Personajes típicos que te podés encontrar en Mr. Dog

Personajes típicos que te podés encontrar en Mr. Dog

Quien alguna vez no asistió a este lugar de comidas rápidas, y la diferencia por sobre la competencia, es que acá si ves típicos personajes bien mendocinos. En otras casas, como la de la “M”, generalmente van cierto sector de Mendoza, pero acá, en Mr. Dog van desde quienes llegan en bici, caminando o incluso en auto. Es por eso que descubrí la mayor variedad de estereotipos.

Y no es que hice un estudio de 7 meses, sino que las vueltas de la vida, hizo que desde hace tiempo viva solo, y recurra q este tipo de lugares para que cuando cada fin de semana visito a mi familia, me vean bien alimentado y piensen que mi alimentación es balanceada. Si, se balancea entre las grasas trans y los triglicéridos que consumo en estas casas de comida rápida.

El viejito borrachín: a él siempre lo vas a ver sentado solo, en algún rinconcito o en su defecto, cerca de donde esté el tele, de piernas cruzadas, con un porrón o vinito blanco de 3 ¼ y su vasito de plástico o tergopol. Seguramente despeinado si es que algo de pelo le queda, y cada tanto sobándose las manos. Dá una impresión que disfruta de ese momento al máximo.

La familia: nunca falta la familia que decide ir a comer a fuera. La jermu se lookea como si fuera a ver una obra al Teatro Independencia, y finalmente, su marido termina llevando a todos a Mr. Dog un domingo en horario pico. Los chicos reclaman su “casita feliz”. Logran armar una mesa para 4 y se sientan junto al baño que es donde había lugar. Ni hablar si van a los locales donde las sillas están amuradas al suelo.

El cumpleaños: lo peor que te puede pasar es ir a comer y cuando ya te entregaron el pedido, ves una orda de niños entre 5 y 10 años que no paran de correr, tirarse papas y destruir los juguetes que entregan con alguno de los menú. A su vez cada niño está acompañado por su madre. Madre que le dá exactamente lo mismo que su hijo se tire por el tobogán del patio de juegos o que use tu campera para limpiarse los 2kg de condimento que tiene en la boca.

La parejita: llega la primavera y estos cada vez se empiezan a ver más y más. Ella quiere salir a comer afuera, él tiene 30 pesos y un vale por $ 3,40 del kiosquero. Finalmente ambos se quedan conformes, un par de panchos y una cervecita logran su cometido. Sentados uno frente al otro en las reducidas mesas del local, no dejan de mirarse a los ojos, mientras que el aroma a fritura inunda el lugar.

El extranjero: de pedo pudo pronunciarle la frase al tachero “¿Dounté pouedou una comitau rapidau casa enconchrar?”, que sin pensarlo lo llevó a el local ubicado en Garibaldi y San Juan. El tipo proveniente de Alemania es lo más amarillo que pisó ese local, incluso mas amarillo que el color de la mayonesa que tienen ahí. El cajero no le entiende un pedo y cree que está poseído. El extranjero vino a buscar una hamburguesa y se termina llevando un exorcismo grado 3.

El impaciente: estos tipos son insoportables. Van un domingo a las 13:00hs. Hay mil personas, le toman el pedido y vuelve a los 5 min a ver si ya está. Lo mandan a la mesa. Pasan otros 5 min y vuelve. Al recibir obviamente una respuesta negativa empieza a las puteadas, a tratar que otros se le sumen, a tirar comentarios indirectos al aire. Él pretendo que el pulpo Manotas esté en la cocina armando 15 pedidos a la vez.

Los quemados del boliche:
generalmente están en grupo que superan los 3. La baranda a alcohol que tienen es directamente proporcional a la facilidad de contar la plata al pagar (que por experiencia, al otro día no cierra que una hamburguesa y dos panchos hayan salido $132). El quilombo que hacen para juntar dos mesas emula a la peor época de Kosovo. No charlan, gritan y al contar a viva voz de los especímenes que se comieron se ríen más que con un cd del flaco Pailos. Ni hablar si es un grupete que se ha levantados a unas ladys y tratan de convencerlas de copular al mejor estilo película XXX, que obviamente por el volumen de su voz, se terminan enterando todos.

El equipo de fútbol: los muchachos están jugando un torneo de fútbol amateur que es lo más profesional que les puede llegar a pasar en toda su vida. Salen a las 12:30hs y que mejor que pasar por Mr. Dog a comer. Son 22, todos chivados, arman una mesa que compite contra la de un cumpleaños al lado por ser la más larga. Después de tanto stress físico se piden 34 hamburguesas, 52 panchos, 38 cervezas y 84 gaseosas, 79.000 papas fritas y preguntan que tienen de postre, lo que lleva cerrar el local por falta de materia prima.

Fuentes de Información - Personajes típicos que te podés encontrar en Mr. Dog

El contenido del post es de mi autoría, y/o, es un recopilación de distintas fuentes.

Dar puntos
16 Puntos
Votos: 0 - T!score: 0/10
  • 0 Seguidores
  • 751 Visitas
  • 0 Favoritos

2 comentarios - Personajes típicos que te podés encontrar en Mr. Dog

@Adruzinha Hace más de 3 años +3
Yo agregaría el niño que nunca deja de llorar y el gordo sudoroso que se sienta siempre cerca tuyo y te saca las ganas de comer....

personajes
@Einen_Hund Hace más de 6 meses
Jaja! Mira lo que encontre por aca! Y con foto de la esquina de Amigorena si no me equivoco!