El Manual del Car Detailing: Llantas y Neumáticos

Llantas y neumáticos

Consideraciones iniciales
Las llantas y neumáticos son una de las piezas que mas suciedad tienden a acumular dado que son las que reciben mas suciedad al rodar y se encuentran expuestas al polvo de ferodo (el material del que están hechas las pastillas de freno y se pulveriza al usarlos).
Son ademas un punto sobre el que no suele tenerse especial cuidado y que pueden arruinar por completo el aspecto de limpio del conjunto de un coche recién lavado.

Otro punto que trataremos dentro de este apartado son los pasos de rueda, zonas que también acumulan gran cantidad de suciedad y que tienden a olvidarse a la hora de lavar agravando el efecto de los neumáticos y llantas sucios.

El primer paso a la hora de realizar un lavado, deben ser siempre las llantas y neumáticos ya que por regla general empezaremos siempre por las zonas mas sucias o donde la suciedad este mas adherida para evitar salpicar posteriormente zonas que ya hemos limpiado.

cambien debemos tener en cuenta que siempre es preferible trabajar sobre una superficie fría, especialmente en este caso ya que los frenos acumulan y transmiten a la llanta gran cantidad de calor, lo cual ademas de por seguridad puede hacer que los productos usados se sequen prematuramente sobre la superficie. De la misma manera, también es recomendable realizar el proceso a la sombra para evitar que la luz solar aumente la temperatura de las superficies.

Estas dos recomendaciones son básicas a la hora de realizar cualquier proceso.

Ademas el correcto cuidado de los neumáticos supone mejoras no solo estéticas, sino de seguridad y durabilidad ya que el caucho se encontrara mas protegido, evitando que se agriete y estando en perfecto estado durante mas tiempo.

Algunos de los productos y herramientas que podemos necesitar a la hora de realizar una limpieza de las llantas y neumáticos son los siguientes:

Limpiallantas ( 1Z Wheel Clener USA o Mothers FX Wheel cleaner)
Champú de carrocería con un alto poder de limpieza (como Carlack Shampoo o 1Z Glanz )
Cepillos y brochas de diferentes tamaños. Deben ser suaves (como el cepillo Viking para llantas y neumaticos o EZ Detail Brush)
Guante de Microfibras / Microfibras (como el guante de lavado de microfibras o el guante de lavado ajustado a la mano)
Productos con limpieza química (como Acrysol o grojet200)
Clay Bar / Quick Detail (como la Detailers Pride y el kit Clearkote )
Sellante de llantas (como el sellante de llantas DP)
Aplicadores / Finger Pocket (aplicador finger pocket de Wolfgans)
Guante MF / ShMITT Negro / Cepillo (como el guante shMITT)
Limpiador de gomas / APC (como el limpiador de gomas de Mother´s o el APC de Duragloss)
Acondicionador de neumáticos. (como el acondicionador de neumaticos con acabado brillo de Meguiars o el acabado mate de Zaino)
Aplicadores / Guantes de Latex (como el aplicador para neumaticos )
Toalla de microfibra
Pulverizadores / Pulverizadores de presión previa (si es necesario)
Guantes latex / nitrilo. Gafas de protección. (opcionales)

Descripción del proceso
Habitualmente el detallado de las llantas se realiza con las ruedas montadas, ya que no siempre es posible disponer del tiempo y el espacio para desmontar una por una todas las llantas. Sin embargo, siempre que exista la posibilidad y queramos rematar un gran trabajo es preferible desmontar las llantas para su total limpieza, especialmente la cara interna. El proceso es similar, salvo que en este caso se realizara por ambas caras de la llanta e incluso por las zonas ocultas tras los tornillos y en contacto con los ejes, lo cual nos dará un resultado visiblemente mas perfecto. también en este caso, podemos aprovechar para realizar el correspondiente detallado de los pasos de rueda, que quedan completamente accesibles.

El primer paso siempre es remojar la zona a detallar para eliminar los residuos mas superficiales y ablandar la suciedad mas adherida.

En caso de que la capa de ferodo sea muy densa o se encuentre muy adherida, es posible usar un limpiallantas, pulverizándolo en seco sobre la llanta y dejándolo actuar durante unos segundos antes de remojar.

En todo caso, conviene ser muy estrictos con el tiempo de aplicación del limpiallantas indicado por el fabricante, ya que se trata de productos muy fuertes y permitir que se sequen sobre la superficie puede tener resultados desastrosos. Por esto es preferible realizar el proceso completo en cada llanta antes de continuar con la siguiente.

Una vez mojado y aplicado el limpiallantas procederemos a limpiar la llanta usando un cepillo de suficiente tamaño para entrar entre los radios, asegurándonos de desprender toda la suciedad.

A continuación, podemos limpiar la llanta con un guante de MF y el mismo champú utilizado para la carrocería. En caso de que la llanta no este muy sucia como en el caso de un lavado de mantenimiento, podemos realizar directamente este paso, saltándonos el limpiallantas.

Para los tornillos y rebajes, podemos usar un cepillo de cerdas suaves convenientemente empapado en agua con champú.

Una vez aplicado el champú, procederemos a aclarar con abundante agua y secar con MF para evitar la formación de gotas que puedan dejar marcas sobre la superficie.

En caso de que al terminar el proceso queden restos de suciedad, podemos repetirlo tantas veces como sea necesario. así mismo, si se encuentran restos de suciedad localizada, como alquitrán o restos de pintura, podemos usar productos de limpieza química como Acrysol o bien una clay-bar y el correspondiente QD de la manera que se explica en el apartado de descontaminación.

Aplicación de sellante de llantas
Un sellante de llantas es un producto que creará una película protectora sobre las llantas. Especialmente diseñado para aguantar las temperaturas que pueden alcanzarse en estas piezas, nos dará un acabado extra, ademas de evitar que la capa de ferodo que se desprende de las pastillas de freno se deposite sobre el lacado de las llantas.
De esta manera, una vez aplicado el sellante la limpieza de las llantas sera mucho mas sencilla, bastando con un lavado con champú de carrocería ya que el ferodo no se adherirá a la llanta.

La aplicación de este tipo de sellantes se realiza de manera muy sencilla, simplemente extender una finísima capa de sellante usando una MF o un aplicador finger pocket que nos permitirá llegar a las zonas mas recónditas gracias a su diseño.

Una vez aplicado, dejaremos secar el producto durante el tiempo indicado por el fabricante, generalmente unos minutos, para posteriormente retirar el sobrante con una MF.

De esta manera ademas de un acabado espectacular habremos conseguido un extra de protección que facilitara el proceso de limpieza en el futuro, evitando que la suciedad se adhiera a la llanta.

En caso de llantas con tapacubos, el proceso es igualmente muy sencillo ya que la llanta propiamente dicha puede ser detallada con los mismos procedimientos descritos anteriormente. Mientras que el tapacubos puede ser fácilmente desmontado y tratado con sellantes compatibles con superficies plásticas, como el grojet 2000, el cual ademas tiene poder de limpieza.

Detallado de neumáticos
Una vez hayamos terminado de el proceso de detallado de llantas, podemos pasar a trabajar sobre los neumáticos.

El detallado de neumáticos no es solo una función estética y una parte importante de un proceso de detallado completo. Sino que también cumple una función de seguridad y conservación, al mantener el caucho de los neumáticos en buen estado, nutrido y protegido, evitando así el endurecimiento y las grietas que pueden aparecer en neumáticos que ya tienen un tiempo.

Para detalllar los neumáticos, como siempre empezaremos por remojar la superficie con agua, si es posible a presión, para desprender la suciedad mas superficial y ablandar el resto.

Posteriormente rociaremos con APC y frotaremos con un cepillo de cerdas medias-duras.

A continuación, tras un aclarado superficial para retirar los restos de APC, podemos aplicar un limpiador especifico para neumáticos y de nuevo frotaremos con un cepillo para después aclarar.

Una vez que tengamos el neumático seco, procederemos a la aplicación del acondicionador usando un aplicador para neumáticos. Este aplicador tiene la particularidad de estar hecho de una espuma mas densa y menos porosa, para evitar que se deshaga por la fricción y absorba el producto de la rueda. Ademas esta específicamente diseñado para poder ser agarrado con fuerza y evitar que nos manchemos.

El metodo de aplicación puede variar un poco dependiendo del tipo de acondicionador que hayamos elegido, pero en todo caso, aplicaremos el acondicionador sobre los laterales del neumático, un par de centímetros por debajo de la banda de rodadura, y lo extenderemos con un aplicador o un pincel. Pasados unos minutos retiraremos el sobrante con MF

Otro método de aplicación, especialmente para los acondicionadores en gel, puede ser usando guantes de latex, lo cual los permitirá un mayor control de la aplicación del producto y la zona a tratar.

En este proceso debemos tener en cuenta que siempre debemos aplicarlo por debajo de la banda de rodadura. Aplicarlo directamente sobre la zona que esta en contacto con el suelo ademas de ser una perdida de tiempo puede alterar la adherencia del neumático y por lo tanto la seguridad.

Cuando hayamos terminado tendremos unas que estarán mejor que el primer día, dignas de exposición y que duraran así mucho mas tiempo que con un simple lavado.

2 comentarios - El Manual del Car Detailing: Llantas y Neumáticos