Las posturas sexuales más placenteras para ti


Obtén mayor estimulación de tu punto G, orgasmos múltiples y placer al máximo con posiciones como El tallo, El cangrejo, La araña y La tijera

Alcanzar el orgasmo durante la penetración es difícil para algunas mujeres, puede ser que la estimulación oral o manual del clítoris te sea más efectiva... pero también puede ser que las posturas que has intentado con tu pareja no sean las más adecuadas para tu placer. Intenta estas candentes posiciones ¡y disfruta como nunca!

Estimulación máxima

El tallo Acuéstate con las piernas descansando en cada uno de sus hombros. Él debe estar de rodillas sobre la cama. Al levantar las piernas el canal de tu vagina se estrecha y esto ayuda a estimular tu punto G.

De perrito Ponte en cuatro puntos sobre la cama, él debe ponerse de rodillas detrás de ti con su torso derecho o ligeramente recostado sobre ti. Esta posición hace que la penetración sea más profunda y placentera.

El cangrejo Él debe acostarse boca arriba y tú debes "montarlo" de espaldas, viendo hacia sus pies. Esta postura te permite controlar la cadencia del movimiento y mostrarle a tu hombre el ritmo que debe tomar.

La araña Recostada sobre la cama, arquea tu espalda ligeramente para que tu peso descanse sobre tus hombros. Él te debe penetrar estando de rodillas para que tenga acceso libre a tu clítoris y tu monte de Venus.

El misionero La más tradicional de las posturas, ocurre cuando tú estás acostada completamente sobre la cama y él está acostado encima de ti. Es elegante, simple y muy efectiva.

La tijera Acuéstate sobre la cama asegurándote de que estás a la altura de su cadera (puedes usar cojines o almohadas para lograrlo), alza las piernas y crúzalas. Mientras él te penetra debe sostener tus pies para que la postura no te canse.

Placer extra

En casi cualquier posición del kamasutra (y las otras que se han inventado) la estimulación manual del clítoris es posible. Utiliza esta súper poderosa herramienta para alcanzar orgasmos múltiples o simplemente estar mejor lubricada, lo que provocará mayor placer tanto en ti como en tu pareja.

Pide a tu pareja que estimule otros puntos de tu cuerpo mientras te penetra. Por ejemplo, la postura del Misionero permite acceso total a tus senos, caderas, cabello y cuello, que son tus zonas erógenas principales. Para regresarle el favor toca sus pezones, pecho, muslos y pies: éstos son sus puntos máximos de placer.

Los lugares exóticos, los juguetes sexuales, las palabras "sucias" y las películas, fotos o relatos eróticas también pueden ayudar a que la excitación sea más grande, y todas sabemos que el secreto a una relación sexual placentera es la excitación previa. Platica con tu pareja sobre estos recursos... ¡y a disfrutar!