Lo que ellos más disfrutan en la cama

¿Cuáles son sus fantasías? ¿Qué te puede volver inolvidable para ellos? ¿Qué sueños prohibidos mueven sus más bajas pasiones? En esta nota, un top five de lo que más les gusta a los hombres y algunos consejos para volver sus sueños realidad.


Lo que los hombres más disfrutan en la cama. Entrá y opin


Imposición cultural o machismo instalado, muchas veces todo el peso de la relación sexual recae sobre el hombre. Por eso, a la mayoría le encanta que tomemos la iniciativa en los juegos de seducción y nos convirtamos en verdaderas geishas entre las sábanas o, por qué no, fuera de ellas. Esto es lo que los vuelve locos: cumplile su fantasía, diviértanse y gocen juntos.

Sexo


- Sexo oral. Con el tiempo, las mujeres le fuimos tomando el gusto. Ellos lo disfrutan a más no poder y nosotras, cuando lo hacemos, también. Si se complementa en un 69, o lo combinás con otras técnicas, aún mejor. ¿Querés saber cómo hacer maravillas con tu boca?

El sexo oral es una parte fundamental de la relación. Es lindo hacer que ellos disfruten, pero también aprender a pasarla bien nosotras al practicarlo. Una experta nos explica lo que se supone debemos saber hacer como los dioses, ¡pero nadie nos enseñó cómo!


El sexo oral, todo un tema. A ellos les encanta hacerlo y que se lo hagan. A nosotras, un poco menos. Ellos lo hacen porque les gusta, nosotras lo hacemos… ¡Porque está en el combo! Aprendé a disfrutar haciéndolo, convertite en una reina de la fellatio y sorprendelo.

Hacerlo bien tiene dos secretos

El primero es el entusiasmo: si a vos te gusta practicarle sexo oral, seguro que sos buena haciéndolo. La mayoría de nosotras lo hace bien “de vez en cuando”, cuando somos “gauchitas”, pero si sacaran eso del “combo”, no lo extrañaríamos.

El segundo es algo más “técnico”: la respiración. Hay que inhalar y exhalar por la nariz, de esa manera evitamos atragantarnos y que nos den arcadas. Es la misma respiración que practicamos en las clases de canto, pilates o yoga.

Versión de lujo: a veces se la merecen

En su cumpleaños, en un aniversario… Siempre vas a encontrar motivos tanto o más válidos que éstos para darle ese “regalito” a tu hombre. La de lujo se caracteriza por ser una actividad única, un regalo, no es recíproca, ni es un preliminar para una penetración posterior.

Paso a paso y en detalle

* Limpieza.
Para tener ganas, la higiene es fundamental y necesaria. La solución es simple: así como seguramente vos estás bañada, perfumada y producida, pedile lo mismo a él.

* La posición ideal. Lo ideal es que los dos estén cómodos. Podés sentarte en una silla baja, en el borde de la cama o arrodillarte en el piso sobre un almohadón. En la cama, es casi imposible que estemos cómodas: nos molesta el brazo, el cuello, la cintura, el pelo, la cadenita del cuello… Pero, además, sólo si estamos cómodas podemos usar la boca y ambas manos con precisión.

Una vez que te acomodaste, lo primero que él tiene que entender es que a la mayoría no nos gusta que nos agarren la cabeza y nos empujen. En esta “versión de luxe” mandás vos, así que pedile que se quede bien quietito y que haga lo que vos le indiques.

* Las manos.
Acompañan, mejoran las sensaciones y multiplican el placer. Si están húmedas, ¡mucho mejor! El secreto está en hacer movimientos envolventes hacia arriba y hacia abajo. Una de las manos sostiene el miembro viril y la otra puede desplazarse pegada a la boca.

* Zona perineal. Es la zona que está entre los testículos y el ano. Lo ideal es acariciarlos ahí con presión, moviendo las yemas de los dedos en círculos y hacia delante y hacia atrás. No lo hagas suave, apenas rozando, porque les da cosquillas y se pierde el erotismo. Cuidado con las uñas si las tenés largas.

* Los testículos. Aprovechá para acariciarlos. Si querés dar un paso más, preguntale: a algunos hombres les encanta y a otros les desagrada.

* La succión. Es muy importante porque provoca sensaciones muy intensas. Podés mantenerla en todo momento o sólo al retirar la cabeza.

* Los dientes. A menos que a tu pareja le guste, evitá morderlo. Es de lo que más se quejan.

* Sexo oral de exhibición. Igual que en las películas, es bien hot y muy estimulante. La posición no importa tanto, lo que importa es que mientras que lo hacés lo mires a los ojos. La mirada tiene una importancia sugestiva y hace la diferencia.

* La eyaculación. Charlen entre los dos y elijan la manera que le dé más placer a los dos.

Tips

- Pasá la lengua por tus labios antes de comenzar a practicarle sexo oral para humedecerlos y no lastimarlo a él.

- Miralo a los ojos exagerando el movimiento de tu lengua al hacerlo… ¡Le va a encantar!

- Si tomaste vino, tu boca estará seca. Tomá un poco de agua o masticá un chicle antes de empezar.

- El sexo oral debe ir creciendo en intensidad, no en velocidad.

Juguetes


*Hacé un Strip-Tease. Esta práctica fue elegida –por ellos- como una de las más seductoras a la hora de iniciar el juego sexual. Sacate la ropa, hacelo despacio, dejá que te observe y te disfrute. Elegí una buena música y, una vez que te quedaste sin ropa, comenzá a desnudarlo a él…

Si te divierte bailar, podés probar una forma un poco más osada para encender a tu amante en los momentos eróticos. Con una música adecuada, algunos movimientos sexys (tal como dice la canción) y cada vez menos ropa, ambos pueden hacer subir la temperatura del ambiente. ¿No sabés por dónde empezar? Hay talleres que enseñan el arte del strip-tease de una manera muy práctica.

"La danza con coreografías de strip-tease es una forma de desplegar la femineidad, el erotismo y ayuda mucho a perder las inhibiciones. La consigna es atreverse a más. Esto no significa compararse con las demás, sino permitirse ser sexy, erotizarse con la propia imagen y poder trasmitirlo", dice la profesora del seminario, Celine Stajcer. Y aclara: "no es escuela de sexo, si bien tocamos temas relacionados, trabajamos con todo lo que implica la 'previa'. Igualmente, tengo una sexóloga de cabecera a la cual recurro en el caso de ser necesario".

Las principales barreras con las que las mujeres llegan al taller son complejos relacionados con el cuerpo y con la edad. "Yo les digo que disfruten de su cuerpo y de su desnudez -dice Celine-. Nuestro compañero estará agradecido, no hay nada más sensual que una persona que se siente, se acepta y se ve sexy". Cómo vencer la timidez es otra de las preguntas frecuentes. Pero la profesora dice que, a diferencia de lo que se suele suponer, esta característica "genera un cuota de misterio que resulta irresistible y muy atractiva para el sexo opuesto. Además, las chicas tímidas saben manejar su corporalidad y suelen ser excelentes escuchas".

A este taller asisten mujeres de todas las edades y estados civiles. Solteras y casadas se animan a pasar unas horas vistiéndose y, sobre todo, desvistiéndose de varias formas sensuales. "Las mujeres pasan de la inhibición a soltar su diosa sexy. Se descubren seductoras, se gustan. Lo mejor es que la mayoría después lo pone en práctica en su vida cotidiana", se entusiasma Celine.

trio


*Juguetes eróticos. Les encanta ser excitados con diferentes elementos. Además de los clásicos vibradores, hay infinidad de elementos que los erotizan. ¿El secreto?
El sex shop en casa

Sin tener que pasar por una tienda erótica y sin gastar un peso podemos condimentar nuestra vida sexual. ¿El secreto? Liberar la imaginación, animarnos y transformar objetos de uso cotidiano en nuevos y excitantes compañeros de cama.

Luces, velas, perfumes… Todo ayuda para lograr una noche de placer inolvidable. Seguí estos consejos y hacé de tu sensualidad todo un arte.

* Un pañuelo. Si es de seda, mejor. Si no, no hay problema. Lo importante es que te permita atar los brazos de tu pareja y puedas convertir su cuerpo en un espacio para vivir experiencias maravillosas. Despacio -y suavemente- podés pasar tu lengua por su espalda, su cuello, los brazos, el pubis… De a poco, podés agregar caricias leves en esas partes que sabés que son su punto débil. Quince minutos de este juego y sentirán que la pasión los desbora.


* El espejo del armario. Comenzá la noche con un Streap-Tease pero dejá abierta la puerta del placard que tiene el espejo. De esta manera, la imagen completa de tu cuerpo le resultará súper erotizante a tu compañero. Creelo: los efectos son increíbles.


* El cepillo de pelo. Sacalo del botiquín del baño y masajeale muy sutilmente la espalda, los brazos y las piernas. Un truco: acaricialo con un cepillo de dientes pequeño entre los dedos, atrás de las orejas, en la ingle y alrededor del pene.


* Hielo. En una noche caliente, no puede faltar. Deslizá un cubito por su pecho, locátelo en la boca, besalo y animate a recorrerlo. Éxito garantizado.


* Corbata. Desvestilo, con su propia corbata cubrile los ojos y pedile que te acaricie. Mientras tanto, acercate y alejate así lo obligás a agudizar todos sus sentidos y aumentar la excitación.


* Cremas y aceites perfumados. Son los complementos infaltables de toda caricia. Aprovechá para masajearlo en círculos por todo el cuerpo, sin olvidarte de nada.


* “El talco del amor”. Otra opción es hacerle un masaje erótico con talco: las sensaciones son completamente diferentes. Para que dé un mejor resultado, preparalo vos misma agregándole una cucharita de canela en polvo. La canela es un afrodisíaco poderoso, el efecto es explosivo y la noche será larga.


* Velas. La iluminación es todo un arte al momento de seducir. Con velitas aromatizadas podés crear un clima de luces y sombras súper estimulante. ¿Cómo lograr un “efecto hotel alojamiento”? Decorá la habitación con las luces intermitentes del Arbolito de Navidad. Puede ser un tanto cursi, pero puede estimularlos desde un lugar lúdico y divertivo. ¿No se trata de jugar?

pareja


*Sexo anal. En la lista de deseos y preferencias, ganó –por lejos- el primer lugar. Sal y pimienta perfecta para romper con la rutina del amor, qué mejor que sorprenderlo y pedirle vos que lo haga. Las mujeres también podemos disfrutar mucho, el secreto es…
Tips para disfrutarlo

Aunque cada vez nos animamos más a hablar del tema, para nosotras no deja de ser algo complicado tanto dentro como fuera de la cama. Para muchas es, incluso, un tema tabú del que nos cuesta hablar hasta con amigas. El pudor se impone con la fuerza de lo prohibido, lo sucio, lo feo. Pero, si te interesa, si te gusta, hay tips que ayudan a pasarla bien. Claves para disfrutar de a dos.


Dice Samantha Jones, la amiga zafada de Sex and the City: “con un buen lubricante puede llegar a ser muy divertido”. Sí, las costumbres sexuales están cambiando: para bien y para mal, hay muchas novedades. Lo que durante mucho tiempo fue considerado como algo casi “anti natural”, ahora se ha convertido en una práctica cada vez más frecuente. ¿A cuántas de nosotras una pareja le pidió tener sexo por la cola? Seguramente a muchas. ¿Y cuántas accedimos? Con certeza, bastante pocas.


Buenas noticias

Hay razones fisiológicas que hacen que esto resulte placentero para las mujeres: los músculos orgásmicos y todas las terminaciones nerviosas que se ponen en juego durante el acto sexual incluyen el ano. Su borde, además, se convierte en una parte súper sensible cuando es bien estimulada. Aunque cueste creerlo, no es necesario que nos introduzcan algo para que podamos vivir sensaciones increíbles: con besos y caricias es suficiente para gozar de manera plena.

Lo que sí puede parecer diferente es el acto mismo de la penetración ya que la apertura de los esfínteres es más estrecha que la de la vagina y esto puede hacer que se sienta más intensa. Pero es un mito que siempre duele. El dolor es sólo la indicación de que el ano no está bien relajado y abierto y es un mensaje del propio cuerpo que está pidiendo más tiempo o más suavidad.

En pareja, seguí estos consejos


Relájense. Es importante que los dos compartan las ganas de hacerlo y se sientan tranquilos con la decisión.


Excítense. Cuanto más excitados estén los dos, más aumentará la libido y mayores serán las ganas de intentar nuevas experiencias y probar nuevos caminos. Hacele lo que sabés que le gusta para “ponerlo a punto” y dejá que él te haga lo necesario para que te sientas preparada.


Estrategias. Para tener buen sexo anal, la previa es fundamental. Las caricias juegan un papel importantísimo en la “preparación del terreno” y en la lubricación de la zona. Lo ideal es que tu pareja comience la estimulación con besos suaves en la zona y hasta pueden aprovechar algún “juguete sexual” que tengan. Al mismo tiempo, pedile que te acaricie el clítoris… O animate a acariciártelo vos misma, ¿por qué no?


Listos. Cuando ambos se sientan preparados, es el momento de la penetración. Para facilitarla, lo recomendable es usar un buen lubricante. Afortunadamente, hay muchos productos de este tipo que te pueden ayudar. Pedile a tu compañero que lo haga sin prisa y suavemente, parando cuando vos se lo pidas.


Las posturas. Todas son válidas en el momento de tener sexo por la cola: en cuatro patas, parados, de costado e, incluso, la clásica “del misionero”. Lo importante es que estén cómodos y puedan disfrutar los dos.


¿Existe el orgasmo anal? Las opiniones están divididas. Para algunos sexólogos no existe ya que el clítoris no es estimulado. Si embargo, para otros sí pues es una zona que está llena de terminaciones nerviosas que permiten una sensación inigualablemente placentera. Será cuestión de probar, ¿no?


Siguiendo estos pasos, con seguridad lograrás disfrutar del sexo anal como nunca lo hiciste. Vas a tener la posibilidad de comprobar que explorar algo diferente puede resultar agradable al máximo. Lo importante es que lo hagas en pareja, siendo respetada en tus deseos y en tus límites: el sexo tiene que ser de a dos, con diversión y códigos de complicidad, no tenés que sentirte obligada a probar algo que no te gusta sólo porque el otro lo desea. Si no te gusta, "no gracias". Lo decidís vos.


cama


*Hacer un trío. Un hombre con dos mujeres. Dos hombres con una mujer. En un hotel, en un boliche swinger o en algún lugar exótico. Las posibilidades son muchas. Lo importante es concretarlo de manera consensuada con tu pareja, con mucho cuidado y límites claros. ¿Te animás, se animan?

Muchos tenemos la fantasía del trío la tenemos en nuestra cabeza, de ahí la llevamos a la cama “cada uno por su lado”: tenés sexo sólo con tu pareja, pensás en agregar a otra persona pero no se lo decís. Después, si existe el espacio adecuado, se lo contás, comparten las fantasías y se enriquecen con las ideas de ambos.

¿El otro, es hombre o mujer? ¿Él se ratonea con verte a vos con otra mujer mientras las mira? ¿Prefiere que las dos estén con él y lo atiendan como geishas? Y vos, ¿querés que la penetre o preferís ser quien reciba toda la atención?

Y llega el momento de la “charla de café”, que es cuando alguno de los dos (generalmente él), fuera de la cama, en frío, dice: “Che, ¿y si probamos?”. Y nosotras contestamos: “¿Te parece?”. A partir de ese momento viene lo más difícil: quién, cómo, dónde, límites, celos…

Y empieza la búsqueda: el chat, lugares de contactos, páginas swingers… y dos opciones básicas: la prostituta (reglas claras pero frías) y la mujer de la “vida real” (una “par”: complicado cuando ni nosotras sabemos hasta dónde somos capaces de llegar).


De la fantasía a la realidad

Y, sí, a ellos los excita mucho la idea de hacer un trío… Y a muchas de nosotras también.

Lo ideal, a mi criterio, es dejar que la fantasía madure antes de llevarla a la práctica. Sobre todo, si tu idea es hacerlo con tu pareja real, porque hay un después que puede complicarse.

Los que siguen son consejos para parejas que están en una relación afectiva además de sexual.

Reglas básicas para un trío

* Pensalo muy bien antes.

* Hacelo porque ambos quieren. ¡No sólo él!

* Pacten muy bien los NO de antemano. Generalmente, tus límites y tus miedos van a ser mayores que los de él. Que te respete. Y es obligatorio pensar todo en frío, porque los límites cambian en caliente y después hay arrepentimientos.

* Expliquen muy bien la fantasía de cada uno. Cuanto más claro esté todo, más van a disfrutar.

* La persona elegida, hombre o mujer, te tiene que gustar a vos. Tenés que sentirte cómoda.

* No te olvides: vos sos la estrella de la noche y no esa tercera persona. Pedile a tu pareja que te cuide y te contenga, es fundamental. Al primer signo de incomodidad, tienen que cortar la situación inmediatamente.

* Andá despacio. Tomate tu tiempo. Disfrutá de la fantasía, de la búsqueda y de la consumación. Pensá que siempre hay tiempo para seguir probando. No intentes todo la primera vez.


Variantes soft para empezar


* Juguete de doble penetración. Él se lo pone e introduce su miembro en tu vagina y “el de mentira” por el ano…o al revés. Lo ideal es que sea vertebrado y con vibrador.

* Chat erótico. Hay páginas muy recomendables, sumamente serias, en las que se van a encontrar con personas en la misma búsqueda. También podés escribirte con alguien mientras tu pareja te toca sin participar del diálogo.

* Sexo virtual. Podés mirar y que te miren a través de una Webcams. Puede ser con alguna pareja o con una mujer o un hombre.


El boliche swinger, un buen lugar

Es una excelente alternativa para abrir el juego. Podés recorrerlo, ver cómo funciona. Lo bueno es que el respeto es absoluto y los NO se respetan a rajatabla.

Si tengo que aconsejar, la primera vez no hagas nada: sólo mirá, fijate qué te pasa y qué le pasa a él. Pero, decidan lo que decidan, respeten lo hablado antes de entrar. Así aparezca el hombre más guapo o la mujer más bella, si pautaron que esa noche “nada”, o sólo entre ustedes… ¡Hagan nada más que eso! Es la única forma de que la pareja salga tan unida como entró.

Bonus track: ¿por qué “todo para ellos”?

Si lo hacés es porque vos también tenés ganas y la idea los entusiasman a los dos, aunque, “el beneficiario aparente” sea él. Y si vos tomás la iniciativa…muy posiblemente a tu pareja le den ganas de devolverte el favor.

Y… ¿Te animás?

fuente: EntreMujeres.com


orgasmos
Lo que los hombres más disfrutan en la cama. Entrá y opin


Sexo