Batidos proteicos

Batidos proteicos


Se necesitarían 500 calorías menos todos los días para perder un kilo a la semana, dicen los expertos. Un plato de comida (no hipocalórico) tiene alrededor de 750 calorías, pero si es reemplazado por un batido proteico se estarían consumiendo solamente entre 200 y 250 calorías. Es decir, se cumpliría con restar 500 calorías diarias.

Así funcionan los batidos proteicos, también llamados reemplazos de comida. Se trata de espesos batidos hipocalóricos que contienen proteína de soja, fibra, vitaminas y minerales. Son de alta ósmosis y tienen mucho tenor proteico, esto hace que se mantengan por bastante tiempo en el estómago, lo que provoca la sensación de saciedad. Los batidos no son nuevos: están en el mercado desde los años ‘80, pero no han tenido muy buena aceptación y sus resultados siempre fueron cuestionados.

Ahora, varios estudios científicos revalorizan su efectividad para bajar de peso al reemplazar con un batido, una comida completa. Uno de ellos fue dirigido por Steven Heymsfield, en la Universidad de Columbia. Comprobó que la pérdida de peso total de 249 personas, con un plan que incluía reemplazo de comida, fue mayor que la de 238 personas en los grupos de comparación que siguieron dietas bajas en calorías.

Otra de las investigaciones, llevada adelante por David Allison –un investigador dedicado a la obesidad en la Universidad de Alabama, en Birmingham–, evaluó el uso de un reemplazo de comida basado en soja en 100 personas que fueron asignadas de manera aleatoria a utilizarlo o a seguir una dieta baja en calorías por tres meses. Los que consumieron los reemplazos de comida perdieron más peso y tuvieron una reducción mayor en la circunferencia de la cintura que aquellos con una dieta baja en calorías.

Dana Rothacker, otra investigadora que ha realizado varios estudios clínicos relacionados con obesidad, durante un año siguió a un grupo de mujeres que bebieron batidos. A los tres meses, aquellas que habían tomado los batidos perdieron la misma cantidad de peso que las que habían seguido una dieta baja en grasas. Después de un año, las mujeres que siguieron con el plan de reemplazos de comida mantuvieron su pérdida de peso, mientras que las otras recuperaron muchas de las calorías perdidas.

Otro estudio clínico –dirigido por investigadores de la Universidad de California, en Los Angeles, y publicado por la revista Nutrition Journal– analizó a 100 personas obesas que cumplieron un plan ingiriendo dos reemplazos de comida diarios. La mitad de éstas recibió, además, un 30% de proteínas. Después de tres meses, estas 100 personas bajaron 4 kilos, pero los que habían recibido la dosis de proteínas disminuyeron el triple de su tejido graso conservando la masa muscular.

En la Universidad de Ulm, Alemania, se estudió a 110 obesos con síndrome metabólico (además de la obesidad, presentan hipertensión arterial, colesterol y glucemia). Los que siguieron un plan de reemplazos de comida con más alta proteína bajaron de peso y eliminaron el síndrome metabólico, en comparación con los que ingirieron los batidos hipocalóricos sin suplementos proteicos. “Ya desde los ‘80 se conocían las propiedades de los batidos, pero con el paso del tiempo se fueron investigando y revalidando. Es un hecho que el reemplazo de alguna comida por los batidos facilita la pérdida de peso, incluso en adolescentes. Es un alimento completo que, además, logra la sensación de saciedad”, comenta Alberto Cormillot, médico nutricionista y director de la clínica de nutrición y salud homónima, quien incluye los batidos 3 ó 4 veces por semana dentro de un plan de alimentación para reemplazar una comida diaria.

“En los Estados Unidos, los batidos son ahora una estrategia reconocida y utilizada en estudios de control de peso financiados por el gobierno. Llevamos aproximadamente treinta años de investigación científica y pruebas sobre los batidos de suplementos para el control de peso”, comenta el Dr. David Heber, presidente del Nutrition Advisory Board de Herbalife a nivel mundial (esta marca es una de las que comercializa los batidos). Cormillot agrega: “Se los puede tomar indefinidamente y no están contraindicados. El batido en sí no tiene ningún efecto adelgazante, pero en el marco de un plan alimentario ayuda a ahorrar calorías”.

Fáciles de usar –vienen en polvo y se disuelven en leche descremada o de soja– y prácticos a la hora de hacer una comida ligera, los batidos, cuya efectividad fue puesta en duda durante muchos años, ahora serían revalorizados. Sin embargo, los expertos en nutrición advierten que “no son la panacea” para bajar de peso. “Adelgazar no es fácil. Implica un esfuerzo, un compromiso a largo plazo. Es necesario reducir las porciones y hacer actividad física. No existe la solución mágica”, asegura Marcelo Peretta, director de la Escuela de Farmacia y Bioquímica de la Universidad Maimónides.

Julio Montero, médico nutricionista y presidente de la Sociedad Argentina de Obesidad y Trastornos Alimentarios, coincide: “No son soluciones mágicas ni rápidas. Estos productos tienen una mezcla de nutrientes que reprimen las ganas de comer porque aportan saciedad”.

APRENDER A COMER. “Los batidos hipocalóricos son una solución de emergencia para un día: estás tapada de trabajo en la oficina, no tenés tiempo para prepararte un almuerzo bajo en calorías y, entonces, te tomás un batido. Pero no sirve como hábito”, advierte la licenciada en nutrición Pilar Llanos. Y explica que la razón por la cual no cree que sea bueno adoptar los batidos como costumbre es “porque no educa con respecto al manejo correcto de los alimentos”. Según Llanos, “hay que aprender a comer porciones pequeñas, a combinar adecuadamente los alimentos para tener todos los nutrientes y las calorías correctas”.

Las personas no saben cómo lidiar con la comida real cuando dejan de consumir los batidos, con la consecuencia del efecto rebote. En este sentido coincide el Dr. César Augusto Casávola, jefe del servicio de Nutrición del Hospital Alemán y vicepresidente de la Sociedad Argentina de Nutrición. “Uno de los objetivos del médico nutricionista es lograr la educación alimentaria del paciente. Debe aprender qué tiene que comer para bajar o mantener su peso y los batidos no ayudan a esta toma de conciencia”, dice Casávola.

Por su parte, Llanos sostiene que “hay alternativas más económicas que el batido y, además, ayudan a ‘amigarte’ con la comida. Puede ser una fruta y un yogur; o una ensalada y un huevo duro, por ejemplo”, sostiene Llanos. Por otra parte, esta especialista hace hincapié en que “el ser humano está preparado para la alimentación mixta y el batido no entra en esta categoría”.

Peretta también opina que el consumo de batidos hipocalóricos va contra el mecanismo normal de ingesta de alimentos. “Los batidos son válidos para las personas que por cuestiones de salud no pueden ingerir alimentos sólidos. En cambio, la persona sana que toma estos batidos inhibe el mecanismo normal de la ingesta de alimentos. No deglute, ni mastica y esto si se inhibe durante mucho tiempo, puede ser riesgoso”, afirmaPeretta. Y hace otra advertencia: “Al consumir estos batidos, el organismo, además, incorpora una cantidad de sustancias químicas (vitaminas, proteínas, minerales, saborizantes, etc.), farmacéuticas, que tienen principios activos como los medicamentos, y puede ser un riesgo: pueden provocar dolores abdominales, cambios de coloración de la piel y la orina, diarreas y náuseas, e incluso se anunciaron problemas hepáticos por el uso prolongado en el tiempo”.

Herber asegura: “Los batidos funcionan como suplemento de una dieta de alimentos saludables, y alentamos el consumo de frutas y verduras de diferentes colores y granos enteros, como minimizar la ingesta de alimentos de tipo snack con alto contenido de grasas y muy calóricos. Los ingredientes del batido son saludables y han sido revisados por numerosos ministerios de salud de todo el mundo y de la Argentina”.

PARA TOMAR CON PRECAUCION. “Hubo varias muertes en los Estados Unidos por abuso de estas soluciones debido a la falta de balance nutricional. La dieta tiene que estar indicada por un médico y los batidos pueden ser una herramienta. Deberán estar incluidos dentro de un plan elaborado por un nutricionista”, señala Casávola.

“Los batidos son una herramienta que se puede usar por poco tiempo y siempre dentro de un contexto de supervisión nutricional. Es importante que el especialista explique cómo debe alimentarse para poder mantenerse, porque lo ideal es bajar de peso sin volver a recuperar los kilos de más”, comenta Adelina Ordóñez, nutricionista, ex presidenta de la Asociación Argentina de Nutricionistas y consultora de empresas. Por su parte, Montero dice: “Defiendo la alimentación natural, pero los reemplazos de comida pueden ser útiles en algunos pacientes para producir la pérdida de peso. Es el médico quien debe evaluar la conveniencia de prescribir o no un reemplazo de comida. Hay que manejarlo de acuerdo a las características del paciente y tiene que estar bajo control profesional. Porque las comidas son actos muy importantes, y en el largo plazo hay que ver que guarden un equilibrio para que no se generen consecuencias indeseadas”.

Según Herber, “los batidos proteicos suplementarios siempre se deberían tomar como parte de una dieta saludable que incorpora siete porciones diarias de frutas y verduras de diferentes colores, según se describe en mis libros: The LA shape diet y What color is your diet? publicados en español como Los siete colores de salud”. Sin embargo, Peretta advierte: “Si se lo consume una o dos veces por semana, acompañando a una dieta, es razonable. Pero como se potencia el uso de estos productos y son de venta libre, se abusa. Deberían ser de venta bajo receta y bajo indicación médica”. De hecho, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) considera que los suplementos nutricionales (los batidos entran en esta categoría) no son medicamentos sino alimentos. Y declara que “los alimentos dietéticos o para regímenes especiales serán de venta libre y podrán expenderse por las mismas vías de comercialización que los demás alimentos”.

Según Casávola esto hace que este tipo de productos sea sometido a menor control que si fuera considerado como un medicamento. “Pero lo cierto es que pueden producir efectos colaterales como cualquier medicación”, indica el especialista y afirma que ha visto, en su consultorio, pacientes que sufrieron efectos colaterales como diarrea, dolores abdominales y náuseas. Montero disiente: “La tolerancia depende de cada uno. A veces, una determinada comida le cae mal a alguien y no a otra persona. Son preparados, contienen los principios alimentarios generales de los alimentos. Entonces, tienen los mismos riesgos que cualquier comida”. Los batidos aportan aminoácidos, proteínas o minerales a una alimentación normal, pero no reemplazan los nutrientes que se pueden obtener mediante un suministro natural. “A la hora de elegir, es mejor optar por un batido natural. Por ejemplo, se puede hacer un licuado con frutas y clara de huevo que es una proteína excelente”, concluye Ordóñez.

Fuentes de Información - Batidos proteicos

Dar puntos
20 Puntos
Votos: 2 - T!score: 10/10
  • 0 Seguidores
  • 19.729 Visitas
  • 4 Favoritos

7 comentarios - Batidos proteicos

@MattSynest Hace más de 4 años +1
Herbalife?
Yo tomo de eso, son GENIALES, baje 10 kilos en un mes, y me cambio totalmente el metabolismo
Hay quien no cree... pobres de ellos

Buen post
@kitt_flower Hace más de 4 años
Q tontera ....
@LgPAnTo01 Hace más de 4 años
ni imagenes
@demon_dead Hace más de 3 años
les recomiendo una dieta


la del caballo

AGUA Y PAJA LOL
@Tomituzion Hace más de 2 años
vamos a er que onda
@Mitch21 Hace más de 2 años
MattSynest dijo:Herbalife?
Yo tomo de eso, son GENIALES, baje 10 kilos en un mes, y me cambio totalmente el metabolismo
Hay quien no cree... pobres de ellos

Buen post


Sí,pero los tenés que tomar de por vida,cuando los dejás te ponés así:


Batidos proteicos
@Godricblue Hace más de 2 años
Mentiras, la mejor dieta es la de la Foca, un parche en la boca.