Pomada o crema de caléndularomerotinturavaselina

pomadaExtracto


unguento














La pomada o crema de caléndula es excelente en muchas afecciones de la piel y tiene un uso externo. En picaduras de insectos, en raspones producidos por el trabajo o las actividades deportivas, en hematomas producidos por golpes, en furúnculos, nacidos y brotes infecciosos de la piel. En casos de hongos, en candidiasis, en hinchazones, etc.
Ingredientes:
Flores de caléndula fresca o seca.
Un pocillo de alcohol etílico.
Vaselina blanca 200 gramos.

Proceso:
En un frasco de boca ancha y de vidrio échense las flores de caléndula y el alcohol para extraer de las flores una sustancia amarilla que resultará en unos 8 días. Entre más caléndula eches más tintura saldrá y de más concentración.
Con una cuchara sopera revuélvase la tintura con la vaselina hasta que quede de un bello color amarillo naranja uniforme. Ya está lista la pomada para envasar. Consérvese en frascos de vidrio o en cajitas para pomada hasta necesitarse.
Con este procedimiento se sacan las pomadas de vegetales o las pomadas con antibióticos de síntesis química. La de romero se puede fabricar para la caspa.