Vedette y periodista, la explosiva morocha puso sus ojos en el jugador argentino.






Marika Fruscio es una de las periodistas italianas más sexy, pulposa y desinhibida, acapara todas las miradas. Esta mujer, también vedette, ya puso sus ojazos negros sobre la humanidad de Gonzalo "Pipita" Higuaín, el jugador de fútbol argentino que milita en Italia.

Posó desnuda para darle la bienvenida al Napoli, equipo del que ella es aficionada. La voluptuosa tana se tatuó el escudo del club y le dio un caluroso recibimiento al Pipita. Posando en la paradisíaca isla de Capri, Marika invitó al argentino a que se relaje con ella después de cada entrenamiento.

"Tras el duro trabajo en Dimaro, quizás podría tomarse un día de fiesta para venir a visitar las bellezas naturales de Calabria", dijo la vedette al delantero del Napoli.

La chica en cuestión, nacida en 1979, es la presentadora del mítico espacio Diretta Stadio de la Rai italiana y se hizo conocida fuera de los límites de Italia por un percance que le ocurrió hace algún tiempo en una de sus habituales salidas al aire: en medio de su programa se quedó con una de sus lolas al aire. Un destape televisivo que la llevó a la fama internacional.

Con un cuerpo realmente escultural, Fruscio nunca ha tenido reparos en mostrar sus bondades físicas. Lo hizo en el Mundial de Sudáfrica 2010 donde ayudó a su selección con un streaptease y lo volvió a hacer en 2011 con la presentación de un calendario propio en el que iba muy ligerita de ropa.



Marika, la italiana que muere por el Pipita Higuain