Vagina: lo que no sabías de ella


Muchos hombres y hasta las mismas mujeres desconocen aspectos importantes sobre el estructura y el funcionamiento de la vagina. Esta falta de conocimiento da pie a falsas creencias y mitos son culpables de que no puedas disfrutar al máximo las numerosas posibilidades eróticas de este sorprendente órgano.

En primer lugar la vagina no comprende todo el sistema reproductor femenino, la vagina es solo el estrecho canal, que va desde la vulva (la parte visible que incluye los labios vaginales internos y externos, el clítoris y el perineo) hasta la cérviz (la parte baja del útero).

No todas las vaginas son iguales. Por dentro sí, pero la vulva de cada mujer tiene un diseño particular. el clítoris puede medir entre 2.5 y 3 cm. La mayoría de mujeres no tiene labios vaginales simétricos, por lo general un lado es más grande que el otro. En algunas los labios internos pueden sobresalir o en otras pueden estar escondidos.

El color de la piel de la zona genital no depende del color de piel de la mujer. Hay mujeres de piel clara que pueden tener una piel de tono marrón o violáceo en esa zona, y hay mujeres de piel oscura puede tener la piel más clara alrededor de la vagina. También puede ser que en algunas zonas los labios sean más oscuros; y en la zona del perineo más clara, de tono rosado.

La vagina es muy elástica -recuerda que por ahí puede salir un bebé- por lo que un hombre de pene grande no tiene que preocuparse del tamaño de su miembro. La vagina regresa a su estado original, sin embargo con el parto los músculos pueden perder su elasticidad.

Por último, olvídate de esa creencia de que por no tener sexo por largo tiempo te “vuelves virgen otra vez“, que la vagina se pone apretada y causa dolor tener sexo después de tiempo. Puedes sentir tensión en los músculos vaginales, pero la penetración no tiene por qué ser dolorosa.



fuente