Enamorada de mi mejor amigo


Enamorada de mi mejor amigo


Los especialistas apuntan a que la amistas que puede existir entre un hombre y una mujer sin que alguno de los dos cruce la frontera que va más allá de una amistad verdadera es un hecho real.

La atracción física puede surgir en cualquier momento en una relación de mejores amigos, pues la creencia de que realmente es posible establecer un vínculo estrecho de amistad entre personas de sexo opuesto sin que haya atracción física, aún está en duda.

Las mujeres ponen en duda esa amistad, pues su condición de mujeres les deja saber que en la mayoría de amistades que han establecido con el sexo opuesto, siempre hay un interés de por medio y los sentimientos de él son evidentes a la vista de una mujer.

Y en el caso de los hombres hay quines aceptan que es muy acertado el pensar que existe algo mas, pues es absurdo pensar que un hombre es incondicional sin desear tener algo con “la mejor amiga”. Y hombres que dicen ser honestos y que en el fondo y la realidad es que no han sentido más que una amistad fraternal por sus amigas del alma. ¿Enamorada de mi mejor amigo?

El ser amigo va mas allá de compartir, pues es estar ahí para escuchar al otro, aconsejarlo, aceptarlo con todos sus errores, consolarle en los momentos difíciles, darle ánimos para seguir adelante ante los problemas, compartir las alegrías y tristezas. Por lo anterior, la amistad no necesariamente tiene que surgir entre personas del mismo sexo.

Cuando se trata de dar un consejo o resolver un problema, los hombres suelen ser más prácticos, de modo que esto le da a la amiga una perspectiva diferente de las cosas.

Así como los hombres son más directos a la hora de dar consejo, las mujeres son más sensibles y en laguna ocasión puede que la amistad se confunda. No obstante, la mujer es quien desde un principio y a lo largo de la relación pone la pauta al respeto mutuo y el límite que se establece marca la diferencia entre una amistad sana y una relación más allá de este sentimiento sin interés.

Si realmente existe o no un interés adicional a una simple amistad, puede ser una cuestión que varia según la situación. Para Alma quien pensó tener una persona que creía era su mejor amigo, resulto en ser el amor de su vida.

Después de más de treinta años de una matrimonio feliz, confiesa que desde que inició la amistad con su esposo David, sabia que había algo más que una simple amistad de mejores amigos, pues a punto de casarse con otra persona, Alma deserto para poder estar con su mejor amigo . En todo este tiempo de amistad Alma se había enamorado de él y David de ella, pero nadie quiso comentar nada por miedo a arruinar la amistad.

Lo que hizo saber a Alma que él era esa persona fue algo muy simple, nos confiesa con un semblante de ternura y voz de emoción: “Con él podía sonreír a cada momento y ser yo misma, no debía ser nadie más”.

Muchas personas creen que por el hecho de conocer tan bien a una persona es imposible enamorarse de ella, pero no lo es. El problema es no querer aceptar un sentimiento tan fuerte. En conclusión si puedes enamorarte de tu mejor amigo, y no pasa nada, más que ser feliz al hacer lo que te dice el corazón.


F!