La caída

By

Gabriel Castll


Dios creo todo y supo que era excelente en su obra, pero quiso hacer aun mas para que su existencia fuera plena y creo a la mujer, aquel animal orgulloso por naturaleza nunca le correspondió y dios en su mísera existencia nos dejó esta historia de amor.

Corrían los días primeros, después de que dios hubo creado al universo y esta tierra, la mujer vino después para ser amada y fiel compañera de dios, pero cuando aquella miró que el pollino estaba mejor dotado que dios, decidió seguirle a aquel, despreciando el amor de dios, al cual consideró migajas . Dios en su dolor mandó por el pollino, le dio a cambio de su talento, sabiduría, dios fue ante la mujer le mostró su hombría, pero aquella cansada del juguete del pollino, decidió irse con el dueño de sabiduría.

Dios lloró su nueva derrota, pero como todo hombre antepuso la razón y dejó que los impulsos se quedaran desparramados en los muros de su casa, así que decidió de nueva cuenta ir por el burro, no le pidió de vuelta la sabiduría, ni le dio su talento para contentar al burro que la única posesión valiosa que tenia, era aquella elocuencia de dios. Ante el burro se mostró cual era, aquel burro lloró porque nada era, entonces dios se despidió del burro dándole el brazo por saludo, el burro temió la ira de dios y no dio la espalda, sino que se puso alerta por si aquel trataba de darle muerte con la que causa llanto y placer.

Dios fue ante la mujer sonrió y mostró su nueva dentadura, colocó sus manos en la cadera y la meneo, mostrándole el talento de pollino, luego charló con aquella mujer y le mostró experiencia, sabiduría según ella. Aquella mujer se enamoró de dios y dios la hizo su fiel compañera, pero al otro día que dios despertó, la mujer ya no estaba con él, dios la buscó por todo el reino de Morelia y no la encontró, busco en Veracruz y aquella mujer encontró, aquella andaba en busca de la operación jarocha, ya que dios fue muy descortés con ella, la hizo inclinar y le dio paz con regocijo, antes que el talento con amor. Dios le pidió perdón por ser tan impulsivo, ya que se había metido a la vivienda de su amada, cual chivo en cristalería y por ser tan brusco, dejó la copa cortada como fino cristal, la mujer sonrió, aceptó las disculpas de dios, pero no solo quiso ser mujer, sino ostentar poder y sabiduría, dios le sugirió que pidiese un buen don y aquella entonces tomó el talento de dios y dijo:”dame una pija, eso deseo yo, quiero ser como dios, ya que es mucho mejor dar amor, que recibir una bendición después de la paz duradera”


Dios sonrió, le dio la pija a la mujer, después dijo:”el hombre es hombre no solo porque tiene pija, sino porque sabe tomar el pomo y beber sin embrutecerse; así que con mi pija en tu mano, chupa despacio, no vaya a ser que te embrutezcas y termines con el culo al aire como antaño”, la mujer supo que no podía ser dios y dios supo, que por cada caída de mujer, siempre habría un hombre, dispuesto a ayudarla para que no fuera pisoteada en el piso, pudiendo ser gozada en la cama.

Tengo dientotes, me gusta invitar a chupar, parece tengo elocuencia, ya solo falta que me digas dios. Pero no me digas argentino, porque te sacó la esencia del amigo caido (hasta la patagonia)