Después del sexo: 8 cosas que nunca debes hacer.


Si bien, luego de tener relaciones con alguien se pueden optar por un sin fin de actividades, lo ideal es no hacer nada. Esto no quiere decir que te debes quedar inmóvil en la cama, pero se sugiere no realizar ciertos comentarios, que en verdad, podrían arruinar el momento.


8 cosas que no debes hacer luego de tener sexo.


“Ámense los unos a los otros” es una de las tantas frases aplicadas por Woody Allen dentro de sus películas. Este gran retratista de la cama, sabe exactamente como utilizar los diálogos pre y post coitales en las situaciones más disparatadas.

Y bueno, como no se tiene la genialidad de este director estadounidense para esas circunstancias, es que el sitio web GQ creó una lista con las cosas que no se deben hacer o decir en esos instantes de luminiscencia poscoital.

1. Comparar: Si no quieres desatar una Tercera Guerra Mundial, lo mejor es que no compares. Sea el momento que sea, nunca se debe comparar con una experiencia anterior o con una ex pareja.

2. Pedir perdón: No importan las circunstancias, ante todo, jamás se debe pedir perdón por muy mala que haya sido la experiencia.

3. Alardear con tus amigas/os: Si hay más gente en el lugar, lo ideal es no salir corriendo a contar tu lo sucedido. Las paredes por lo general suelen ser finas y nuestro oído superdotado, así que chocar esos 5, o alardear sobre lo que pasó en la cama puede molestar a quien se encuentra en la habitación.

4. Enviar un Whatsapp: Evita entrar a cualquier red social. La comunicación no debe estar ahí, está justo a tu lado. Si quieres ver tus notificaciones espera ir al baño.

5. Pedir puntuación: No hay nada más vergonzoso que preguntar ¿Qué tal estuvo?. Es una de las preguntas menos apropiadas y más incómodas del momento. Si no hay confianza, es mejor omitir y dar vuelta la página.

6. Dormir: Si bien es lo que mayoría hace, siempre es agradable tener un poco más de interacción, ya sea un abrazo, acariciar el pelo o la espalda.

7. Hacerse la intelectual: Como se dijo anteriormente, no es el mejor momento para comenzar a hablar y menos para dar cátedras de física cuántica. Un beso cariñoso o dormir abrazados es mucho mejor que ponerse a hablar sin parar.

8. Preguntarle cómo se llama: Si no te acuerdas, entonces no preguntes. En estos casos, siempre es mejor callar.