Mini guía de los nuevos métodos anticonceptivos


No es cuestión de aferrarse a las opciones de siempre. Hay muchas más para conocer... ¡y probar!
¿Pensarán que esa es la única manera de cuidarse?

Supongamos que estás jugando al Pictionary y tu tarjeta señala “anticonceptivos”: ¿qué dibujarías? Si lo primero que se te viene a la cabeza es el garabato de un preservativo o el de un blister de pastillas, estás en el camino más transitado. Porque el repertorio es bastante más amplio. Para que lo sepas de memoria, armamos un compilado de lo menos conocido, lo último... ¡y hasta lo que está por venir!

El parche

“Inhibe la ovulación, requiere un solo recambio semanal y se usa en el glúteo o en el brazo. Es útil para aquellas mujeres que tienen intolerancia gástrica a los comprimidos, pero hay que ser cuidadosa para que no se despegue”, aconseja la doctora Karina Iza, ginecóloga del Centro Latinoamericano Salud y Mujer (CELSAM). Sin embargo, éste no es el mayor reparo de algunos especialistas respecto del parche. “Contienen un 60% más de estrógenos que la píldora clásica. Por eso es importante que sea el médico quien indique y supervise su uso”, advierte la ginecóloga. El método tiene un 99% de efectividad.

Esponja anticonceptiva

“Se coloca dentro de la vagina de manera tal que obstruye el paso de los espermatozoides, los absorbe y neutraliza. Su acción dura 24 horas”, explica la doctora Beatriz Sosa, especialista en ginecología, miembro de la Asociación Argentina de Anticoncepción y directora del sitio gineconet.com. Las desventajas: debe humedecerse antes de ser insertado, puede causar irritación vaginal y a veces resulta difícil de introducir o de extraer. Se vende sin receta en la mayoría de las farmacias y tiene una tasa de éxito de entre el 75 y el 90%.

Preservativo femenino
Es similar al condón masculino, pero más grande y más resistente. Se trata de una vaina hecha de poliuretano que se ajusta a las paredes de la vagina. “Esto es importante para las que sufren de alergia al látex”, explica la doctora Iza. La ventaja es doble: además de impedir la entrada de espermatozoides, evita la transmisión de enfermedades sexuales. ¿Las contras? Cuesta tres veces más que el preservativo masculino y no es demasiado fácil de conseguir.

• New new new
Endoceptivo: ]Es un dispositivo intrauterino “muy parecido a un DIU −con la misma forma de T− pero en lugar de cobre, contiene una hormona similar a la progesterona”, grafica la doctora Iza. Una vez que está dentro del útero tiene una duración de cinco años. Su efectividad es aún mayor que la del DIU de cobre: cerca del 100%.
Pastillas anticonceptivas con drospirenona: ]Se trata de una hormona nueva, con beneficios adicionales porque provoca menor retención de líquidos, no incrementa el acné ni la seborrea y atenúa los síntomas del síndrome premenstrual. Su eficacia supera el 99%.
Preservativos femeninos de látex: Son similares a los que describimos más arriba, pero este material es mucho más elástico que el poliuretano.

• Los que vendrán
Anillo vaginal: Cada 24 horas libera dos hormonas que pasan al organismo a través de la pared vaginal, inhibiendo la ovulación. Luego de insertado, permanece en la vagina durante tres semanas. Aunque en otros países ha tenido gran aceptación, en la Argentina todavía no está disponible.
Implante anticonceptivo: Es una pequeña varilla que debe ser colocada y extraída por un médico. No contiene estrógenos y actúa inhibiendo la ovulación durante su uso, que se extiende a tres años. Aunque todavía no se consigue en nuestro mercado.

Fuente: Cosmopolitan