Ya sabemos que los discos de instalación de muchas distribuciones de Linux incluyen una versión Live-CD para utilizarla sin necesidad de instalarla. Vamos a aprender a montar una versión portable de Windows y trabajar con ella desde un pendrive utilizando el programa de WinToUSB, que además permite almacenar datos y guardar nuestras preferencias de forma persistente.

Cómo crear una versión portable de Windows en una memoria

Para realizar el proceso necesitaremos una imagen ISO o DVD de Windows en cualquiera de sus versiones, un pendrive de al menos 8GB si queremos disponer de espacio suficiente para instalar programas posteriormente y el programa WinToUSB.

Hay que tener en cuenta que ciertas versiones de Windows podrían dar problemas al realizar el proceso al no existir drivers compatibles para esta tarea. Lo más recomendable es utilizar Windows 8/8.1 Enterprise, ya que dispone del sistema Windows To Go especialmente creado por Microsoft para funcionar desde unidades externas.

  • Instalar y ejecutar el programa WinToUSB.
  • Lo primero que tendremos que elegir será la fuente desde la que se obtendrán los archivos del sistema operativo, dándonos a elegir entre una unidad USB o disco. Además, una vez seleccionada, podremos elegir las diferentes versiones que podemos instalar.
  • Ahora seleccionaremos la unidad de destino donde queremos instalar el sistema operativo. Todos los datos que contiene serán borrados durante el proceso.
  • El siguiente punto es seleccionar qué partición de la memoria USB vamos a utilizar como unidad de arranque y cual para almacenar datos. Por norma general es normal no realizar particiones y usar para ambas cosas la principal de la unidad flash. Si no, de forma previa a la instalación podemos crear tantas fracciones del disco como queramos con alguna herramienta de gestión de particiones freeware. EASEUS Partition Master es una buena opción para hacerlo.
  • Tras esto, el proceso de copia de archivos en el disco comenzará, pudiendo tardar hasta 30 minutos dependiendo de la velocidad de nuestro equipo y la naturaleza de la fuente, pues la lectura de una imagen ISO será bastante más veloz que si utilizáramos un disco físico.
  • Tan solo resta reiniciar el equipo con el disco o memoria USB conectada al equipo (y confirmando desde la BIOS que el orden de arranque incluye estas fuentes). La primera vez que Windows se inicie buscará e instalará automáticamente todos los drivers necesarios para el hardware al que lo hemos conectado, aunque en inicios posteriores desde esa máquina ya no realizará el proceso.

Para ver los link aqui