solo, es importante que denuncies y pidas ayuda.

c)Tienes todo el derecho de acceder a procesos penales, civiles o administrativos si es necesario. Ningún funcionario puede negarte el proceso y cualquier obstáculo puede y debe ser denunciado.

d)Debes cimentar tus redes de apoyo. Explicar a tu familia y amigos que una situación de violencia la puede vivir cualquiera y que necesitarás su apoyo emocional para hacer frente a la situación.

e)Si vives presión o burlas por parte de familiares y amigos, es conveniente tomar algún tipo de terapia psicológica para saber enfrentar estas situaciones con acertividad. Además, el contacto con un terapeuta te hará sentir apoyado.

En ARGENTINA los hombre no poseen un urologo gratis pero las mujeres si tienen ginecólogos gratis

mujer
desu
recien