Por una mujer:
El asado es la única comida que el hombre cocina. Cuando el hombre se propone hacer uno, la cadena de acontecimientos es más o menos la siguiente:

1.La mujer va al supermercado a comprar todo lo que es necesario.
2.La mujer prepara la ensalada, las papas con mayonesa y el postre.
3.La mujer prepara la carne, la pone en una fuente con los utensilios necesarios mientras que el hombre está sentado junto a la parrilla tomándose un vino.
4.El hombre pone la carne en la parrilla.
5.La mujer vuelve adentro a poner la mesa y a preparar la ensalada.
6.La mujer le dice al marido que la carne se está quemando.
7.El hombre saca la carne de la parrilla.
8.La mujer pone los platos en la mesa.
9.Después de comer, la mujer trae el postre, levanta la mesa y luego lava los platos.
10.El hombre le pregunta a la mujer si está contenta de no haber tenido que cocinar ese día, y percibiendo la cara de orto de la mujer, concluye que no hay poronga que les venga bien.



Derecho a réplica (escrito por un hombre):
1.Ningún hombre en su sano juicio va a mandar a su mujer a comprar las cosas para el asado: ella va a traer cerveza “Liberty”, dos kilos de bife, alas de pollo y tres kilos de puchero que el carnicero le dijo que salía muy rico a la parrilla, ya que no consiguió enchufárselo a ningún pelotudo.
2.¿Ensalada, papas con mayonesa y postre? Ella prepara estas huevadas para que coman las demás mujeres. Los hombres comemos carne y nada más.
3.¿Preparar la carne? A la carne sólo se le pone sal gruesa (o parrillera-los más finos-) al momento de ponerla en la parrilla… ¿Bandeja con utensilios? Eso es para maricones, el hombre macho se las arregla con un palito quemado, un chuchillo y las manos.
4.¿Qué sólo se pone la carne en la parrilla?… Y quién hizo el fuego, separó las brasas, las acomodó, dió vuelta la carne, disciplinó los chinchulines y pinchó los chorizos?
5.¿Otra vez preparar la ensalada? Ya dijimos que esas pelotudeces las comen las mujeres y los conejos.
6.¿Que la carne se está quemando? El hombre sólo deja pasar la carne porque la mujer se vive quejando que “está muy jugosa”, que “esto está muy crudo”,o que “la deje en la parrilla dos minutos más” después de que les ofrecimos el mismo pedazo diez veces, y una hora después de que estaba a punto. Es decir que ellas acaban comiendo la carne en forma de carbón, tan tierna y suculenta como una suela que lleva cinco años al sol del desierto del Sahara.
7.Menos mal que somos los hombres los que sacamos la carne de la parrilla, si fuera por ellas viviríamos comiendo pedazos de carbón.
8.¿Platos? Sólo si son para ellas; el hombre come directamente de la tabla.
9.¿Postre?…Un Fernet… ¿Lavar los platos?… Yo usé los dedos!!! (y me los limpié en el pantalón).
10.Realmente, no hay poronga que les venga bien… y nunca van a entender lo que es un asado

Ojalá q les guste DEJEN PUNTOS