Genetistas de la Universidad de Stanford crearon una herramienta online con el que las parejas puedan calcular qué probabilidades tienen de tener un hijo de ojos marrones, verdes o azules



¿Qué color de ojos tendrán tus hijos?




Primero, seleccioná el color de ojos de tu madre y el de tu padre. ¿Son marrones, verdes o azules? Ahora, tu color de ojos. Luego, indicá si tenés hermanos con ojos azules o verdes. Finalmente, seleccioná los mismos datos pero para tus suegros, tu pareja y sus hermanos. Al cliquear “Calcular”, el programa te mostrará qué probabilidades tenés de que tus hijos tengan ojos marrones, verdes o azules.

Se trata de una herramienta fácil de usar que se encuentra disponible en la web del Departamento de Genética de la Universidad de Stanford, autores del didáctico proyecto.

El calculador se basa en el programa escrito por un genetista, que analiza las selecciones de cada usuario. Los resultados que arroja esta herramienta surgen de procesar y analizar los fenotipos (color de ojos) de cada individuo del árbol genealógico, con el objetivo de determinar el probable genotipo (la combinación de genes que determinan el color de ojos, en este caso) y el fenotipo de sus hijos.

Culpa de la melanina

Ese pigmento marrón oscuro que se encuentra en el iris, llamado melanina, es el que da el color de ojos. Según explican los genetistas en la web del proyecto, todos los bebés recién nacidos tienen ojos azules por no haber comenzado a producir melanina.

A su vez, explican que esta herramienta para calcular se basa en dos genes de color de ojos, el Eycl (que se ubica en el cromosoma 19) y Eycl2 (se halla en el cromosoma 15).

Cada individuo hereda 23 pares de cromosomas de sus padres, un par de su madre y otro de su padre, por lo que cada persona tiene dos copias de cada uno de esos genes.

A su vez, la herencia del color de ojos también es influenciada por el hecho de que cada gen tiene dos versiones alternativas llamadas alelos: el gen Eycl tiene un alelo verde (G) y uno azul (g), mientras que el Eycl2 tiene uno marrón (B) y otro azul (b).

Según se señala en la web, ciertos alelos son dominantes sobre otros, que son recesivos. “Esto significa que el alelo dominante determina el rasgo”, se explica.

Probabilidades

Por eso las “predicciones”: si tenés una sola copia del alelo dominante B, tendrás ojos marrones. Si tenés una sola copia del alelo dominante G, y tus otros alelos son recesivos b, tendrás ojos verdes. Si solo tenés alelos recesivos b, tendrás ojos azules.

No obstante, los genetistas advierten sobre las limitaciones de esta herramienta de cálculo, que asume que la herencia del color de ojos se basa en un modelos de dos genes cuando en realidad la herencia de color es poligénica, es decir, que otros genes están involucrados.

“Existen otras suposiciones que influencian la exactitud de este calculador y reflejan la complejidad de la herencia del color de ojos”, explican los científicos. Es que, si bien la herramienta asume que hay solo tres colores posibles, no tiene en cuenta otras variaciones, como los diferentes matices marrón, verde, avellana, gris e incluso el rojo (sin pigmento).

Debido a estas limitaciones, las instrucciones del programa piden seleccionar tu color de ojos “más cercano”. Pero, a pesar del margen de error, la herramienta permite una gran satisfacción: especular cómo serán los ojos con que te mirarán tus hijos.