Probamos Google Cardboard,
la realidad virtual de bajo coste


Realidad virtual (de bajo coste)

Google ha querido demostrar que la realidad virtual no tiene que ser complicada y cara, y con un arrebato propio del mejor MacGyver ha creado unas gafas de realidad virtual utilizando sólo tu smartphone, cartón, un imán, dos lentes y una goma elástica. Probamos Google Cardboard.


Vamos a dejarlo claro desde un principio: Google Cardboard funciona. La compañía ha demostrado que la realidad virtual y los precios altos no tienen motivo para ir de la mano. Sí, Oculus Rift nos fascinó -como puedes comprobar en este análisis-, y esperaremos impacientes a que Sony nos enseñe su Morpheus... Mientras tanto, con Google Cardboard nos quitamos el sombrero.

Mediante un Kit DIY (Do it yourself, hazlo tú mismo), Google nos pone la realidad virtual en la palma de la mano. Y antes de que lo preguntéis: no, no son unas gafas rojas y azules como las de los cines.

Nos hemos hecho con un prototipo oficial de Google para problaro, y he aquí nuestras conclusiones.

Google Cardboard cuenta con tres componentes esenciales: el imán, las lentes y el smartphone. El imán, situado en el lateral izquierdo del visor, permite interactuar con el smartphone sin tocar la pantalla para nada.

Se trata de un anillo de neodimio magnético que se mantiene en su sitio gracias a un imán pegado en la cara interna del visor. Al moverlo, el imán cerámico interno influye sobre la brújula del smartphone y éste reacciona.

smartphone

En cuanto a las lentes, están para dar la sensación de profundidad. Los campos de visión para el ojo izquierdo y derecho están delimitados por una franja de cartón separatoria en el centro de las gafas. Los cristales crean un efecto lupa, así que es bastante importante que nuestro teléfono tenga una concentración más bien alta de píxeles por pulgada para usar Google Carboard.

Y es que funcionar, funciona, pero las pruebas con un Samsung Galaxy S3 (no es precisamente el último modelo) no tienen nada que ver con las que hemos podido llevar a cabo con el One Plus One.

realidad virtual

Y aquí es donde entra el smartphone. De momento ya existen unas cuantas apps que permiten comenzar a explotar las posibilidades del Cardboard, pero la más importante es la que Google lanzó como oficial y que se llama así, "Carboard". Os dejamos un vídeo de los chicos de TechCrunch que hace un repaso general.


link: http://www.youtube.com/watch?v=wZXjoMMigJU



En esta app encontramos distintas formas de utilizar el dispositivo. Comenzaremos hablando de un trayecto en una adaptación de Street View, que hasta que la app se perfeccione no deja de ser una sucesión de fotos muy rápidas dando una vuelta por una ciudad.

Además, también se puede ver una previsualización de la app de YouTube, que consiste en una pantalla grande, que da la impresión de estar en el cine. Flotando a su alrededor están los vídeos relacionados, y debajo de la gran pantalla hay una opción de micrófono, que nos permitirá buscar vídeos por reconocimiento de voz.


carton

Google Earth es otra de las apps impresionantes. De momento, Google Cardboard sólo tiene vistas algo reducidas de algunas localizaciones puntuales, y la verdad es que, aunque no son muy exactas, consiguen justo lo que Google se proponía: que el ojo experto se dé cuenta del potencial de un dispositivo tan sencillo.

Lo mismo ocurre con Windy Day. Por primera vez, hemos visto los dibujos animados desde el centro, con una pantalla de 360 grados limitada sólo por nuestros propios ojos. Podemos seguir el movimiento de un ratón que persigue su sombrero, sin más mando que el movimiento de nuestro cuello. Puede dar mucho juego, como hemos descubierto esta semana en la redacción.

google cardboard


Carboard es un dispositivo tremendamente bien pensado, en el que se han explotado los componentes del smartphone para conseguir hacer con mucho ingenio lo que otros hacen con mucho dinero, pero tiene algunas limitaciones naturales.

Y es que aunque el giroscopio de nuestro smartphone nos permita segur el movimiento en torno a nuestra persona, al situarnos en un escenario virtual no tenemos forma de avanzar ni de movernos de nuestra posición: vemos todo a nuestro alrededor, pero sin movernos del sitio. Se solucionaría, eso sí, con un mando bluetooth, por ejemplo.

Realidad virtual (de bajo coste)

La pregunta es ¿Cómo es el futuro de Cardboard? ya ha quedado claro que lo que Google pretendía era demostrar que con un presupuesto ridículo se podía conseguir una base decente de realidad virtual, pero también se asume que no se trata de un dispositivo terminado, preparado para la venta al público.

Porque asumámoslo, estamos hablando de un cartón. La durabilidad, y la perfección de la imagen para los usuarios más sibaritas, está bastante lejos de la perfección.

smartphone

Si os interesa el producto, y queréis haceros con uno, solamente tenéis que ir a alguna de las páginas que venden los kits de Google Cardboard, y haceros con uno. Por ejemplo la española vrdecarton.es, que te permiten, entre otras cosas, decidir si quieres el kit con o sin etiqueta NFC.