Yo busco a mi princesa, pero no se si es una ilusión o si es real, ella es quien me ase continuar cada día hacia adelanté y me da la fuerza de levantarme en las mañanas, cada ves que la veo sonrío y trato de alcanzarla pero es Viento frágil y débil que sopla entre mis dedos y se desvanece entre mis manos, como la suave brisa que reconforta mi alma cada ves que la veo.

Tierna y melancólica sonrisa la que ella me regala, y una caricia en su mejilla lo que le devuelvo, porque al abrasarte te vas y al recordarte vuelves, porqué eres como una ilusión que se desvanece en los retazos de mi memoria. Quizás en otro momento en otro lugar en otro tiempo me puedas dedicar un beso, un beso como el de aquella noche cuando las estrellas brillaron más y el cielo se desvaneció y la música canto para nosotros mientras el viento soplaba y asía danzar tu cabello al compás del mundo, del mundo que nos unió sin aviso al entrelazar una sonrisa y un tímido hola. Quédate ami lado, dime que estas hay déjame verte déjame tocarte déjame saber que soy real y que no solo soy un sueño en el que duermo y sueño con la realidad, pero no me dejes dormir en tus recuerdos no me dejes existir en soledad.

Regálame una mirada de esas que cambian la vida regálame un beso de esos que revuelven el alma, regálame un abraso de esos que me dicen que estas hay. Hay donde te pierdes en mis recuerdos, hay donde te veo, hay donde bailamos cada noche del mismo modo y de la misma forma para darte el mismo beso para luego el viento te llevarte y te desvanezcas y yo vuelva a comenzar a buscarte como cada noche.

poema Princesa