Seguramente habrás oído hablar de la bacteria "Lactobacillus Casei", o has visto en anuncios publicitarios hablando de las fantásticas propiedades del L-Casei para nuestro organismo y sistema inmunológico.

Existen diversos estudios que así lo indican, pues esta bacteria junto con otras muchas que habitualmente consumimos en distintos productos, proporcionan la energía y sustento necesario para que nuestra flora intestinal funcione a la perfección.

El yogurt es la fermentación de la leche, producida por unas bacterias que convierten la lactosa (azúcar de la leche) en ácido láctico (componente que impide el desarrollo de bacterias dañinas, producidas por la descomposición de los alimentos) que , por eso mismo, los yogures son generalmente algo ácidos.

Convencionalmente se emplean dos variedades de bacterias "Lactobacillus bulgaricus y Streptococus thermophilus" para la elaboración del yogurt batido o envasado, estas bacterias siguen vivas tras la fermentación, pero en la variedad de yogures bebidos además se añade la bacteria L-Casei, este lacto bacilo se encuentra en el intestino de los humanos, al añadirlo a la leche potencia las propiedades beneficiosas en nuestro intestino, puesto que no se deterioran durante la digestión, llegan prácticamente intactas a nuestro intestino delgado.


Sigue leyendo el artículo en mi blog ....

http://el-laboratorio-del-chefgonin.blogspot.com.es/2013/11/como-hacer-yogurt-casero-natural-con-l.html