Galvanoplastia - Recubrimientos de oro y plata 2 parte



Galvanoplastia - Recubrimientos de oro y plata 2 parte


PROTOCOLO de TRABAJO para el DORADO - Chapa de Oro usando un rectificador de 10 amperes.


Nota: un rectificador de 10 amperes es suficiente para un baño de electroplateado de hasta 6 litros de capacidad y un rectificador de 25 amperes tiene capacidad para baños de hasta 19 litros.

1) Verter la solución de Oro a un recipiente y calentarla a baño María a 65 ´C.

2) Conectar el ánodo de acero inoxidable (o de titanio platinizado o de oro puro .999) al cable positivo (+) y sumergirlo en la solución.

3) Encender el rectificador y trabajar de 2 a 4 Volts.

4) Colgar la pieza de joyería que se va a dorar a un alambre de cobre o de acero inoxidable y conectar este al cable del Cátodo (-).

5) Introducir la pieza de joyería a la solución de oro y agitarla durante 10 a 30 segundos o hasta que se haya obtenido la cubierta deseada.

6) Enjuagar la pieza de joyería en agua corriente.

7) Enjuagar la pieza de joyería en agua corriente y luego en agua destilada.

8) Enjuagar la pieza de joyería en agua destilada.

9) Cuando se ha terminado de platear, regresar la solución (suponiendo que no se ha contaminado) al recipiente de almacenaje.



Las soluciones de oro a base de ácido son mucho mas seguras y menos tóxicas para la salud que las soluciones de oro hechas a base de cianuro. Existe una pequeña cantidad de cianuro en todas las soluciones ácidas de oro. Sin embargo, el cianuro se encuentra adherido a otros elementos químicos haciendo que este no reaccione con tanta facilidad y produzca el gas letal llamado cianuro de hidrógeno. No existen soluciones ácidas de oro que no contengan cantidad alguna de cianuro.


La combinación de cianuro y ácido forman el gas llamado cianuro de hidrógeno el cuál es MORTAL. Por tanto es muy IMPORTANTE enjuagar perfectamente la joyería antes y después de introducirla en esta solución. Hay que tomar en cuenta que todas las soluciones de electroplateado (ejem: niquelado, plateado, rodizado, cobrizado) están hechas a base de ácidos, por lo que si no se enjuaga bien la joyería con agua corriente, cuando esta entre en contacto con la solución de oro a base de cianuro se va a formar un GAS MORTAL.


Dorado de los diversos metales

Aluminio. Cloruro de oro, cianuro potásico y fosfato sódico 2 partes de cada una, agua destilada 100 partes.
Acero bruñido. Se mezcla una solución casi neutra de cloruro de oro con éter sulfúrico y se agita bien. El éter al oro. Y la solución así formada flota sobre el resto del líquido. Si esta solución se aplica con un pincel de pelo de camello sobre acero o hierro bruñido, el éter se evapora, y el oro, que se adhiere con más o menos firmeza, queda reducido al estado metálico sobre su superficie, y puede bruñirse o pulimentarse. El acero queda recubierto de oro con gran rapidez, aun empleando una corriente eléctrica muy débil.
Hierro y acero. Los objetos de hierro y acero bruñido pueden encobrarse primero en una solución de 5 partes de sulfato de cobre y 2 partes de ácido sulfúrico en 1000 partes de agua. Después se sumergen en una solución de 6 partes de cloruro de oro y 22.5 partes de sosa cristalizada en 75 partes de agua. Este dorado puede bruñirse.
Latón. Sobre el latón puede depositarse el oro con gran economía empleando soluciones diluidas. El depósito resulta muy fino, pero es bastante fijo. Las mejores proporciones para asegurar la adherencia y uniformidad del dorado son las que siguen:
a) Fosfato sódico 5 partes, potasa acústica 3 partes, disuélvanse en 750 partes de agua, y en sitio aparente se disuelven 1 parte de cloruro de oro y 16 partes de cianuro potásico en 250 partes de agua se mezclan las dos soluciones y se hierve el líquido resultante, sumergiendo después en el mismo los objetos de latón. El oro que hay en el baño se utiliza sin perdida alguna.
Cuando la solución ya no dora bien, se agrega un poco de cianuro potásico y se emplea para dar un baño previo a los objetos, que después se doran en un baño recién preparado. Esta solución es muy débil. Pudiéndose preparar otra más concentrada disolviendo dos o tres partes de cloruro de oro en muy poco agua, a la que previamente de haya agregado 1 parte de salitre. En esta solución se mojan trapos de hilo, que se ponen a secar en sitio oscuro y después se reducen a cenizas en un plato o cubeta de porcelana. En los polvos que así resultan se impregna un tapón de corcho ligeramente quemado y humedecido con vinagre (o simplemente con los dedos), y se frota el objeto de latón.
La misma solución primera sirve para dorar cobre.
b) Dorados de objetos de bisutería (broches, dijes, etc.). Primero se sumergen los objetos un momento en una mezcla compuesta de partes iguales de ácidos sulfúrico y nítrico, con un poco de sal común; enseguida se echan en agua fría. Se lavan en dos o tres aguas y se introducen en el baño de dorar, donde al cabo de poco toman el color deseado de oro. se lavan después en agua caliente, y se secan por último en aserrín caliente de boj.
c) Baño de Roseleur. Pirofosfato sódico o potásico 800 gr, ácido cianhídrico (prúsico) 8 gr, cloruro de oro cristalizado 20 gr, agua destilada 10 litros. El pirofosfato de sosa es el que más se emplea y puede prepararse fundiendo al blanco, en un crisol, fosfato cristalizado ordinario. La cantidad de oro dada en esta fórmula presenta los gramos de metal puro disuelto en agua regia. Para preparar el baño se agrega el pirofosfato a 9 litros de agua, en una vasija de porcelana, agitándose un poco de cuando en cuando y calentando algo para que se disuelva la sal. Se filtra la solución y se enfría. Después de cristalizado el cloruro de oro se disuelve en un poco de agua destilada y se filtra la solución. Se agrega esta solución a la de pirofosfato, ya fría, después se agrega el ácido prúsico y se calienta todo casi asta ebullición.
Con este baño se obtiene un dorado muy fino sobre objetos bien limpios, que deben pasarse previamente por una solución muy diluida de nitrato de mercurio, sin lo cual el depósito de oro resultaría rojo e irregular. Los objetos deben moverse continuamente en el baño, suspendidos con un gancho o dentro de una cuchara de porcelana agujereada.
d) Baño de Rod. Fosfato sódico cristalizado 60 partes, bisulfito sódico 10 partes, cianuro potásico 1 parte, cloruro de oro 2.5 partes, agua destilada o de lluvia 1000 partes. para preparar este baño se divide el agua en tres porciones, 1 de 700 partes y las otras dos de 150 cada una. Se disuelve el fosfato sódico en la primera porción, el cloruro de oro en la segunda y el bisulfito sódico en la tercera. Se mezclan las dos primeras soluciones poco a poco, y se agrega la tercera. Con esta solución, que debe emplearse entre 50 y 80ºC, se usa ánodo de platino (alambre o cinta), agregando nuevas cantidades de cloruro de oro, a medida que la solución se va agotando.
e) Baño frío. Se emplea a veces el baño frío para objetos de mucho tamaño, para evitar el tener que calentar grandes cantidades de líquido, siendo su composición la siguiente: ferrocianuro potásico 20 partes, carbonato potásico puro 30 partes, sal amoniaco tres partes, cloruro de oro 15 partes, agua 1000 partes. Se agregan todas las sales al agua, excepto el cloruro de oro; se hierve la mezcla y se filtra. Se disuelve el cloruro de oro en un poco de agua destilada y se agrega a la mezcla anterior. El dorado que se obtiene con los baños fríos es muy variable en color; cuando estos están en las mejores condiciones y se emplea una corriente algo intensa, el dorado debe ser de color amarillo puro.
f) Baño de Briant. Se disuelven 34 gr de oro en agua regía, y se evapora la solución asta que resulte cloruro de oro neutro: se disuelve este cloruro en 1 litro de agua caliente y se agregan 200 gr de magnesia, precipitándose el oro que se filtra y lava con agua clara; se digiere el precipitado en 40 partes de agua, se mezcla con 3 partes de ácido nítrico para quitar la magnesia, se lava el oxido de oro resultante con agua, asta que esta no de reacción ácida con el papel de tornasol. Se disuelven entonces 400 gr de ferrocianuro potásico y 100 gr de potasa cáustica en 4 litros de agua se agrega el oxido de oro y se hierve la solución durante unos 20 minutos. Una vez disuelto el oxido de oro, queda una pequeña cantidad de hierro precipitado que puede hacerse desaparecer por filtración, quedando el líquido, de color de oro fino, en condiciones de empleo, lo cual puede hacerse en frío o en caliente.
g) Baños de Fizeau. 1 grado. Cloruro de oro seco 1 parte; se disuelve en 160 partes de agua destilada, agregando poco a poco una solución de un carbonato alcalino en agua destilada, hasta que el líquido quede turbio, pudiéndose emplear inmediatamente. 2 grados. Cloruro de oro 1 gr, hiposulfito sódico 4 gr, agua destilada 1 litro.
h) Baño de Wood. Cianuro potásico 120 gr, cianuro de oro 30 gr, agua destilada 4 litros. Se emplea la solución a la temperatura de unos 30º C, con una corriente de dos elementos cuando menos.
i) Imitación. Para dar al latón color de oro se tiene en la siguiente solución caliente hasta que se obtenga el tono deseado; sosa cáustica 4 partes, lactosa 4 partes, agua 100 partes; después de hervir esta solución durante un cuarto de hora se le agregan 4 partes de sulfato de cobre disuelto en la menor cantidad posible de agua.
Plata Alemana. La plata alemana tiene la propiedad de reducir el oro de la solución del cianuro (sobre todo sí la solución es concentrada), sin necesidad de corriente eléctrica; por esta razón, para dorar esta aleación con batería, hay que emplear la solución tan diluida, que aquélla no haga por si sola depositar el oro en su superficie; de no hacerlo así, el oro se deposita con tanta rapidez, que se desprende al bruñir o acepillar el dorado. Por otra parte, la superficie expuesta del ánodo debe ser pequeña.
Plomo, metal Britannia, etc. Cuando hay que dorar objetos hechos de plomo, estaño, metal ingles, hierro o acero, lo mejor es darles primero una capa de cobre en un baño alcalino, o enlatonados por electrólisis, después de lo cual se pueden dorar perfectamente.
Zinc. Cloruro de oro 2 partes, cianuro potásico 5 partes, sulfito sódico 10 partes, fosfato sódico 60 partes, agua 1000 partes. Esta solución se emplea caliente.
También puede hacerse uso de un baño frío compuesto de 7 partes de cloruro de oro, 30 partes de ferrocianuro potásico. 30 partes de potasa, 30 partes de sal común y 100 partes de agua.

Dorado de la seda
oro

Se hace primero que el tejido sea conductor impregnándolo con una solución de nitrato de plata y reduciendo ésta con glucosa y álcali diluido, o mejor aún con sal reductora de Raschig. En vez del nitrato de plata, puede emplearse una solución de acetato de plomo o de cobre. Se trata la seda, así impregnada, con una solución de un sulfuro alcalino (el sódico o el amónico, por ejemplo) o con ácido sulfhídrico, resultando así una capa conductora de un sulfhídrico, resultando así una capa conductora de un sulfuro metálico, sobre la cual se deposita electrolíticamente el oro, como si se tratara de dorar un metal.
Incrustaciones del oro
Se bruñe primero muy bien el objeto, y las partes que se trata de dorar se cubren con una mezcla de blanco de España y agua de goma, que se aplica, en estado pastoso, con una pluma o pincel. Las partes no cubiertas de este modo, se pintan con barniz de asfalto, compuesto de una solución de asfalto en bencina a la que se agrega aguarrás para que sea menos volátil. Se echa después el objeto en agua, para que desaparezca el blanco de España, y se pasa al baño de dorar, en el que el oro se deposita sobre las partes descubiertas del objeto. Cuando la capa de oro es bastante gruesa, se saca el objeto, se lava y después de seco se echa en una vasija llena de benzol, que disuelve al asfalto, quedando bien marcado el dibujo en oro sobre el metal de que esté hecho el objeto.
También puede hacerse esta clase de dorados, llamados incrustaciones, cubriendo todo el objeto con barniz de asfalto, y haciendo el dibujo con un punzón romo, que solo quite el barniz, sin rayar el metal. Sobre estas partes así descubiertas se deposita el oro electrolíticamente, y después se quita la capa de barniz.
Renovación del dorado mate

Para renovar recubrimientos de oro mate (lo cual es en general imposible, porque el oro mate es muy flojo), es lo mejor encobrarlos antes de dorarlos. Una vez depositado el cobre, se limpia y pule bien el objeto, y se pasa al baño de dorar. De este modo se ahorra mucho tiempo y trabajo, adquiriendo además el objeto un aspecto nuevo sin el menor defecto.
Para preparar el baño de cobre dan excelentes resultados estas dos fórmulas:

a) Agua destilada hirviendo 2000 partes, sulfato sódico 10 partes, cianuro potásico 15 partes, acetato cúprico 15 partes, carbonato sódico 20 partes, amoniaco 12 partes.
b) Cardenillo cristalizado 20 partes, cianuro potásico 42 partes, agua hirviendo 1000 partes.

Paladio
de


a) El paladio, que es un metal más ligero y más blanco, más fusible que el platino, se emplea desde hace poco tiempo para recubrir piezas de los mecanismos de relojería con excelente resultado. Según M. Pilet, basta con cuatro miligramos de paladio para cubrir todas las piezas de un reloj de bolsillo de tamaño corriente; la fórmula que aconseja como mejor es la que sigue: Agua 2 litros, cloruro de paladio 10 gramos, fosfato amónico 10 gramos. Con este baño se pueden electropaladiar todos los metales, menos el zinc.
b) También puede depositarse el paladio de una solución de cianuro doble de paladio y potasio, o del cloruro doble de los mismos.

Plata

electrolisis


Generalidades sobre el plateado galvánico.

Para electroplatear se emplea un baño compuesto de cianuro de plata y potasio, preparado precipitando una solución de nitrato de plata con cianuro potásico, y volviendo a disolver el precipitado lavado en un exceso de cianuro potásico disuelto, resultando la composición final la siguiente: cianuro potásico 360 gr, agua 4 litros, cianuro de plata unos 30 gr se filtra y usa en un recipiente de porcelana o esmaltado. Para preparar el baño de blanqueo, se disuelven 500 gr de cianuro potásico en 4 litros de agua, se agregan 8 gr de cianuro de plata y se filtra la solución. Los baños van provisto de placas de plata como ánodos, de tamaño proporcionado al del objeto que se quiere platear. Estas placas se unen eléctricamente con el polo positivo de la batería: los objetos, bien limpios, se unen mediante un alambre de cobre con el polo zinc de la batería; se tienen uno o dos minutos en el baño blanqueo, y una vez cubiertos con una capa uniforme de plata. Se pasan al baño de plata, donde basta con veinte o treinta minutos para que los objetos queden bien plateados.
Los objetos de cobre, latón o plata alemana que se trate de platear, se limpian primero teniéndolos varios minutos en potasa cáustica concentrada e hirviente, para que desaparezca toda taza de aceite o grasa, y después de lavados con agua, se pasan por ácido nítrico diluido, para quitar todo óxido, y por ultimo se lavan bien otra vez. Después de limpios, no deben tocarse con los dedos.
Inmediatamente antes de introducir los objetos en el baño, se sumergen por un instante en ácido nítrico concentrado o en una mezcla de partes iguales de nítrico y sulfúrico, y se lavan bien con agua clara, pero muy rápidamente. Después se sumerge, a veces, por un momento en una solución acuosa de nitrato mercurioso y se vuelven a lavar. De este modo queda el metal cubierto con una película de mercurio que asegura una adherencia perfecta de la plata.

Preparación del baño

Los baños indicados en el párrafo anterior se pueden preparar como sigue. Agua 4 litros, cianuro potásico (puro) 240 gr, nitrato de plata 255 gr. Se disuelve el nitrato de plata en suficiente cantidad de agua destilada o de lluvia y se agrega poco a poco y sin dejar de agitar, ácido cianhídrico (prúsico), hasta que la plata se precipite en forma de cianuro, lo cual se conoce en que agregando a una porción del líquido claro una gota de ácido, no se forma nubosidad alguna. Debe evitarse agregar un exceso de ácido. Se coloca el precipitado en un filtro de tela fina de algodón, y una vez pasado el líquido, se lava el precipitado, varias veces, con agua, en el mismo filtro. Se disuelve el cianuro potásico en el agua, y se agrega el cianuro de plata, cuidadosamente desprendido del filtro: se agita bien y si no se disuelve del todo en el líquido, se agrega más cianuro potásico hasta disolución completa, sin dejar de agitar. Se espera a que se asienten las impurezas y ya puede usarse el baño.
El baño de blanqueo que antes se ha indicado, se emplea con frecuencia como baño previo; tiene en esencia la misma composición que el baño de plateado, pero con más cantidad de cianuro potásico y menos plata, y la corriente ha de ser algo más intensa. El objeto, ya limpio, puede sumirse unos momentos en una solución de 30 gr de nitrato de mercurio en 4 litros de agua; después se pasa al baño de blanqueo, donde se tiene unos minutos, y después de cepillado, al baño de platear.
Los recipientes empleados deben ser lo bastante altos para que queden unos 10 cm de líquido por encima de los objetos sumergidos, cuya distancia al fondo y a las paredes deben ser aproximadamente la misma, para que el depósito de plata sea uniforme sobre toda la superficie.
El borde superior de la cuba lleva dos varillas de latón superpuestas, pero sin tocar una con otra, de modo que puedan colocarse otras transversales sobre la superior o la inferior, sin tocar a las dos. La varilla de arriba se conecta con el zinc y la de abajo con el carbón o el cobre de la batería, o con los polos correspondientes de la dínamo. Las varillas transversales que se apoyan sobre la inferior, van unidas a los ánodos de plata; las que se apoyan sobre la superior, van unidas al objeto que se trata de platear, que se coloca entre dos ánodos.
Como las capas más bajas del baño tienden a ponerse más densas (más ricas en plata) que las superiores, es necesario con frecuencia invertir los objetos durante el plateado, para obtener un espesor uniforme de plata. Con el mismo fin, los objetos pequeños deben moverse lo más posible mientras se están plateando.
El depósito resulta más fino y más denso con corriente débil y exposición prolongada, que con una corriente intensa. En tres o cuatro horas puede depositarse una cantidad suficiente de plata, pero resulta de mejor calidad y más fácilmente pulimentable, si se tiene el objeto en el baño doce o quince horas con unos cuantos elementos en la batería.
Cuando los objetos han adquirido una capa de plata adherida, se sacan del baño, se acepillan bien y se limpian con alcohol, o mejor aún en un baño caliente de platear, de donde se pasan otra vez a la solución mercurial y finalmente al baño frío nuevamente.
El primer cepillado, que no siempre es necesario, contrarresta la tendencia de ciertas aleaciones a tomar aspecto cristalino, y además corrige las imperfecciones de la limpieza.
Si los ánodos se ponen negros mientras pasa la corriente, la solución contiene poco cianuro, y aunque el depósito resulta adherente, es muy lento, perdiendo el baño más plata de la que toma de los ánodos. En cambio, si los ánodos permanecen blancos durante el paso de la corriente, el baño contiene un exceso de cianuro potásico, y el depósito que queda bien adherido; en este caso basta agregar cianuro de plata hasta que se disuelva con dificultad.
En buenas condiciones de funcionamiento, los ánodos presentan la superficie gris mientras pasa la corriente, quedando blanco al cortar el circuito.
El peso específico del baño debe variar entre 5 y 15º Bé.

Los baños para platear no trabajan generalmente bien recién preparados. Tratándolos bien, mejorando mucho con el uso. Al principio el depósito es con frecuencia granulado, y de tono azulado o amarillento. Se acostumbra de ordinario mezclar una porción de baño ya usado con otra de uno recién preparado. También hay quien, en vez de emplear baños usados, agregar un poco de amoníaco al nuevo.
El sulfuro de carbono en pequeñas cantidades comunica gran brillo a los objetos plateados; para ello se echa 30 gr de sulfuro en una botella de medio litro llena de una solución concentrada de cianuro de potasio y de plata; se agita bien y se agregan de cuando en cuando unas gotas de este líquido al baño, hasta que el objeto resulte bien brillante. No debe emplearse demasiado sulfuro de carbono porque se estropea el baño.

El baño puede emplearse caliente o frío, aunque este último es el más generalizado para artículos que requieren gran solidez. El baño caliente se emplea para objetos pequeños, y con preferencia si éstos son de acero, hierro, zinc, plomo o estaño previamente encobrados. Los baños calientes se usan en vasijas de hierro esmaltadas, y los objetos se suspenden o se mueven sin cesar. Un depósito gris o negro indica que la corriente es demasiado intensa, lo mismo que si la superficie queda cubierta de burbujas gaseosas. Las cubas de madera empleadas para los baños fríos son semejantes a las usadas para encobrado y el niquelado, pero deben forrarse muy bien con gutapercha por el interior.

Plateado del aluminio

galvanoplastia


Se lava primero el objeto con una solución diluida de un álcali (sosa o potasa), o con una solución débil de ácido clorhídrico, y se enjuaga con agua. Los ánodos son placas de pata, y el baño de compone de 2 pares de cianuro potásico, 4 partes de fosfato sódico y 100 partes de agua destilada.

Plateado del metal Britannia
Se sumerge el objeto en una solución caliente saturada de carbonato potásico, y con ánodo de plata se emplea una corriente eléctrica intensa. La solución de carbonato potásico disuelve la superficie del metal Britannia, facilitando asís a la plata una firme adherencia cobre el mismo.

Plateado del zinc

y plata


Según Buchner, se disuelven 10 partes de nitrato de plata en agua, y se agrega ácido clorhídrico para precipitar la plata en forma de cloruro, que se lava varias veces con agua clara; se disuelven 70 partes de sal amoníaco en agua, se agregan 40 partes de sosa cristalizada, 40 partes de cianuro potásico puro y 15 partes de sal común. Se mezcla todo y se agrega agua destilada en cantidad suficiente para componer un total de 1000 partes.

Platino

- recubrimientos


Para platinar, se procede del modo siguiente:

Platinado del carbón

Se purifica el carbón (placa) teniéndolo varios días en ácido sulfúrico diluido con tres o cuatro veces su volumen de agua, y echándolo después en un baño de ácido sulfúrico diluido con diez veces su volumen de agua, agregando cristales de cloruro de platino hasta que quede de color pajizo.
Se conecta el carbón con el polo negativo de la batería, y como ánodo se emplea una placa de platino o de carbón unida al polo positivo. Al cabo de veinte minutos queda el carbón platinado, como puede probarse descomponiendo el agua electrolíticamente con el mismo, viéndose que el hidrógeno se desprende de su superficie.
Platinado del cobre y del latón
Para platinar joyas y objetos pequeños se emplea una solución de 10 partes de cloruro de platino y 200 partes de sal común en 1000 partes de agua, alcalinizada con lejía de sosa.

Platinado del hierro
Se emplea una solución ácida de platino en agua regía.

Platinado de los metales en general
Para platinar los metales deben encobrarse previamente y emplear baterías que den corrientes muy intensas; los baños más usuales son los siguientes:
a) Borato potásico 300 partes, cloruro de platino 12 partes, agua destilada 1000 partes.
b) Carbonato sódico 250 partes, cloruro de platino 10 partes, agua destilada 1000 partes.
c) Sulfocianuro potásico 12 partes, cloruro de platino 12 partes, carbonato sódico 12 partes, agua destilada 1000 partes.
d) Borato sódico 500 partes, cloruro de platino 12 partes, agua destilada 1000 partes.
Platinado de la plata

Para platinar una placa de plata se sumerge ésta en un baño de cloruro de platino y agua acidulada. La plata sirve de cátodo, y como ánodo se emplea una placa o alambre de platino, quedando la primera recubierta de este último metal.

Abrillantado de los recubrimientos metálicos

enchape


Cuando se deposita un metal blando sobre otro duro, o al contrario, el metal de fuera (el depositado) debe pulimentarse y no bruñirse, por la razón siguiente: si se deposita, por ejemplo, plata sobre plomo, la gran presión necesaria en el bruñido para producir el brillo buscado haría que el metal más blando se extendiera, resultando por lo tanto una separación de los dos metales. Por otra parte, siendo la plata más blanda que el acero, si se bruñe el acero plateado, el metal de fuera se extiende, separándose del interior, es decir, del acero.

Electrotipias

Generalidades.
La electrotipia es la producción de depósitos no adherentes sobre moldes metálicos o no metálicos, cuya adherencia se evita cubriendo su superficie con plombagina o frotándola con trementina que contenga un poco de cera. La preparación de los objetos depende: primero, de la clase de depósito que se desee, y segundo, de la clase y naturaleza del objeto. En todos los casos hay que quitar toda suciedad, óxido, etcétera, ya que toda la copia obtenida por electrotipia reproduce todo detalle, hasta la señal de los dedos sobre la superficie del modelo.
Muchos objetos que se quieren reproducir electrolíticamente deben resguardarse parcialmente del depósito metálico, para que éste no pueda extenderse a ciertas partes: por ejemplo, al copiar una cara de una medalla o medallón de bronce, la cara opuesta debe cubrirse con una especie de barniz, cera o grasa, para evitar que quede también cubierta; si se trata de dorar el interior de una copa o taza cuyo exterior se ha plateado, hay que barnizar éste para que no quede dorado también. Para dorar y, en general, siempre que se empleen baños calientes, se usa generalmente para las reservas barniz copal; pero si se trata de baños fríos, basta con un barniz ordinario, como el que emplean los grabadores con el mismo fin. A falta de otra cosa, puede emplearse una solución de lacre en nafta.
Método para electrotipias sobre cuerpos no conductores
Cuando se trata de obtener electrotipias sobre cuerpos no conductores de la electricidad, como la loza y la porcelana, se emplea un procedimiento que consiste en disolver azufre en aceite de espliego hasta consistencia ciruposa, después se disuelve cloruro de oro o de plata en éter, y se mezclan las dos soluciones en caliente. se evapora el líquido resultante hasta consistencia de pintura ordinaria, y se aplica en estas condiciones con un pincel a las partes del objeto de loza, vidrio, etc., que se quiere reproducir. Los objetos se encuentran del modo corriente antes de introducirlos en el baño electrolítico.

Coloración de los metales por electrólisis
colorear metal


Anillos coloreados

Para obtener los llamado anillos de Nobili es preciso hacer pasar la corriente que procede de uno de los polos de la batería, por un hilo de platino cuya punta solamente entra en el líquido que se va a descomponer, mientras que el otro plomo se conecta con una placa metálica sumergida en el mismo líquido. Esta placa se coloca perpendicularmente a la dirección del hilo de platino, y a 1 mm de la punta de este.
Pueden emplearse soluciones de sulfato de cobre, sulfato de zinc, sulfato de manganeso, acetato de plomo, acetato de cobre, acetato potásico, tártaro de antimonio y potasio, ácido fosfórico ácido oxálico, carbonato sódico, cloruro de manganeso y acetato de manganeso.
Procedimiento de Mathey
Consiste en precipitar en la superficie de los metales que se quieren colorear, un peróxido metálico transparente. El fenómeno de la coloración electroquímica de los metales es el mismo que el que tiene lugar cuando se calienta un objeto de acero bruñido: primero toma este un color amarillo, a causa de la capa muy fina de óxido férrico formado en su superficie; al seguir calentando aumenta el espesor de esta capa de óxido tomando sucesivamente color rojo, violeta y azul. En el caso del pavonado eléctrico la coloración es debida al aumento del espesor de la capa del óxido metálico precipitado por una solución alcalina.
Pueden emplearse los óxidos de plomo, estaño, zinc, cromo, aluminio, molibdeno, tungsteno, etc., disuelto en potasa; también se pueden usar los protóxidos de hierro, zinc, cadmio o cobalto disuelto en amoníaco.
La coloración electroquímica da excelentes resultados con metales no oxidables, como oro y platino, pero no con la plata, y es el método que se sigue para colorear las manecillas de los relojes. Se coloca el objeto en el polo positivo, bajo una capa de líquido de unos 3 cm de espesor, y se pone el electrodo negativo en la superficie del baño. En pocos segundos se obtienen todos los colores posibles.
Solución de hierro. Se disuelve sulfato ferroso en agua hirviendo y se mantiene la solución resguardada del aire: cuando se va a usar, se echa una cierta cantidad en una vasija y se agrega amoníaco hasta que se vuelva a disolver el precipitado que se haya podido formar. Esta solución, se oxida con gran rapidez en contacto con el aire, no puede emplearse durante más de 1 hora.
Solución de plomo. Potasa 400 partes, litargirio 125 partes. Se hierve durante 10 minutos, se filtra y se diluye hasta 25º Bé.
Coloración del níquel
Se une el objeto de níquel con el polo positivo de la batería, y se coloca en una solución de acetato de plomo. Como electrodo negativo se emplea una red de alambre de cobre, siguiendo el contorno del dibujo que se quiera obtener, y a poca distancia del objeto. Si la distancia entre la rejilla de cobre y el objeto es la misma en todos los puntos, la coloración resultante es uniforme.

SALU2


Espero sea de su agrado.

Link de la primera parte.