El ser humano tiene la necesidad apremiante de mantener el suministro de agua potable o utilizable al menos para usos industriales. Conseguir agua se puede convertir en un asunto de vida o muerte en muchas partes del mundo o, incluso, puede conseguirse pero está contaminada de tal forma que su consumo no resulta seguro. La prensa da cuenta que en Estados Unidos podría haber como 36 estados de la unión que consumen agua contaminada e incluso se habla de sacar aguas de las alcantarillas y “purificarla” para uso humano. En Europa la escases de agua es angustiante. En América Latina en donde el agua suele ser abundante hay escases relativa en algunas zonas.
Para buscar agua subterránea con péndulo es recomendable que quien pretenda hacerlo tenga práctica con el péndulo. Quien no tenga práctica puede conseguirse un manual e intentar aprender su uso. Aquí es necesario decir que no todos los seres humanos tienen talento para estos menesteres así como no todo el mundo puede aprender a tocar un instrumento musical y menos convertirse en compositor o un virtuoso.
Pongamos por caso que necesitamos agua. Lo primero que necesitamos establecer es si utilizaremos una pala para escavar o disponemos de un equipo de perforación que tenga brocas de tungsteno o de diamante. De acuerdo con ello podemos empezar a preguntar si hay agua para sacar con métodos artesanales a 20 metros o menos de profundidad. Si disponemos de un equipo de perforación 50 metros puede ser una profundidad razonable.
Ubicados sobre el terreno en donde pretendemos sacar agua preguntaremos si, por ejemplo , hay agua a 15 metros o menos de profundidad. Tengamos en cuenta que la tierra es como la piel del ser humano. Debajo de ella siempre hay sangre. La cantidad depende de la profundidad con que penetremos la piel o de ciertas localizaciones geográficas por donde pasan venas o arterias. Igual sucede con la tierra por debajo de la superficie circulan venas pequeñas de agua, ríos de agua subterránea e incluso mares o lagos subterráneos. Cuando se perfora un pozo o aljibe artesanal se encuentran una o varias venas de agua que a veces son de unos 5 centímetros de diámetro. También se encuentran torrentes muy grandes. Un amigo buscando agua perforó y a unos pocos metros dio con una cantidad inusitada de agua y cuando la perforó salió con tal fuerza que la pluma de agua alcanzaba más de 6 metros de altura y se generó un pequeño riachuelo el cual siguió corriendo permanentemente. Se dice que Kadafi en el desierto encontró ríos inmensos de agua subterránea con que abastecer a varios países.
Con el péndulo se busca en que dirección hay agua a menos de 15 metros. Sobre el suelo se señala con estacas la dirección hallada. Nos ubicamos en otro lugar situado a unos cuantos metros y volvemos a preguntar por la dirección en que se halla el agua que estamos buscando. Donde se encuentren los dos vectores está el agua. Es necesario acercarse y sobre el lugar indicado hacer más preguntas para encontrar el punto exacto sobre el suelo. Una vez indicado el punto se pondrá una estaca ojalá de colores. Se repite el procedimiento sobre todo el terreno disponible. Supongamos que encontramos seis puntos y ya los tenemos marcados con estacas de colores. Necesitamos precisar otros factores relativos a esos puntos. Otro factor es la perforabilidad. Si solo disponemos de una pala y nos encontramos con una peña o roca granítica o ferruginosa por superficial que esté el agua que buscamos no habremos obtenido nada útil. Establecemos la perforabilidad con un número de 1 a 10 y medimos en cada estaca sobre el suelo la perforabilidad de cada punto. Anotamos el censo en una libreta de apuntes. A continuación miramos la cantidad de litros por minuto que van por la vena que encontramos. Apuntamos en cada punto hallado los litros de agua que hallamos. Otro factor es que porcentaje de esos litros de agua en cada punto puedo utilizar sin dañar los árboles de la zona o las fuentes como vertientes. Los grandes árboles sacan agua del nivel freático y si les quitamos esa agua entonces ellos mueren. En nuestra agenda o libreta de campo anotamos los porcentajes hallados. Seguimos hallando más factores. La palatabilidad, es decir, lo sabrosa que sea el agua porque si encuentras agua salada o contaminada o con minerales disueltos eso puede ser un inconveniente. Una gran empresa productora de gaseosas perforó un pozo en una planta recién construida y el agua no resultó apta porque no servía para fabricar ya que el producto final tenía un sabor que no correspondía a los estándares de la marca. Hubo que cerrar la fábrica. La palatabilidad se puede medir de 0 a 10 y se anotan los datos hallados. De todos los puntos hallados se selecciona el mejor o los mejores y se hace la perforación. Hay que señalar que en pequeñas venas como por ejemplo de 5 centímetros de diámetro hay que ser muy precisos bajando en la perforación porque si nos desviamos no hallamos la vena sino que el hueco del pozo se humedece solo por una pared indicando que estamos, posiblemente a unos pocos metros de la vena. Una perforación así resulta inútil. Cuando se perfora con éxito se hace un depósito de unos dos metros de profundidad ahondando más el hueco para que el agua que sale de la vena lo llene y al meter una motobomba pueda sacar continuamente el agua sin que falte en ningún momento.
Una vez terminada la búsqueda con éxito se instala una motobomba de gasolina o eléctrica externa o sumergible y se hacen las pequeñas obras como una tapa de concreto para la boca del pozo o una fuente decorada en un pequeño kiosco según el deseo del perforante o del cliente. Éxitos.



Buscar agua subterránea con péndulo


Busqueda


potabilidad


radiestesia


péndulo


agua subterranea


zahori