este es un método de fertilización natural que se hace en córdoba creer o reventar, especial mujeres y hombres. es un poco largo pero es muy interesante,,,digan no a la fertilización in -vitro


Método científico



Elegir el sexo de un bebé hoy es una realidad concreta: el Método Baretta lo ha demostrado con un método completamente natural con más de un 98% de eficacia.

Pero en este proceso no interviene sólo la ciencia, sino también la conciencia.

La predeterminación materna del sexo es una realidad biológica irrefutable, que desvirtúa la teoría del azar en la concepción, y cuyos fundamentos no están necesariamente relacionados con el éxito o fracaso al poner en práctica el método a futuro. La puesta en práctica a futuro requiere del reconocimiento previo de que nadie tiene el 100% de control sobre el fascinante mundo del cuerpo humano.

El éxito del Método Baretta depende en gran medida, eso sí, de la aplicación metódica y científicamente controlada durante varios meses con cada mujer.



El Método Baretta

El libro recientemente editado en España, “¿Niño o niña? Ya puedes elegir” es una herramienta sumamente valiosa para la interpretación y difusión de las investigaciones de la Dra. Adriana Baretta, llevadas adelante durante quince años con rigurosidad científica.

El Método Baretta, resultado de dichas investigaciones, es un método científico que consta del necesario diagnóstico, controles, instrucción personal y plan alimentario aplicados de manera metódica y profesional. Cada mujer tiene su propia fisiología, su propio patrón de moco y su propio patrón alimentario, y por lo tanto requiere de atención individual.

La Dra. Adriana Baretta es muy reiterativa en advertir que poder elegir el sexo de un hijo es un tema muy importante, y solamente el seguimiento personal garantiza mayores p osibilidades de éxito. Es posible hacer una dieta para adelgazar, fracasar y retomar varias veces en la vida; es posible aprender a cocinar o a tejer con un manual y tirar varias veces una comida o un sweeter mal hechos; es posible hacer gimnasia siguiendo las instrucciones de una revista; pero proponerse preparar el ambiente interno femenino para favorecer en un solo e irrepetible instante, el de la concepción, el sexo deseado en un hijo, requiere de muchas circunstancias imposibles de manejar desde la inexperiencia.

Así y todo también debemos considerar que, aunque pongamos todo de nuestro esfuerzo para acondicionar el organismo a fin de seleccionar el sexo de un bebé, el cuerpo humano es finalmente un misterio fascinante de cuyo funcionamiento ningún científico puede asegurar tener el 100% de control. Esto nos lleva a reconocer y aceptar que "no somos Dios", y que es El Quien finalmente lleva los hilos de nuestra historia. Por esa razón, es muy importante tomar conciencia que, como en todos los órdenes de la vida, el éxito no siempre es solamente consecuencia directa de nuestros méritos o esfuerzos.

^ Arriba



EL pH

Hay una duda en particular que deseamos abordar para aclarar conceptos, porque hemos advertido que la información del libro parece no ser suficiente y muchos lectores nos escriben confundidos al respecto. En una segunda edición del libro ya se amplió el concepto sobre la medición del pH, aclarando lo siguiente: "La medición de pH no es un indicador directo del rango alimentario, sino que es un indicador de la marcha de la dieta, y adquiere real importancia SOLAMENTE a partir del segundo - tercer mes, y en adelante. Es inadecuado hablar de 'pH que favorece' a niña o a varón, y menos si se trata de una medición inicial o aislada"

En el libro no se habla en ningún momento de "valores de pH" sino de "aumento" o "disminución" que la dieta produce. A modo de ejemplo, distintas mujeres madres históricas de niñas, que se encuentran en el rango 1, al comenzar una dieta para acceder al rango 3, pueden tener una amplia gama de cambios intermedios de pH antes de lograr el "aumento" deseado:





Valor inicial


Valor Fin 1er mes


Valor Fin 2do mes


Valor Fin 3er mes

Mujer 1


6.0


5.5


6.5


7.0

Mujer 2


5.5


6.0


6.5


7.0

Mujer 3


6.5


6.0


6.5


7.0

Mujer 4


5.0


6.0


6.0


6.5

^ Arriba


Como puede verse los dos primeros valores de pH son variables. En Mujer 1 y en Mujer 3 el valor inicial es alto a pesar de ser madres históricas de niñas, y al final del primer mes el pH baja en lugar de subir. Pero, con el transcurso de la dieta, en el tercer o cuarto mes, el pH sufre un aumento progresivo y sostenido en valores altos. Esto es lo que buscamos, sin que sea importante su valor inicial, y tampoco, en muchos casos, el de finales del primer mes. Y lo inverso sucede cuando se desea acceder al rango 1 desde el rango 3".

Por todo esto deseamos advertir que es totalmente erróneo pensar que el pH es un indicador del rango en que se encuentra una mujer antes de iniciar el método. Expresiones tales como "Me medí el pH y tengo 5.0, ¿eso quiere decir que naturalmente favorezco a niñas?" están totalmente equivocadas.

La medición del pH es un DATO INDIRECTO, que no debe sustiturir el exámen directo sobre el moco cervical y su modificación acorde al sexo que se desea concebir. Estos cambios en el moco son consecuencia DIRECTA del contenido en minerales de la dieta y deben ser interpretados por la mujer, por lo cual muchas veces se hace necesario la instrucción profesional. En cambio, el pH es un parámetro que "orienta" indirectamente sobre el efecto de la dieta en el organismo, A LARGO PLAZO.

El pH además, puede reflejar situaciones particulares del organismo, personales de cada mujer, ajenas al efecto que la dieta produce, y verse así modificado respecto a las expectativas. Estas situaciones son variadas: metabolismo, patologías renales (infecciones urinarias, cálculos o arenillas renales, etc.). Estas situaciones pueden alterar el pH y tornarlo desconcertante si se interpreta sin ayuda profesional.Â

El moco también depende de otros factores además de la dieta, como son los hormonales. Sin embargo, la observación e interpretación de sus cambios, lo transforman en el único parámetro directo para evaluar el progreso del método y de los objetivos de cada mujer.

Otra advertencia para las mujeres que miden su pH, es el correcto uso de las cartas de colores de los envases. Según las marcas y fabricantes, las etiquetas de los envases pueden estar orientadas de manera vertical o de manera horizontal respecto a la posición normal del frasco. Esto implica que, de acuerdo a ello, la tira utilizada debe posicionarse en vertical (como se indica en imágenes en el libro) o de lo contrario en horizontal, a la altura del fondo del frasco. Debe leerse la columna con las referencias de cada área, y en paralelo a esta COLUMNA debe ubicarse la tira a fin de ser comparada con la carta de colores correspondiente a cada áREA. Una sola de las áreas de la tira mide el pH, por lo que es incorrecto ubicar la tira en paralelo a los colores y valores del pH, intentando comparar todos los colores de la tira con todos los colores del pH (además, en la mayoría de los casos, no coincidirá el número de áreas de la tira con el número de valores posibles de pH).

http://www.abif.com.ar/metodo.htm

cita