Como superar los complejos

Los complejos son parte de nosotras, siempre tenemos algo que no nos gusta. O que estoy muy gorda o muy flaca, o que no soy lo suficientemente capaz en el trabajo, en fin, nunca estamos conformes con nosotras mismas. Acá te presentamos de qué se tratan los complejos y qué puedes hacer para enfrentarlos mejor.

En términos psicológicos, el complejo hace referencia a una focalización sobre un defecto físico o psicológico, ya sea real o imaginario. Así, una persona acomplejada tiene una imagen deformada de sí misma.

Tipos de complejos

Los complejos físicos. Son más comunes en las mujeres que en los hombres, lo cual se relaciona con que socialmente hay más presión hacia las mujeres para que luzcan y sean casi perfectas. Las mujeres nos sentimos obligadas a estar siempre en forma y bellas, presentando una preocupación excesiva, casi siempre por nuestro cuerpo, preocupándonos por el peso, la flaccidez, la celulitis, etc.

Los complejos psicológicos. Se relacionan con la percepción que tenemos nosotros mismos de nuestra capacidad intelectual o de razonamiento. En este sentido, podemos sentirnos acomplejados porque sentimos que no tenemos una cultura adecuada, o no somos lo suficientemente inteligentes o capaces, o no tenemos la personalidad que nos gustaría, etc.

Los complejos socio-culturales. Tienen relación con sentir que no poseemos un status social adecuado, o que no tenemos una profesión socialmente codiciada o que en general no pertenecemos a la elite social que nos gustaría.

Posibles causas de los complejos

Los complejos pueden remontarse a factores de la infancia. Muchas veces los padres o la familia cometen errores con los niños, presionándolos a ser y actuar de una determinada manera, intentando ajustarlos a modelos de perfección socialmente establecidos.

También pueden relacionarse con reiteradas comparaciones hechas entre el niño y algún hermano o pares. Estas comparaciones pueden venir desde la misma familia, o bien, desde los medios de comunicación, donde los niños crecen viendo modelos de perfección difícilmente alcanzables, lo que los hace ir acomplejándose e insegurizándose respecto de sí mismos.

Estos factores van de a poco generando que la persona crezca con una imagen de sí mismo desvalorizada, donde piensa que su personalidad y la forma en que se ve no es la adecuada, por lo que intentará toda su vida cambiarla o ajustarla a lo que se le mostró como lo correcto o aceptado, transformándose en una persona muy disconforme y exigente consigo misma.

En casos extremos, los complejos pueden llevar a enfermedades y patologías psiquiátricas, que terminan por invalidar a la persona mucho más de lo que lo hacían los complejos. Estos casos es posible diagnosticarlos cuando vemos que la persona ha alterado notablemente sus actividades diarias y su comportamiento, por ejemplo, tornándose agresivo, muy aislado, depresivo, encerrado en sí mismo o muy desganado. Estas personas pueden llegar a apreciar defectos en sí mismos que son extremadamente exagerados y que no tienen ningún fundamento, viéndose a sí mismos no como seres humanos, sino que como un objeto que debe ser perfecto. Acá es necesario tratar el problema de forma profesional, por ejemplo, buscando atención psicológica.


Cómo vencer nuestros complejos

Lo primero que debemos comprender es que somos seres humanos y que por ende la perfección es imposible. Luego, debemos concentrarnos en nuestras aptitudes y nuestras capacidades, pensando en todo lo que somos capaces de lograr y conseguir con ellas. Es bueno cada cierto tiempo hacer un recuento de nuestro logros y de las cosas que hemos conseguido, visualizando qué nos llevó a lograrlas. Así, nos hacemos concientes y patentamos nuestros aspectos positivos y nuestras capacidades, lo que eleva nuestra autoestima y nos reconforta.

femme

Con respecto a los complejos, debemos saber que la solución no es olvidarse de ellos, pues estos también nos muestras que somos personas y nos permiten darnos cuenta que para estar donde estamos y para lograr nuestros objetivos, debemos pasar por encima de ellos. Esto le da a nuestros logros aún más mérito.

Recuerda que la mejor forma de vivir la vida es viviéndola, y no preguntándote día a día porqué no eres o luces diferente. Carpe diem!

Fuente:http://www.pretenciosas.com/psicologia/nuestros-complejos-como-superarlos/

Espero que les sea útil! Verito