epelpad

Historia de un Amor Imposible: Poema a Claudia

Quién no ha tenido un amor imposible, en la vida hay amores que nunca pueden olvidarse, amores que nunca llegan a concretarse, pero dejan huellas profundas en el corazón. Cuando uno recuerda esos bellos momentos piensa, porque no hice este, otro o aquello, se lamenta, pero no debemos lamentarnos amigo, al contrario debemos de recordarlo con mucho cariño.

"Poema a Claudia", es un simpático poema escrito en el año 2007 por quien suscribe, ese año fue prolífico para mí, habiendo escrito una treintena de poemas, no entiendo porque sólo ese año escribí tantos poemas, porque nunca lo había hecho antes y después tampoco, bueno. El poema es el resúmen de una bonita y a la vez triste historia de amor imposible de un chico provinciano y estudioso que se vá a la capital a estudiar y conoce a su primer amor en la academia, enamorándose perdidamente de la chica más bonita del salón y quizás de toda la academia.

La clásica historia de amor donde el chico don nadie se enamora hasta los huesos de la persona equivocada, posiblemente Claudia ni se acuerde de todo esto, es más ni se acordará de mi nombre, pero no me importa. Mi intención no es llamar su atención ó que ella regrese a mi vida, nada de eso porque eran otros tiempos... mi intención al escribir este poema realmente es recordar esa bonita historia de amor que vivió y sintió mi corazón durante esos años maravillosos como así lo llamo a mi época de adolescente.

Este curioso poema mezcla de romanticismo, comedia y drama, está basada en hechos reales durante mi adolescencia, casi el 100% de esta historia sucedió realmente a mediados de la maravillosa década de los 80', entre los años 1985 y 1987 cuando la música pop ochentera estaba en todo su furor, de la época de Michael Jackson, Bruce Sprint, Queen, Billy Idol, Supertram, Prince, Madonna, Dire Straist, The Police, Cindy Louper, Culture Club, Pink Floyd , The B52, Hombres G, Los Prisioneros, Soda Stereo, Elton John, Indochina, etc. que afortunado fuí el haber vivido esa bella época caramba recién ahora me doy cuenta de toda su magnitud, se acuerdan ustedes amigos. Les invito a conocer entonces, esta bonita historia de amor imposible.



Nota: Quiero dedicar este bonito poema a Claudia la protagonista de esta historia, la chica de mis sueños de adolescente, donde sea que estés Claudia a la distancia un fuerte abrazo y un beso... José Antonio.




Poema a Claudia


(Primera Parte)

Navegando un día en Internet
en una página te hallé sin querer
¡Oh San Google! bendito buscador
encontré a mi imposible gran amor.

Que grata sorpresa ver tu fotografía
leer tu nombre me dio mucha alegría
pues tu recuerdo resuena en mi mente
me revuelve, me estremece gratamente.

Han pasado tantos años desde que te perdí
y no han logrado, que me olvide yo de ti
fuiste hace tiempo, mi primer amor
un gran amor, que recuerdo con fervor.

Fue en la academia, donde nos conocimos
bellas épocas estudiantiles, lo que vivimos
Claudia... fuiste tú, mi amor de adolescente
el amor más bonito, tierno, puro e inocente.

Recuerdo, que fue en el primer día de clases
cuando sin querer, de repente te volteaste
ahí, paralizado por primera vez yo te miré
y a primera vista, de ti me enamoré.

Desde ese día, ya nada fue igual para mi
desde ese día, empecé a pensar en ti
encantado estaba con tu atractiva presencia
perturbarte, mi introvertida adolescencia.

Eras la chica más impresionante del salón
que rostro más bonito, que perfecto perfil
que fulminante figura, que chica de ensueño
que yo ingenuamente, quería ser tu dueño.

Todos los estudiantes te contemplaban
chicos guapos te buscaban y cortejaban
yo tan tímido, provincianito recién bajadito
ni acercarme podía, para estar a tu ladito.

Varios días pasaron, sin llamar tu atención
enojado estaba por esta frustrante obsesión
con tu grupo de amigas, siempre platicabas
yo pasaba por tu lado y ni siquiera me mirabas.

En las frías noches, en la casa de pensión
apesadumbrado, dormía con mi frustración
tenía que hacer algo, pero urgentemente
porque no podía arrancarte, de mi mente.

Un día en clases, una pregunta hizo el profesor
y como siempre, ningún alumno tuvo el valor
levanté la mano para contestar pensando en ti
y para que me veas, la pregunta respondí.

Ese instante por primera vez, tú me vistes
ahora sabías que este jovenzuelo, sí existe
que emocionado estaba por esa impresión
sabiendo que ya no era, uno más del montón.

Por ti Claudia, cambié mi forma de ser
me hice extrovertido, volví a renacer
tu eras la chica mas hermosa del salón
y yo el chico más devoto de tu corazón.

Pero el tiempo pasaba y me desesperaba
confundido y muy triste, yo me encontraba
de nada me servía, que tú me conocieras
si no hablábamos, era como si no existiera.

Un día, quiso Dios atender a mis lamentos
haciendo, que coincidiéramos un momento
solitos, en el salón y a la hora del recreo
dialogamos y sonreímos, ¡Oh! No lo creo.

Desde ese día, sobre nubes blancas caminaba
detrás muy cerca a tu carpeta ya me sentaba
ahora, yo estaba dentro de tu grupo de amigos
suspirando que algún día, te quedaras conmigo.

Pero muy pronto, me abrumó el desengaño
porque, yo Claudia... ya te quería con devoción
tu estabas a mi lado, estabas cerca de mis ojos
y la vez Claudia, estabas... lejos de mi corazón.






Poema a Claudia


(Segunda Parte)

Claudia mía, amor de mis amores
reina mía, raíz de mis dolores
tan distante te veía, amor inacabable
como estrella lejana, tan inalcanzable.

Algo increíble me tiene que suceder
que suerte bendita no lo puedo creer
cerquita a mi casa, mi Claudia vivía
vecinita querida, me llenas de alegría.

Ahora con Claudia a la academia me marchaba
en una esquina impaciente yo la esperaba
por las mañanas ansioso la veía aparecer
nada existía, solamente tú... mi amanecer.

Como no iba a fascinarme con su presencia
si con ella mi vida ha encontrado su esencia
te digo, de todas, tú has sido la mas querida
un amor así, solo sucede una vez en la vida.

Solo Claudia con un simple roce, me ha electrizado
con su inquietante mirada, me ha hipnotizado
con su exquisita sonrisa, me ha entusiasmado
y con su radiante belleza, me ha deslumbrado.

Díganme, si eso no es amor, ¿qué es?
claro que es el amor, que a mis 17 años
tocó mi corazón, me colmó de emoción
haciéndome perder, toda la razón.

Fue en una tarde, que el cielo yo toqué
una tarde, que en mi vida, jamás olvidaré
no sé como, junto a Claudia, yo quedé
alucinado y temeroso, tiernamente la besé.

Felizmente para mí, Claudia no se molestó
más bien en sus labios, una sonrisa dibujó
en ese momento inolvidable, yo me sentí su dueño
que hoy recuerdo, como un maravilloso sueño.

¿Cómo llegué a mi casa?, no lo recuerdo
en la pensión decían, este no está cuerdo
murmuraban, está drogado, está huasca
parecía que había tomado, ayahuasca.

Todas las baladas, ahora las cantaba
todas las canciones, ahora las bailaba
hasta un día gris y nublado me alegraba
nada me preocupaba, nada me molestaba.

Este extraordinario amor, crecía y crecía
mientras mis notas decrecían y decrecían
pasé de ser un alumno bueno y aplicado
a ser un alumno, flojo y despreocupado.

Sin duda, Claudia me estaba sacudiendo
mis días maravillosos, estaba yo viviendo
todo era felicidad, todo era alegría
esta beldad decía, algún día será mía.

Pero, como serán las cosas de la vida
el destino egoísta, me apartó de su vida
no fui capaz de manejar la situación
dejé escapar, esta inigualable ocasión.

Debo admitir, que tengo yo la culpa
y no se los digo, como una disculpa
esta cobardía de mi amor por ella
hacía que la vea, como una estrella.

Como dice la canción, así yo me portaba
este amor imposible, me acobardaba
nunca le dije, lo mucho que la quería
nunca le dije, que por ella me moría.

Después de un tiempo, los dos ingresamos
en la universidad, más nos distanciamos
cada uno en su facultad, cada uno por su lado
yo la veía desde lejos, me sentía anulado.

Pero una noche alegre, de fiesta de cachimbo
yo me sentí en la gloria, creí estar en el limbo
esa gran noche, fue mi santo, mi cumpleaños
yo bailé con Claudia, mis inolvidables 18 años.

Mas tarde, sin piedad, la noche me envolvió
ver a Claudia, en besos y abrazos de otro amor
ella se dio cuenta, que muy triste la miraba
mis ojos me gritaron, que esto terminaba.

Lo peor de mi vida, vino un ciclo después
un amigo me confesó, no lo vas a creer
Claudia está embarazada, se va a casar
que cruel ironía, esto no me puede pasar.

Paralizado, como una piedra me quedé
al ver el parte de matrimonio, renegué
que hiciste Claudia mía... yo te esperaba
quería concluir mis estudios y te buscaba.

Que tonto e ingenuo, era ese tiempo
porque yo, quería ser alguien en la vida
para que ella se sienta orgullosa de mí
mi sueño fui en vano, ahora si la perdí.

El desdichado día de su matrimonio
con mis amigos, me quise embriagar
impotente, como loco me puse a tomar
estaba muy dolido, quería naufragar.

Al final de la tarde, muy ebrio yo quedé
triste y mareado a la pensión regresé
durante la cena, unas lagrimas dejé caer
me vieron y con vergüenza, yo me retiré.

Un buen amigo, en mi dolor me acompañó
en un parque mi alma en pena se derrumbó
mi amigo me consolaba y más yo lloraba
creo que si estaba solo, de seguro me mataba.

Cerca de ahí, un teléfono público encontré
puse mis últimas monedas y de inmediato la llamé
sorprendida, Claudia no se negó a contestar
y me dijo, que en media hora se iba a casar.

Claudia, dame unos minutos, que te quiero decir
que no soporto más, mi triste sentir
desde hace tiempo, quise decirte amor
que no aguanto en mi pecho, este dolor.

Disculpa, que te lo diga, este momento
aunque sea tarde, te digo lo que siento
quiero decirte que por ti, yo me muero
y aunque nunca seas mía, yo te quiero.

Aquel momento crucial yo temblaba
ella se quedó muda, ni murmuraba
¿Estás ahí Claudia?, yo le decía
Si... me contestaba y yo proseguía.

Ella estaba sorprendida por mi declaración
yo venciendo mi temor y alzando la voz
le dije bien claro y con mucha pasión
¡Claudia... TE AMO! con todo mi corazón.

Quiero que seas feliz en tu nueva vida
posiblemente, nunca más te vea querida
quiero que quede en tu ser, lo que te diré
que nunca, nunca, nunca... de ti, me olvidaré.

Que inoportuno el teléfono, quería conspirar
quedaban 10 segundos, luego se iba a cortar
descorazonado.. a terminar me apresuré
¡Adiós Claudia mía! le dije y la señal se fue.

Colgué el teléfono y de rodillas yo caí
lagrimas corrían, hasta por mi nariz
el frío invierno, arreciaba contra mí
esa noche sollozando, yo me dormí.

Así, fue el triste final de mi gran amor
te lo digo amiga y te lo cuento con dolor
esta bonita historia, mereció ser contada
porque sé que ahora, estás emocionada.

Pasado el tiempo, un amigo me reveló
Claudia tuvo una niña y después se divorció
su hija ya es adolescente y es muy bonita
probablemente seas tú, querida señorita.

Que quizás sin saber, estás leyendo esta poesía
dedicado con amor, a la autora de tus días
San Marcos, Juan Pablo II, Jesús ó María
quién haga el milagro lo juro, le rendiré pleitesía.


Autor: José Antonio

Otros enlaces de interés del autor:


Grandes de la Cumbia Peruana
Los Poemas de Patatú
Te Amo Perú

Email: [email protected]
Historia de un Amor Imposible: Poema a Claudia

1 comentario - Historia de un Amor Imposible: Poema a Claudia

zotob
te felicito si la encontraste

hoy en dia con la tecnologia que hay tampoco es facil.