Ring, ringgg.
Hola. Este es el contestador automático del centro de control para almacenamiento y lanzamiento de misiles nucleares intercontinentales de las fuerzas aéreas de los Estados Unidos. Ahora mismo no podemos atenderle, pero cuando oiga el bip deje una lista con los objetivos que quiere destruir y ya lanzaremos los cohetes cuando podamos. Muchas gracias.

Ring, ringgg.
Hola, no puedo ponerme ahora al teléfono porque... bueno, si, o sea, sí puedo, ahora sí puedo ponerme, de hecho estoy grabando este mensaje, lo que quiero decir es que lo estoy haciendo ahora... o sea... antes... bueno, que cuando usted lo escuche luego, que será ahora... no... luego... no, espere, usted está escuchando esto luego, digo ahora... no... la estoy cagando... esto es un lío. BIP.

Ring, ringgg.
Hola, este es el contestador automático del 616083. Ahora mismo no estamos, pero sí... lo siento, perdone, ¡Pepito! Deja a tu hermana en el suelo ! ¡Que la dejes en el suelo he dicho ! (Se oye romperse un cristal). ¡Pero qué desastre ! ¡Pero Pepito, que esto es un quinto piso! Mira que le has hecho daño a tu hermana, ¿eh? ¡Hay que ser bruto! Mire, no puedo ponerme ahora, ¿por qué no deja el recado y ya le llamaré yo luego ? BIP



Ring, ringgg.
Este contestador automático está conectado a un transformador de 50.000 voltios; este lindo gatito (se oye un maullido) morirá electrocutado si usted cuelga antes de haber dejado su mensaje.



Ring, ringgg.
Usted está cansado. Sus párpados se están volviendo pesados y se cierran lentamente. Usted tiene sueño y está perdiendo gradualmente su voluntad y su capacidad de resistir sugestiones. En cuanto oiga el bip sentirá una necesidad irrefrenable de dejar su nombre, número de teléfono y mensaje.

Ring, ringgg.
Hola. El contestador de Juan está roto. Yo soy la nevera. Por favor, deja muy lentamente tu mensaje, y yo me lo colgaré después con uno de estos imanes.

Ring, ringgg.
Hola. Probablemente estoy en casa. Lo que pasa es que estoy evitando hablar con alguien que me va a llamar. Déjame un mensaje, y si no te lo devuelvo es que eras tú.

Ring, ringgg.
Si eres un ladrón, lo mas probable es que estemos aquí en casa limpiando nuestras armas, por lo que no podemos atender el teléfono. De lo contrario, seguramente hemos salido, de modo que lo mejor será que dejes tu mensaje.