¡Become an ESCRITOR!


¡Es fácil!



Información Básica:


Para convertirte en un escritor, no necesitás hacer todo un curso enorme ¡Vas a ver! Lo fácil va a ser empezar a escribir, luego te va a costar un pelín más.

Para empezar a escribir tu novela te recomiendo que tengas una vaga idea en la cabeza. No quiero que lo tengas detallado todo, sino que sepas como podés empezar, imaginate un conflicto y que ya sepas el final. Una vez que tengas eso, podés ir encaminando la historia pasando por detallitos inventados a medida que vas escribiendo.



Argumento:


No queremos que te hagas ilusiones sobre cualquier cosa.

Primero: La historia es tuya y el argumento es tuyo, podés elegir cualquier cosa. Desde infantil hasta novela hiper-dramatica. La novela es tuya

Segundo: Muchas veces vas a releer el contexto de la historia y te vas a decir a vos mismo: "¡Qué mal relatada que está! Y creeme, a mí me pasó con mis primeras novelas. Las creí perfectas en el momento que escribía, porque iba dejando atrás cualquier otra cosa, pero las relees y decís: "Puta, vamos a tener que dar vuelta todo". Pero no te preocupes que para eso te estoy dando estos consejos.
Dado que vos sos el escritor, la historia te va a parecer RARA y vas a comparar la tuya con alguna de otro escritor y vas a quedar como un poroto. Pero no nos vayamos, la historia para el que la lea va a ser encantadora (si tiene los atributos), a vos te va a parecer una MIERDA, con todas las letras. Por eso es conveniente, antes de pubicarla en algún lado, darsela a algún amigo para que la lea y que te comente (sinceramente) que le pareció.

Así y todo vas a poder armar tus conclusiones: La primera historia, tal vez la releas luego de un par de años y te va a parecer un descontrol, una locura y una idiotez. Tal vez luego de años y de historias vas a quedar (vos mismo) conforme con tu novela. Pero a los otros no les va a parecer nada del otro mundo tus primeras historias, es más, quizá te feliciten por tu relato.




Protagonista:



Yo no quiero que vos hagas una novela a costa mía, ni de nadie. Las fuentes de INSPIRACIÓN son lo que vale. Mirá que el personaje es el ingrediente más sabroso de la novela. Si no tiene los condimentos bien hechos, puede hacer que tu historia, sea historia.
Un personaje en una novela tiene que representar al que la lea de una forma u otra, muy poca gente, por ejemplo, pone de personaje a un BEBÉ, y si lo hiciera, su novela iría a la ruina en poco tiempo. Pero cada uno decide que quiere poner. El personaje tiene que encantar a quién lo lea, sean grandes o chicos, debe ser apasionante, loco, criticón, tiene que tener atributos fuertes y coloridos. No dejés que tu personaje sea un marginado social, creéme, te va a ir pésimo.
Sea hombre o mujer, debe tener aspectos sociales imponentes, quiero decir: Debe enfrentarse a cualquier tipo de problema cotidiano, tiene que mostrar la cara. Con personajes como esos, te aseguro que ganás.
Otra forma muy usado también es el maestro sabiondo, aquel poético personaje que se las sabe todas y tiene un origen (o pasado) realmente interesante y a la vez, misterioso. Aquel que estuvo en todas partes ingeniandoselas para conseguir aquella pasta de las mejores.



Antagonista



Necesitamos un enemigo duro e irrompible, que produzca efectos de odio en el lector. Odio hacia el antagonista, obviamente. Que sea inteligente, coherente, indestructible pero que tenga un punto débil que lo ponga en manos del protagonista. Digamos que el antagonista no es un sólo una persona, el protagonista puede luchar contra la sociedad en sí, o contra el gobierno, no precisamente tiene que ser una persona y sus secuaces, eso es algo viejo.
Los escritores de ahora prefieren utilizar el término: Enemigo, más que antagonista, porque ahora se frecuenta más la palabra ODIO, entonces los escritores no se quedan atrás, quieren penetrar al lector de una sola vez, sin preámbulos. Ha pasado muchas veces que han puesto al ANTAGONISTA como un ingenuo, indefenso y hasta bastante idiota, pero no es un consejo de los más aceptables. Recomiendo que tu antagonista sea chocante, loco, malo, tenga un pasado oscuro y tenga su lado bueno.
Varias veces se ha puesto como antagonista al destino, o al futuro, lo han hecho bastantes escritores, estaría bueno, pero cambiale el foco del argumento, inventá algo nuevo ¡Usá la imaginación!



Reglas Gramaticales:



Bueno, gente, no voy a pretender que se las aprendan de un día para el otro, pero si tuvieron una educación respetable, entonces se sabrán de una donde van los puntos, las comas, los guiones de dialogo los habrán aprendido a usar, etc.
Pero hay algo que yo llamo: Reglas Gramaticales para escritura de novelas, que más o menos es esto: No querrán que su novela luzca mal, entonces tenemos que cuidarnos de no repetir palabras o frases, pero hay una tecnica, que es repetir las frases con un comienzo igual y un desarrollo distinto Ej: Tenía muchos colgantes. Tenía muchos aros. Tenía muchos piercings, etc. Si hacemos la vista gorda, nadie se va a dar cuenta de que no quedará mal, pero creéme, queda bien, perfecto si podemos decir. Es muy utilizado por escritores famosos.
Si van a escribir a mano limpia, espero que escriban sus sangrías bien marcadas, y que queden bien. También que sea prolijo y sin faltas de ortografía. Si usas el word, te recomiendo que uses la primera línea de sangría, un centímetro y medio.
Aunque no haya ley alguna para las novelas, podés hacerte un marco de contención para no pasarte de algún tema.
No vayas a rienda suelta inventandote un idioma como Anthony Burguess (creador de La Naranja Mecánica) reducite a lo que sepas, usá tus códigos, habla en argentino si querés. Mandale el vos, che, boludo, ¿todo piola? Hacete la tuya


Para tener en cuenta antes de escribir:


No te metás presión, escribí tranquilo, cuando vos tengas ideas en la cabeza, vas y escribis tu idea, andá de a poco, no uses límites horarios porque las ideas se te van tan rápido como vienen, cuidado. Te va a pasar que mientras relates una historia, se te vaya haciendo en la cabeza otra historia y quieras empezar con la otra, REMEDIO: Volvé a leer la historia original y pensá bien, pensá como puede seguir, levantá la cabeza a ver cómo podrás continuar.
No te gastes demasiado en los detalles, contá tu historia y punto.



Bueno, gente, espero no haberlos aburrido, este sencillo y corto (pero útil) post, llega a su fin, ha sido todo un placer.


Paz