Hombres Prefieren Las Muñecas


Creadas en Japón, las Love Dolls no son simples fetiches eróticos para hombres de escasa sensibilidad estética y estereotipada imaginería erótica. No son consoladores sexuales de ética pornográfica y target sadomasoquista, tampoco son muñecas inflables creadas para satisfacer visiones de lascivia white trash, no, las Love Dolls son la encarnación perfecta de la geisha que en el fondo del corazón siempre haz deseado admirar y sentir entre tus manos. Son muñecas fabricadas enteramente en silicona con apariencia hiperrealista, cuyos rostros no podrías imaginar ni en tus más delicadas ensoñaciones. Si alguna vez te enganchaste con Rachel, la androide que Harrison Ford amó en la película Blade Runner, la sola imagen de una de estas muñecas de labios rosa y mirada compasiva te va a resultar un delirio incómodamente seductor. Aparentemente, mientras las mujeres japonesas han evolucionado vertiginosamente hacia un esquema de conducta cada vez más emancipado del ideal conservador que atribuye a las féminas roles de sumisión en el esquema de pareja y de abstención en términos de inserción social, una gran cantidad de hombres permanecen anclados al tímido modelo que los hace dependientes de mujeres dependientes. Tal como ocurre en otras latitudes, la mujer de hoy en Japón pide a gritos un modelo masculino más liberal y aguerrido. Sin embargo, los hombres heterosexuales -intimidados quizás por tanta determinación e independencia femenina- solicitan a gritos la compañía de chicas imaginarias pero reales (digamos palpables), que sin discutir, ni participar, estén presentes y sean capaces de dar y recibir amor de un modo absolutamente sui géneris.

Un 73% de los solteros japoneses de entre 35 y 39 años viven con sus padres. Al parecer, ellos se excusan diciendo que sus madres los han infantilizado, incapacitándolos para encontrar a una mujer. Ellas, simplemente pasan de ellos, porque dicen que "no merecen la pena". Todo esto, añadido al hecho de que los hombres allí tienen un grave complejo de inferioridad y prefieren vivir en un mundo manga imaginario antes que en el mundo real, ¿a qué nos lleva? Pues a que cada año en Japón haya 10.000 nuevos consumidores de Love Dolls. Cada vez más realistas, elegidas por catálogo, no se quejan, no hablan, no preguntan qué han de ponerse, escuchan sin interrumpir y siempre están de acuerdo, y todo esto por el módico precio de 5.200 €. En japón la mejor marca es Level D , y tiene una lista de espera.



El Aumento No Solo se Limita a Japon Aka Algunos Testimonios y Un Documental. Los Videos Debajo de la Imagen





Modelitos Para Los Taringueros

muñecas

prefieren

Hombres Prefieren Las Muñecas

dolls

hombres

sex

muñecas

Picaron