:



Este es un experimento que seguro todos lo han hecho alguna vez. Se trata de fabricar una pila con un limón, un electrodo de cobre y uno de acero. Corta el limón en dos trozos y haz el montaje de la figura. ¿Se ha encendido la luz? Si no lo ha hecho, en vez de medio limón pon dos medios limones del modo indicado en los cromos.
Si todavía sigue sin encenderse, continúa poniendo más medios limones, hasta que se encienda. Siempre debes tener en cuenta que la posición del cobre y del acero debe ser la misma. Es decir, que si en el primer medio limón está a la izquierda, en el segundo también debe estar a la izquierda, en el tercero a la izquierda, etcétera. Para pasar del primer medio limón al segundo tendrás que unir el cable de la derecha de acero con el de cobre.
Este experimento a veces no funciona del todo, pues no se produce la suficiente electricidad como para encender la bombilla. Depende de muchas cosas: de la acidez del limón, de la colocación de los electrodos, de la superficie de los mismos, de su naturaleza, etcétera. Funciona muy bien cuando los electrodos son placas de cobre y de zinc, aunque no es eso lo que te hemos indicado en el experimento porque no son fáciles de conseguir. En cualquier caso, podrás verificar que se está creando electricidad bien poniendo la punta de la lengua y notando el cosquilleo, bien midiéndolo con el polímetro. Recuerda que ahora deberás ponerlo en la posición de medir voltios. Ya ves lo fácil que es crear electricidad. Incluso nosotros mismos somos en gran parte eléctricos.
Suerte con el experimento y pila pila!