Te quiero sacar una sonrisa

CUENTOS CORTOS //IMPERDIBLES


Te quiero sacar una sonrisa

Dos amigos quieren salir de copas


Dos tipos quieren salir de copas el sábado por la noche… pero no tienen más que un peso.
El primero dice:
- Espera, tengo una idea, ya vas a ver.
Compra una gran salchicha con el peso que tenía.
- ¿SOS boludo? -dice el otro-, ya no tenemos nada, ¿qué vamos a hacer ahora?
- No te preocupes, ya vas a ver, le dice
Entran en un bar, piden dos whiskys y se los beben. Una vez que han acabado, el primero le dice al otro:
- He aquí el truco: abro mi bragueta, deslizo discretamente la salchicha por ella, te arrodillas ante mí, y chupas la salchicha. ¡No falla nunca!
El primero, entonces, hace salir la salchicha de su pantalón, el segundo se arrodilla y comienza a chupar la salchicha. Al poco, el dueño del bar les grita:
- Pero, señores, ¿qué están haciendo? ¡Salgan de aquí ahora mismo!
Como el truco les funciona, vuelven a entrar en otro bar, y beben un segundo whisky y… ¡hop!… arrodillada… salchicha… expulsión…
De este modo, van de bar en bar, pero cuando llegan al 15º bar, llevando bebidos unos 14 whiskys, el segundo le dice al primero:
- Oye, vamos a dejarlo, que ya no puedo más, me duelen mucho las rodillas.
- Y el primero responde:
- Yo tampoco puedo más, encima perdí la salchicha en el tercer o cuarto bar…




enamorados

Viudo prudente



Un hombre y su siempre enfermiza mujer, fueron de vacaciones a Jerusalén…
Mientras disfrutaban del paseo, la esposa falleció…
El de pompas fúnebres le dice al dolido esposo.
Ud. Tiene la posibilidad de embarcarla de regreso a España por 5.000 euros o enterrarla aquí, en Tierra Santa por 150 euros.
El hombre lo pensó y le dijo que simplemente la llevaría de vuelta a casa…
El de la funeraria pregunta entonces… Por qué gastar 5.000 euros, siendo que seria maravilloso sepultarla aquí por 150 euros.
El reciente viudo dijo: Hace muchos años, un hombre murió aquí, fue sepultado aquí y tres días más tarde, resucitó de entre los muertos…
Simplemente NO puedo arriesgarme…



cuentos

Latigazos en el infierno



Llegan tres hombres al infierno: un americano, un hindú y un español.
El diablo les dice:
-Les daré una oportunidad de ir al cielo. Aquel que aguante tres latigazos míos se podrá ir. Antes de los latigazos podrán ponerse lo que quieran en la espalda.
!A ver si los aguantan!
Los hombres aceptan.
Primero el americano: Coge una enorme piedra y el diablo, al primer latigazo, la rompe.
El americano grita desesperado:
- !Vale! !Vale! !Me quedo!
Después le toca al hindú, que se arrodilla sin ponerse nada.
Dice el diablo asombrado:
- ¡Este sí que tiene dos c… narices! ?No te vas a poner nada en la espalda?
- !Sólo necesito meditación!
- Bueno, como quieras.
Da el primer latigazo y el hindú sólo gime un poco, el segundo latigazo y el hindú tranquilo, luego el tercer latigazo y el hindú fresco como una lechuga.
Entonces dice el diablo:
- Bueno, lo prometido es deuda, te puedes ir al cielo.
- Sí… dice el hindú… pero antes quiero ver al español, que siempre termina ganando en los chistes.
- Quiero ver con que mariconada sale…
El español se arrodilla y tampoco se pone nada, a lo que dice el diablo:
- ¿Tú tampoco te pones nada en la espalda?
- ¿Puedo ponerme lo que yo quiera?
- !Lo que quieras!
- A ver, hindú, ven aquí y ponte a mi espalda!



Abogado

El peluquero



Un hombre mete su cabeza en una peluquería y pregunta:
– ¿Cuánto tiempo le falta para que me pueda hacer un corte de pelo?
El peluquero mira alrededor y viendo la peluquería llena le dice: – Como 2 horas.
El hombre se va. Unos días después el mismo hombre vuelve a la peluquería. Y desde la puerta le pregunta al peluquero:
– ¿Cuánto tiempo le falta para que me pueda hacer un corte de pelo?
El peluquero mira alrededor de la peluquería y le dice: Tal y como tengo hoy el patio, como unas tres horas.
El hombre se va. Una semana después el mismo hombre vuelve a la peluquería. Y desde la puerta le pregunta al peluquero:
– ¿Cuánto tiempo le falta para que me pueda hacer un corte de pelo?
El peluquero mira alrededor de la peluquería y dice: – Como hora y media.
El hombre se va. El peluquero mira al aprendiz que estaba a punto de enjabonarle la cabeza a un cliente. Y le dice:
-Oye, Manolo, por favor sigue a ese hombre y ve a donde va. Él siempre viene, pregunta en cuánto tiempo le puedo hacer un corte de pelo pero después nunca regresa, a la que veas donde ha ido vuelve cagando leches y me lo dices.
Un tiempo después, Manolo vuelve a la peluquería, riéndose histéricamente. El peluquero le pregunta: – Manolo, ¿a dónde fue el hombre después de pasar por aquí?
El aprendiz con lágrimas en los ojos de tanto reírse, le dice:
– ¡¡¡A tu casa!!!




futbol

Pintando el ayuntamiento




El alcalde de Miami pide cotizaciones para pintar la fachada del Ayuntamiento, y le entregan 3 ofertas
(de un inglés, un alemán y un argentino).
La del inglés asciende a 3 millones de dólares, la del alemán a 6 millones, y la del español a 9 millones.
Ante tales diferencias, se entrevista con los ofertantes, por separado, para que justifiquen su estimado de costo.
El inglés dice que él usa pintura acrílica para exteriores en dos capas, y que cuesta 1 millón; en andamios, brochas, equipos y seguros se va otro millón, y el otro millón restante es la mano de obra.
El alemán justifica su estimado diciendo que él es mejor pintor, que usa pintura de poliuretano con tres capas, cuyo costo asciende a 3 millones.
En andamios, otros materiales, equipos y seguros se gastan otros 2 millones, y el millón restante es la mano de obra.
El último, que es el que finalmente gana la licitación ya que el alcalde asegura que es el presupuesto mejor justificado, resulta ser la del argentino que le dijo: “Mire Alcalde, 3 Millones son para usted, otros 3 para mí, y los 3 restantes se los damos al inglés para que nos pinte la fachada”.




juicio
Novios enamorados



Una pareja de novios tuvo un fatal accidente.
Sentados ante la puerta del Cielo, esperando a que San Pedro los metiese dentro, comenzaron a preguntarse si sería posible casarse en el Cielo.
Cuando apareció San Pedro, se lo preguntaron.
- Hmm… No sé… Es la primera vez que me preguntan algo parecido… Dadme un poco de tiempo y voy a preguntar.
Los dos jóvenes se sentaron de nuevo. Pasaron un par de meses.
Con tanto tiempo esperando, se pusieron a considerar que, si les daban permiso para casarse allí, su matrimonio sería “eterno” y ¿qué pasaría si la cosa no funcionaba?
- Estaríamos atados “para siempre”
Pasaron otros dos meses y finalmente apareció San Pedro un tanto extenuado.
- Sí, podéis casaros en el Cielo.
- Estupendo, respondió la pareja, pero precisamente estábamos pensando qué pasaría si lo nuestro no funciona, ¿también podemos divorciarnos en el Cielo?
San Pedro, rojo de enfado, tira al suelo los papeles que traía y se dirige a la asustada pareja:
- Me ha llevado cuatro meses encontrar un cura aquí arriba, grita. – ¿Sabéis cuánto me va a costar encontrar un abogado?





banco
Los indios y el Invierno




En una remota reserva india le preguntaron a su joven y nuevo jefe : ¿El próximo invierno será frío o apacible?
Dado que el joven jefe había sido educado en una sociedad moderna…, no conocía los viejos trucos indios.
Así que, cuando miró al cielo…, se vio incapaz de adivinar qué coño iba a suceder con el tiempo.
De cualquier manera, para no parecer dubitativo, respondió : El invierno será verdaderamente frío, y los miembros de la tribu deben recoger leña para estar preparados.
No obstante, como también era un dirigente práctico, a los pocos días tuvo la idea de telefonear al Servicio Nacional de meteorología. -¿El próximo invierno será muy frío? – preguntó.
-Sí, parece que el próximo invierno será bastante frío – respondió el meteorólogo de guardia.
De modo que el jefe volvió con su gente y les dijo : Deberéis juntar todavía más leña, para estar aún más preparados.
Una semana después…, el jefe llamó otra vez al Servicio de meteorología y preguntó : -¿Será un invierno muy frío?
-Sí -respondió el meteorólogo- va a ser un invierno muy frío.
Honestamente preocupado por su gente, el jefe volvió al campamento… ordenó a sus hermanos que recogiesen toda la leña posible, el invierno iba a ser verdaderamente crudo.
Dos semanas más tarde…, el jefe llamó nuevamente al Servicio Nacional de Meteorología: -¿Están ustedes absolutamente seguros de que el próximo invierno será muy frío.
-Absolutamente, sin duda alguna – respondió el meteorólogo – va a ser uno de los inviernos más fríos que se hayan conocido.
-¿Y cómo pueden estar ustedes tan seguros…?
-¡¡Coño…, porque los indios están recogiendo leña como locos!!




multitudes
Una anciana fanática de las apuestas



Una viejecita fue un día al Banco de Canadá llevando un bolso lleno de dinero.
Insistió en que debía hablar con el Presidente del Banco para abrir una cuenta de ahorros porque “era mucho dinero”. Después de mucho discutir, la llevaron ante el Presidente del Banco (¡El cliente siempre tiene la razón!)
El Presidente del Banco le preguntó que cuánto quería ingresar. Ella dijo que 165.000 dólares, y vació su bolso encima de la mesa. El Presidente naturalmente sentía curiosidad por saber de dónde había sacado tanto dinero y le preguntó:
– “Señora, me sorprende que lleve tanto dinero encima ¿De dónde lo ha sacado?”.
La viejecita le contestó: “Bueno, hago apuestas”.
– ¿Apuestas?, preguntó el Presidente, ¿Qué tipo de apuestas?.
La viejecita le contestó: “Bueno, por ejemplo, ¡Le apuesto a usted 25.000 dólares a que sus pelotas son cuadradas!.
El Presidente soltó una carcajada y dijo: “Esa es una apuesta estúpida. Usted nunca puede ganar con una apuesta de este tipo”.
La viejecita lo desafió. “Bueno, ¿estaría usted dispuesto a aceptar mi apuesta?”.
¡Por supuesto!, respondió el Presidente. ¡Apuesto 25.000 dólares a que mis pelotas no son cuadradas!.
La viejecita dijo: “De acuerdo, pero como hay mucho dinero en juego, ¿puedo venir mañana a las 10 con mi abogado para que haga de testigo?.
“Por supuesto”, respondió el confiado Presidente.
Aquella noche, el Presidente estaba muy nervioso por la apuesta y pasó largo tiempo mirándose sus pelotas en el espejo, volviéndose de un lado a otro una y otra vez. Se hizo un riguroso examen y quedó absolutamente convencido de que sus pelotas no eran cuadradas y que ganaría la apuesta.
Al día siguiente a las 10 de la mañana, la viejecita se presentó en el banco con su abogado y tras hacer las oportunas presentaciones, repitió su apuesta: “25.000 dólares a que las pelotas del Presidente son cuadradas”.
El Presidente aceptó de nuevo la apuesta y la viejecita le pidió que se bajara los pantalones para pudieran ver sus pelotas. El Presidente se los bajo. La viejecita se acercó y miró sus pelotas detenidamente y le preguntó si las podía tocar.
“Bien, de acuerdo”, dijo el Presidente, “25.000 dólares es mucho dinero y comprendo que quiera estar absolutamente segura”.
Mientras la viejecita tocaba las pelotas del Presidente, el abogado empezó a golpearse la cabeza contra la pared. El Presidente asombrado preguntó a la viejecita: “¿Qué coño le pasa a su abogado?.
Ella contestó: “Nada, sólo que he apostado con él 100.000 dólares a que hoy a las 10 de la mañana tendría las pelotas del Presidente del Banco de Canadá en mis manos”.




madid
El Fútbol, esa pasión de multitudes



Un hombre tenía unas entradas de fútbol para el partido Barça – Madrid. Cuando se sienta, al empezar el partido, otro hombre se le acerca y le pregunta si está ocupado el asiento que está junto a él.
No, está desocupado. -le contesta-
- Es increíble que no haya venido su dueño -dice el hombre-. ¿Quién, en su sano juicio, tiene un asiento como éste, para un partido que es el mayor acontecimiento del mundo, y no lo usa?
El primero le responde: – Bueno, en realidad el asiento es mío. Lo compré hace tiempo. Se supone que mi esposa me iba a acompañar, pero falleció. Éste es el primer derby en el que no vamos a estar juntos desde que nos casamos en 1982.
- Oh… Qué pena me da oír eso. Es terrible, pero, aún así, ¿no pudo encontrar a alguien más, no sé… un amigo, o pariente, o incluso un vecino, para que usara el asiento?
El hombre niega con la cabeza. - Pues no. Todos están en el entierro.




Te quiero sacar una sonrisa

Fuentes de Información - Te quiero sacar una sonrisa

Dar puntos
55 Puntos
Votos: 0 - T!score: 0/10
  • 0 Seguidores
  • 843 Visitas
  • 0 Favoritos

15 comentarios - Te quiero sacar una sonrisa

@olecramcba Hace más de 3 años
pone chiste corto lpm q t pario son muy largo no lei un sorete
@diego1458 Hace más de 3 años
Visiten mis posts porfis

http://www.taringa.net/perfil/diego1458
@Jen_Luc Hace más de 3 años
te quiero sacar una denuncia



No humor escrito
@PZero21 Hace más de 3 años +1
Jajaja son muy buenos, los leí todos
@chimpero Hace más de 3 años
Muy buenos +10
@vpcforever Hace más de 3 años
enamorados
@endochino17 Hace más de 3 años
si necesitas puntos para un post entra en esta comunidad al ser miembro y participa en el premio numero 4
haci sera un premio espectacular, correle que te ganan
http://www.taringa.net/comunidades/troll-face-bueno/2677655/Concurso+N%25C2%25BA4.html


UNETE A LA GRAN COMUNIDAD DE CONCURSOS

SIGUEME!!!!
@box233 Hace más de 3 años
buen post +3
@palaniscl Hace más de 3 años
PZero21 dijo:Jajaja son muy buenos, los leí todos

buen post
@bkmaxi Hace más de 3 años
+10
Porque estoy contento, arriba el carbonero
@sebacosta12 Hace más de 3 años
+7 man, welcome NFU!
@endochino17 Hace más de 3 años
oye men estamos amano por lo del concurso
te quede a deber 5 puntos tomalos
mandame un mp de agradesimiento