Sexo ¿Las mujeres y los hombres piensan igual?

Se dice, que las mujeres llegan a disfrutar del sexo pero que lo hacen en principio con un objetivo distinto: el amor, la seguridad. El hombre, en cambio, llega a crear lazos con una mujer, a amarla, pero empieza con el objetivo sexo. Por eso, cuando se besan, usualmente ella piensa una de dos: “te quiero”, o “¿será que me quiere?”. Y él, piensa una de dos: “¿cuánto tiempo está bien besarla antes de tocarla abajo?” o “tengo que excitarla más para que no me diga no”. ¿Dudás de esto? Bueno, palabras más, palabras menos, es la verdad.

hombres

Esto sería porque ellas, al relacionarse con un hombre, suelen llegar al sexo pensando que a traves de eso él quedará más enamorado que nunca, terminará por sentir que es la mujer de su vida, y finalmente querrá hacerla suya para siempre. Es decir, casarse, darle seguridad. Lo mismo -con la diferencia del matrimonio- en el caso de la mujer que tiene un amante: quiere asegurarse su amor, a través del buen sexo. ¿Para qué? En esto ya las respuestas pueden ser varias, porque los motivos pueden ser diversos. En el fondo, para ellas sentirse amadas es una forma de seguridad, aunque no haya anillo de casamiento.

Ellos, tienden a disfrutar del sexo con el cuerpo. Por eso, aún enamorados de una mujer, pueden encontrar más excitante el sexo con otra que sea más experta en hacerle disfrutar.

Más allá de todo eso, investigaciones señalan que: la mayoría de las mujeres gritan más cuando hacen el amor. Pero que esta es una conducta aprendida de las películas porno, y porque ellas se dan cuenta de que cuanto más gritan, el hombre se siente más “potente”: ¡piensa que su virilidad es tal que la hace gritar! Sin embargo, generalmente cuanto más gritos, más teatro. Ellas simplemente piensan que si grita, él se sentirá más viril a su lado y le gustará estar con ella por el “orgullo” macho.

mujeres

Cuando una persona que está teniendo sexo cierra los ojos (salvo en el momento de besar) es usual que esté pensando en otro/a, o en una imagen “fija” de alguna película porno que llegó a ver alguna vez. Las imágenes que más lograron erotizar a una persona durante su adolescencia y aún luego de eso, quedan grabadas en la mente y se las rememora para volver a sentir lo mismo. Por eso es frecuente que muchas, muchas parejas, estén juntas teniendo sexo y en ese mismo momento, ambos estén con la mente en el cuerpo de otra persona. O imaginando otra situación que las excita. Así que ¡cierran los ojos!
Los hombres suelen dejar de hacerlo si lo que están viendo les basta. Por eso, suelen preferir tener sexo con la luz prendida. Ellas, prefieren con luz apagado, porque las mujeres suelen estar preocupadas por su cuerpo, pensando si se verán bien, si él la verá gorda en el espejo cuando tienen intimidad, o si notará sus estrías, etc. A ellos, les importa un comino, lo que quieren es ver “todo”, así se evitan el trabajo de las fantasías sexuales que precisan para llegar al orgasmo. Si ven lo suficiente, si la mujer que está con ellos les dan el “espectáculo” que precisan, no requieren más, y se concentran. Simple, si no lo hacen, se “desinflan”.


Ellas imaginan con frecuencia, cuando “quieren” llegar al orgasmo (si no, simplemente simulan): en otro hombre, generalmente un ex, su “extra” o un actor, futbolista o cantante famoso; un trío (ella con dos hombres o viendo a su pareja con otra); una situación romántica en que es seducida; dominando al hombre y hasta pegándole; con otra, a la que hacen el amor otros hombres; sexo oral, por más que su pareja se lo esté haciendo; que es una estriper o prostituta y que él le pagará.
Las fantasías de ellos durante la intimidad sexual: la diosa del momento; una actriz o cualquier famosa cuyas curvas le enloquecen; sexo oral, aunque la mujer con quien está se lo esté haciendo; tríos o cuartetos; escenas de voyeurismo o exhibicionistmo; que su pareja se autocomplace delante de él; sexo anal que sin embargo quizás no haría ni confesaría jamás a su pareja; dominar o ser dominado.

Sexo

¿Sabés los pensamientos negativos que se le pueden cruzar a ella o él, también en ese momento? Algunos de estos: ¿será que le gusta lo que le hago?, ¡espero que no nos pesque mi señora!, ¡ndi, ¿y si marido viene llegando?, ¿a qué hora terminará esto?, ¡espero que no pase de la hora y me salga más caro el motel!, ¡qué gorda me veo en el espejo!, ¿será que ella me compara con otro?. Y bueno, hasta algunas piensan en dinero, comida, el ruido de afuera y... el trabajo. ¡Es posiblena!





mariaelenad10