Hoy en día la sexualidad es un producto de consumo masivo (o eso nos tratan de hacer entender, comprar, consumir, creer, entender).

Los patrones de lo que es tener una relación placentera en lo que a intimidad se refiere, a veces parecen ser una fórmula ajena a nuestras capacidades, intenciones o habilidades y a menudo nos plantea dudas en cuánto a nuestro rendimiento; complejos respecto a nuestros cuerpos y expectativas elevadas en relación a la pareja…en esta búsqueda de experimentar lo que se supone que es, nos entregamos a la aventura, intentamos dar lo mejor de nosotros, romper nuestros límites y probar de manera impulsiva alguna que otra relación de una noche …hay que aclarar que, dependiendo de la persona y sus costumbres, todas las búsquedas pueden ser válidas: con amor, sin amor, con intención de conocer a alguien que podría ser estable en el tiempo, o por simple momento.

¿Qué tan lejos se debe ir en la primera cita?

Sin embargo, el hecho de que sea sexo sin amor, no significa que tengas que pasar a la acción directamente, ni actuar de modo artificioso. Si quieres que sea memorable y disfrutar aún más de la experiencia debes permitirte tener una charla entretenida y gratificante con tu eventual pareja y hasta, si lo necesitas, disfrutar de caricias de ternura. En definitiva hacer el amor, no se limita para los que están enamorados y la complicidad entre dos amantes muchas veces es innata y no requiere de un pre-conocimiento. Una relación intensa, pasional y sin palabras puede estar bien muchas veces, pero seguro también necesitas experiencias donde el romanticismo esté presente, aunque sea con una pareja momentánea.

No es una locura considerar que muchas de las relaciones de una noche a veces terminan en historias que se prolongan en el tiempo, aunque lo que busques sea el “si te he visto, no me acuerdo”, siempre es bueno dejar en claro lo que cada uno vaya sintiendo y no ir con una idea preconcebida, hay que respetar el ritmo de la otra persona y estar abiertos a conocerse, o pasar un buen rato antes. Lo que no tiene sentido y puede desconcertar mucho al otro es actuar como novios al día siguiente si no quieres tener nada serio, por lo que sería bueno que cada uno fuera claro y sincero en las intenciones.

Consejos para la primera cita, ¿hasta dónde llegar?

Cada persona es un mundo y cada historia un universo, pero existen ciertos criterios generales que deberías considerar para que todo sea positivo en tu aventura con alguien a quien apenas conoces:

No te lo/la lleves a casa ni vayas a la suya, no es buena idea que un desconocido sepa tu dirección, ni estar completamente en su territorio.

Decide siempre, ya seas hombre o mujer, siempre puedes cambiar de opinión y desistir de la experiencia si no sientes que sea lo que estás buscando. Nunca hagas algo porque se supone que lo debes hacer.

No te inhibas, si ya has tomado la decisión de entregarte a la experiencia puntual, no desaproveches la oportunidad con timidez.

Intercambia correo electrónico, mejor que teléfono, ya que un mail te permite expresar de manera clara y menos incómoda si ya no te interesa seguir en contacto con esa persona. No debes dar datos personales a un desconocido, según especialistas de educasex.com

Divergencia de Opiniones

Los que están en contra de los encuentros esporádicos opinan:

-Los que quieren ir a la cama en la primera cita es que no quieren nada serio

-Pese a la liberación sexual la regla de no acostarse en la primera cita, sigue vigente

-La noche y el consumo de alcohol puede llevarnos a hacer cosas de las que luego nos arrepentimos, mejor ir con cuidado

-Cuando las mujeres aceptan ir al cine o a cenar, sólo esperan eso, cine o cena

Los que están a favor de ir más allá en la primera cita

-No siempre los hombres desaparecen tras tener relaciones íntimas en la primera cita, a veces esto les llena de entusiasmo y motivos.

-Muchos ya sean hombres o mujeres sólo quieren ir a la cama en la primera cita y no buscan nada más.

-Algunos sienten más interés en concretar una relación seria con alguien, luego de tener sexo.