Ya no tiene tiempo para mí


Alarma: “Hoy, estudiar a las 7:00 p.m. con compañerose”.
Alarma: “Mañana, 7:00 a.m., desayuno de negocios”.
Alarma: “Almuerzo con ex compañeros de trabajo”.
Alarma: “Mañana, viaje de tres días con los gerentes comerciales”. “Convención”.
Alarma: “Sábado: Informe de 8:00 a.m. a 3:00 p.m.”


La agenda digital de tu pareja vive constantemente enviándole mensajes de la gran cantidad de compromisos que no puede olvidar. Su vida se desenvuelve entre el trabajo y la casa, pero también entre los compromisos de negocios, eventos sociales relacionados con el trabajo y viajes constantes. Usted sabe que él o ella tienen una agenda apretada y eso lo entiende, pues la estabilidad económica es una de las prioridades en su relación. Como bien dicen por ahí, van tras la casa, el carro y la beca.

Pero lo que no entiende aún es cómo en esa agenda no hay una alarma que diga: “tiempo para mi pareja”.

Ya no tiene tiempo para mí



¿Cómo no caer en la discusión y evaluar el tiempo que comparte usted con su pareja?


Sentarse a hablar, saber qué se va a decir con claridad, exponer los puntos que causan inconformidad, son algunas de las sugerencias para no caer en discusiones. En esa agenda debe haber espacio para el uno y para el otro, y no sólo para la pareja sino para el mismo tiempo personal. El tiempo para lo económico es muy importante, pero también la economía se aplica al tiempo, es ese manejo racional que hago de las horas. No se trata de quedarme todo el tiempo en la oficina, sino de vivir una vida plena en pareja.

¿Cómo lograr ese equilibrio entre el tiempo profesional y el de pareja?


Se debe tener claro que así como son importantes las condiciones de vida favorables, también son importantes las condiciones afectivas. Tener una buena vida sexual, compañía, es fundamental. Lo económico es importante, pero también todo viene por añadidura, en pareja se pueden lograr muchas cosas económicas con proyectos a corto pero también a largo plazo. Muchas personas quieren tener casa, carro y beca de una vez.

Está también el caso de otras personas que no adquieren compromisos en pareja porque primero deben tener unas condiciones económicas favorables, pero así las tengan, creen que no es suficiente y no se deciden por lo afectivo.

amor

Comprenda la situación

Es probable que usted no entienda muchas veces por qué su pareja se concentra tanto en su trabajo. Es posible que estén discutiendo más de la cuenta, haya cierta insatisfacción sexual y otro problema de trasfondo.

Pero si no hay problemas entre los dos, debe mirar más allá la situación.

Según explicó el psicólogo Miguel Ángel Úsuga, “muchas veces el trabajo es una necesidad y el tiempo para la pareja es menos porque se obtuvo un ascenso y se le exige aún más. En ocasiones también el tiempo puede aumentar cuando uno de los padres de la pareja está enfermo y le exige más tiempo para ellos en ese momento”.

El experto manifestó que lo importante es encontrar ese grado de tolerancia a un nuevo patrón de actividades.
Lo mismo, tener claro que “para unas personas puede ser catastrófico que su pareja tenga tanto trabajo y para otras sea incómodo pero se puedan adaptar”.

LISTA

Errores que se cometen

1 Entregar todo el tiempo a una misma causa. Recuerde que hay tiempo para cada cosa, no sólo se trata de ‘trabajar, trabajar y trabajar’ sino de trabajar, trabajar y descansar.

2 Sacrificar el tiempo de la diversión, del estudio, del descanso, por sobrecargarse de trabajo. Los expertos explicaron que incluso en la edad productiva usted debe equilibrar las dos cosas para que no caiga en la trampa de estallar tarde o temprano.

LISTA

1 Evalúe qué otro espacio pueden establecer para compartir en pareja.
2 Qué planes pueden lograr para que haya calidad de tiempo
3 Recuerde que calidad de tiempo no es tener a su pareja las 24 horas a su lado. Tampoco, tener a la persona junto a usted y discutir 20 de las 24 horas del día.


¿Cuándo se está descuidando a la pareja? Cada pareja define su tiempo, sus espacios, no hay un estándar generalizado. Pero sí hay indicadores particulares que cada pareja debe analizar. Si una persona empieza a dedicarle más tiempo a una actividad, pueden presentarse varias causas:

1. Hubo un cambio sustancial en el manejo del tiempo, anteriormente se dedicaban los fines de semana, y ahora sólo se ven una vez al mes, seguramente hay un patrón de descuido.
2. Entre los intereses está el trabajo, pero en ocasiones pueden ser los amigos y las amigas. Es hora de replantearse con quién quiere estar.

¿Cómo evidenciar esas alarmas de descuido? Si existe la sensación de que no comparto el mismo número de actividades, si ha disminuido la frecuencia de esos encuentros, las actividades que realizaban juntos, seguramente están entrando en juego otras expectativas. Lo importante es definir qué espero yo y cuánto pide mi pareja.

Alarmas


1. Se olvidaron los detalles
Detalles tan sencillos como el beso, el saludo, ver que la persona está estrenando, cambió de look, etc, son constantes de que hay descuido.

2. Caricias no, tengo que estudiar
Si usted prefiere estar en el trabajo que en su casa y compartiendo con su pareja, seguramente detrás de ese comportamiento hay desgaste afectivo. Según explicaron los expertos, si las caricias ya no funcionan, no es tan superficial el problema.

3. Vamos pero tengo que llevar el portátil
Cuando las personas viven constantemente pegadas al portátil, recibiendo llamadas por celular todo el tiempo, no hay una disposición total a compartir en pareja. Los expertos explicaron que los momentos, por cortos que sean, deben ser de calidad, de entrega completa. No se puede estar pendiente de las dos cosas al mismo tiempo.

4. Se han descuidado los hijos
Hace rato usted dejó de saber el curso en que va su hijo, no tiene idea de cómo va en el colegio ni qué hace en las tardes, mientras usted trabaja. Sus hijos exigen tiempo y atención de su parte.

5. ¿Almuerzos en familia?
Los planes en familia o en pareja pasaron a la historia. No comparten hace rato un almuerzo en la misma mesa y cuando lo hacen, usted no escucha nada pues debe salir corriendo o se la pasa hablando por celular.

6. Ahora sólo nos vemos una vez al mes
Si usted se veía con su novio o novia cada fin de semana, dos veces a la semana, pero cada vez es menos el tiempo para los dos, algo pasa.


F!

desamor