Llega la viagra femenina: aumentará el apetito sexual de la mujer



Boehringer Ingelheim GmbH está investigando si el sexo realmente es algo que se encuentra en la cabeza de las mujeres. La farmacéutica alemana está dando los toques finales a una pastilla diseñada para despertar el deseo femenino. A diferencia del Viagra, que promueve el flujo de sangre hacia el pene, este fármaco actúa sobre el cerebro.


Llega el viagra para mujeres



"Este medicamento tiene el potencial para abrir finalmente la puerta a la aceptación de la idea que la disminución del deseo puede ser algo que implica una disfunción en los mecanismos cerebrales, y no sólo determina una mala pareja", dijo Jim Pfaus, neurólogo en la Universidad Concordia en Montreal , que realizó las primeras pruebas de la droga en ratas. "Por supuesto que se encuentra en la cabeza."

El mercado estadounidense de los medicamentos que reavivan la líbido femenina podría ser mayor que los dos millones de dólares al año que se registran en EEUU para el tratamiento de la disfunción eréctil. Según Stephen Simes, CEO de Bio Sante Pharmaceuticals, el año pasado se registraron más problemas sexuales ligados a las mujeres.

Cómo funciona

La casa Boehringer, con sede en la ciudad alemana de Ingelheim, en la orilla oeste del Rin, buscaba un tratamiento para la depresión en la década de 1990 cuando se tropezó con el compuesto, llamado flibanserina. En 2002, Boehringer llegó a la conclusión que el fármaco no podía relacionarse con el levantamiento del estado de ánimo de los pacientes.

Apetito sexual

La compañía dice que los investigadores se sorprendieron al ver que los sujetos demostraban un apetito sexual considerablemente superior al de los demás.

Después de lo que Pfaus describió como un período inicial de duda sobre el desarrollo de una píldora del sexo, Boehringer decidió seguir adelante. La empresa necesitaba nuevos medicamentos porque se enfrentaba a la pérdida de un billón de euros (1,5 millones de dólares) en ingresos anuales, y considerando que dos medicamentos más, Mirapex (para la enfermedad de Parkinson) y Flomax (para el tratamiento de la próstata agrandada), hubieran perdido su licencia al año siguiente.

La compañía farmacéutica más grande del mundo lleva más de una década estudiando flibanserina y todavía tiene que publicar los resultados de las pruebas clínicas para demostrar que el medicamento es eficaz.

La compañía levantará el velo del secreto el lunes en la conferencia de la Sociedad Europea de Medicina Sexual, enseñando los datos de los ensayos realizados en más de 5.000 europeos y mujeres estadounidenses.

Desesperación de la Mujer

El criterio principal para los ensayos clínicos, que la empresa llamó con nombres de flores, fue la cantidad de "acontecimientos sexuales satisfactorios" que las mujeres decían haber experimentado después de iniciar el tratamiento.

Si los resultados eran buenos, los llamados 'estudios Bouquet', como por ejemplo Violeta, Margarita, Dalia y Orquídea, constituían la base para las aplicaciones en EEUU y en Europa.

La empresa alemana ha aprendido la lección del caso Pfizer. El fabricante de medicamentos estadounidense amplió el recurso de casación de Viagra en 1998 por la explícita referencia a la palabra "impotencia" y por relacionar la píldora azul con una enfermedad llamada disfunción eréctil.

Boehringer está evitando palabras potencialmente ofensivas como 'frigidez' y se refiere al problema que sus píldoras curan únicamente por su nombre clínico, trastorno del deseo sexual hipoactivo o TDSH.

"Toma cuerpo la evidencia que el deseo sexual hipoactivo provoca angustia emocional", dijo Heike Specht, un portavoz de la compañía.

El laboratorio "ha llevado a cabo la última etapa de ensayos clínicos en más de 5.000 mujeres de los que esperamos sacar los primeros tratamientos farmacéuticos disponibles."

Un estudio de Boehringer sobre 31.000 mujeres en EE.UU. a partir de los de 18 años determinó malestar causado por la disminución del deseo sexual en una de cada 10.

Batalla ideológica

Una líbido débil es "un problema real", y los primeros resultados clínicos hasta la fecha sugieren que las píldoras Boehringer pueden ayudar, según Stephen Stahl, psicofarmacólogo y presidente del Instituto de Neurociencias de Educación en Carlsbad, California.

Stahl, quien ha sido consultor de Boehringer, ve un papel creciente para estas píldoras en el tratamiento de los trastornos sexuales.







Fuente











-------------------------------------------------------------------------------------------