Yoga: Historia Y Beneficios

De acuerdo con la Real Academia de la Lengua Española, la palabra Yoga viene del sánscrito y significa unión y esfuerzo. Esto se conjuga en una comunicación íntima del cuerpo con el alma.

Para los hinduistas, el Yoga es eterno, es decir que no tiene un comienzo ni un fin. Sin embargo, las primeras pruebas datan del siglo XVII antes de Cristo. Esa energía milenaria, tiene gran repercusión en el mundo contemporáneo. Ha cruzado fronteras e incluso se ha instalado lejos de la India, donde su práctica es parte de la cultura y religión.

El hecho de ver o escuchar la palabra Yoga, da tranquilidad, paz y armonía, así sea por tan sólo un instante. Incluso personas que no han experimentado esta disciplina, se dejan llevar por el misticismo que este estilo de vida lleva consigo.

El Yoga, se refiere a una aptitud espiritual frente a la vida. Aunque tiene momentos de relajación, donde el cuerpo está estático, también tiene movimientos que hacen que el cuerpo esté igual de saludable a la mente. Tiene múltiples versiones y una de ellas es Ashtanga Vinyasa o de ocho pasos, donde el cuerpo se expresa en contacto con el alma.

El gurú Rama Mohan Brahmachari creó esta disciplina que empezó a ser difundida a principios del siglo XX en la India. Sus discípulos la enseñaron a sus alumnos y así sucesivamente hasta que la práctica se hizo conocida. En este camino hacia la espiritualidad, la doctrina llega a Occidente.

La respiración, el movimiento y las posturas fortalecen y purifican el cuerpo. Expertos recomiendan su práctica a diario, pues cuando la mente y el organismo están bien, el ser humano está listo para indagar caminos aún más trascendentales.

Cada una de las posturas o Asana tienen un objetivo. Purificar el sistema nervioso y mente; desintoxicar, limpiar los canales de energía, aumentar la flexibilidad, dar fuerza y equilibrio.

La respiración, es parte fundamental en esta filosofía y hacerlo todo en conjunto hace que la persona reformule su manera de pensar y percibir su vida y la de los demás.

Además de los beneficios espirituales, en cuanto al plano terrenal, el movimiento hace que el cuerpo transpire y libere toxinas. “Esto tiene efectos positivos en términos de salud, pues los músculos adquieren elasticidad, fuerza y buen tono, tal como sucede con un ejercicio cardiovascular”.

El Yoga Ashtanga es equilibrio de cuerpo, mente y espíritu. Proporciona felicidad tanto interior como exterior, así que déjate llevar por las técnicas orientales. ¡Inténtalo!

0 comentarios - Yoga: Historia Y Beneficios