Mi vida

Abrázame fuerte, para que pueda
sentir lo que es la pasión en tus brazos
y la felicidad de tus labios,
mírame profundo, para que
mirándote me enamores
y con una caricia te entregue mi vida


El perfume de tu piel

Después de hacer el amor
Queda en mí
El perfume de tu piel
La fresca fragancia de tus labios entre mi boca
Las huellas de tus dedos agitados sobre mi regazo
Vuelve, vuelve, grita la piel.


Después de hacer el amor
Queda el silencio
Queda el sabor de tu pasión sobre mi alma
Vuelve, vuelve, grita el corazón.

El espejo de mi alma
Llama tu mirada
Bajo la penumbra de tu deseo de mi deseo
El encuentro de tu voz
Agita el velo de mi cuerpo
Vuelve, vuelve, grita la piel.

Lujuria de deseos
Tallas mi cuerpo en tus dedos pintorescos
El relieve de tu piedra agita mis praderas
Unes tu aliento en mi aliento quiero saciarme de ti


Tu nombre

Escribí tu nombre en la arena,
vino el mar y lo borró

Lo escribí en plata y oro,
pero el tiempo lo fundió.

Lo escribí entre las plantas,
y el aire lo marchito.

Nadie aguanta como yo,
que en el corazón lo llevo escrito,
y nadie lo borró.


El beso


Es una noche oscura,
solo la luna me ilumina,
tú estás lejos, muy lejos,
pero yo, desde mi soledad,
puedo sentir tu presencia;
estás ahí cerca, pero ¿dónde?.
Al levantar la mirada
diviso tu figura,
toda firme, toda recta
¿Cómo llegar hasta ti? me pregunto
A través del océano navego noche y día,
A través de tormentas ,
a través de mares embravecidos
prosigo mi camino.
Por fín, el mar se calma
y el cielo se despierta.
¡ ya estoy cerca! me digo:
¡ Ya puedo sentir tu luz ¡ .
Poco a poco me acerco,
Tú me iluminas con la mirada
y te acercas hacia mí;
Yo te cojo entre mis brazos
y uno mis labios a los tuyos,
entonces el mar besa con sus olas la tierra,
y te beso como quien besa un sueño,
te beso como quien besa el cielo,
te beso como quien besa un beso.
Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con Twitter Compartir con Facebook Compartir con Google Buzz Publicado por C


Te digo adiós

Te digo adiós y, acaso, te quiero todavía,
no puedo olvidarte, pero te digo adiós.
No sé si me quisiste, no sé si te quería,
o tal vez nos quisimos, demasiado, los dos.

Ese cariño nuestro apasionado y loco,
me lo metí en el alma, para quererte a ti.
No sé si te amé mucho, no sé si te amé poco,
pero sé que nunca volveré a amar así.

Te digo adiós y, acaso, con esta despedida
mis mejores sueños mueren dentro de mí.
Pero te digo adiós, para toda la vida
aunque toda la vida siga pensando en ti.


Quererte
Suenan las flores, suenan a caricias
los pétalos adornan tus ojos
el aroma es el de tu piel
la pasión se desborda
todo es amor, todo es querer
porque quererte es bello
quererte es vivir.


La plegaria de un pagano
No dejes morir tus llamas;
Caldea mi sordo corazón,
¡Voluptuosidad, cruel tormento!
Diva! supplicem exaudî!

Diosa en el aire difundida,
Llama de nuestro subterráneo,
Escucha a un alma consumida
Que alza hacia ti su férreo canto,

¡Voluptuosidad, sé mi reina!
Toma máscara de sirena
Hecha de carne y de brocado,

O viérteme tus hondos sueños
En el licor informe y místico,
¡Voluptuosidad, fantasma elástico!