El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Yo, Juan Peréz. - Qué las excepciones sean mayoría!

Vuelteando por la WWW, me encontré con un blog, lleno de reflexiones sociales, en las que un peculiar personaje, digno de ser un fulano o un mengano, llamado Juan Peréz, cuestiona a la sociedad, y entrega de manera escrita algunas de sus experiencias con mujeres y experiencias de la vida, cosas que suceden.
Yo, Juan Peréz, las crónicas de un don nadie que intenta sobresalir




----------------------------------


−Ojalá sea verdad −fue lo más optimista que se me ocurrió pensar en ese momento −que sea verdad eso de que justo antes de morir, uno repasa como en un video clip frenético los momentos más importantes de su vida; porque yo estaba viendo manchas de sangre en mi pantalón y el tránsito de la avenida Córdoba en hora pico y eso quería decir que todavía estaba vivo.
Lo primero que hice fue subestimar la gravedad de la situación; el impulso inmediato fue levantarme, hacer como si nada y seguir. Lo segundo, lo que frenó ese impulso, fue sentir por unos segundos cómo el ambiente sonoro desaparecía y todo se volvía entre irreal y fantástico. Hasta que finalmente me dejé de pelotudear y lo acepté: el estruendo seco que acababa de escuchar, fue el impacto de mi cabeza contra el asfalto y si no hacía algo urgente, un/otro auto desprevenido podía pasarme definitivamente por encima.
Mientras un colectivo frenaba a tiempo para no retorcer las ruedas de mi bicicleta, y yo, inmóvil en medio de la avenida pretendía que todo fuera un simple malentendido, empezaron a amontonarse curiosos en la vereda que me señalaban con cara de noticiero y me desparramaban a los gritos sugerencias contradictorias todas entre sí: "Flaco, salí de la calle!"; "No! quedate como estás y no te levantes"; "Ponete rodajas de tomate sobre las quemaduras" me pareció escucharle a una vieja; "Que alguien haga algo!" exigía una solterona fea; y otras desesperaciones igual de inútiles. Mientras la gente seguía gritando y más autos seguían frenando a mi alrededor, yo miraba todo con ese miedo que aparenta serenidad y registraba imágenes que −ahora sé− no voy a olvidar nunca. Y si tengo que elegir una favorita, no lo dudo, es la de la camioneta blanca que −más asustada que yo− esquivó varios autos nerviosa y escapó culpable del lugar. Lo recuerdo bien: mientras escupía pequeños pedazos de dientes y empezaba a reconocer dolores en huesos y articulaciones de todo el cuerpo, fijé la mirada en la camioneta que escapaba torpe y pensé para el que la manejaba: Tu vida acaba de cambiar para siempre y nadie escapa para contarlo.
Lo bueno de ser el protagonista-víctima de un accidente de tránsito, es la posición de observador privilegiado imposible de imitar de otra manera. Ves por primera vez lo que todos son y nunca nadie puede ver. Ves a todos aquellos que enseguida quieren ser parte de la historia desde el lugar del curioso calificado y nunca desde alguien realmente preocupado por vos. Ellos no son el automovilista que ahora escapa deseando que nadie haya tomado su número de patente; tampoco son el camillero que con urgencia y delicadeza debe colocarme el cuello ortopédico y llevarme hasta la guardia; y mucho menos son los que por los próximos días van a tener que convertir sorrentinos y huevos duros en los bocados más chicos que mi mandíbula pueda soportar. No, ellos son espectadores casuales con ansias de participación; son los que ven a un accidentado y aseguran haber visto el accidente; ellos son lo que menos importa de la historia pero los que se adjudican el derecho de reinventarla evidenciando los prejuicios sociales más arraigados: “Fue el colectivo”, era la sentencia que repetían mientras yo a sus pies necesitaba ayuda práctica y urgente, “Fue el colectivo, ¡yo lo vi!” se animaban los que ya estaban cebados captando la atención de los que recién llegaban.
Los curiosos no soportan ser el relleno prescindible de un acontecimiento trágico, lo rechazan con desesperación y como su limitada capacidad de improvisación se los permita; rechazan a los gritos la opción de aparecer en los créditos finales dentro de una lista sin nombre de personaje o rol social que los categorice. El curioso −por el simple hecho de ser curioso− pretende más de lo que tiene, como un estudiante de teatro al que sólo llaman para extra en publicidades de galletitas.
------
De las preguntas que me empezaron a hacer en la guardia, la más difícil de responder fue quizás la más tonta: ¿A quién querés que le avisemos?
Repasé una lista de familiares y amigos posibles, tratando de esquivar lo inevitable, un resignado: “Llamen a mi vieja”.
Me cuesta aceptar que para los hospitalizados de las series de FOX, siempre hay una abuela con olor a panadería que teje una bufanda y no habla mucho, o un grupo de amigos que caen de madrugada con algo de marihuana, o hasta una novia reciente y tetona que te propone sexo oral para matar el rato entre rayos y traumatología. Pero no; en la vida real las personas tenemos madres, madres capaces de irrumpir en la recepción de la clínica a los gritos, todas despeinadas y, ¡Ay! en jogging y pantuflas.
Con dos pedazos de dientes de menos y cuatro puntos de más, con moretones en la cara y raspaduras por todo el cuerpo, aún así entiendo que lo importante de la historia sos vos; que desprevenido, ansioso y medio pelotudo, por llegar cuatro metros antes a tu casa, conseguiste que yo ahora tenga que sacar turno en odontología para una reconstrucción dental. Vos, que por zigzaguear de más, pusiste todos los proyectos que tengo para mi vida en suspenso por unos segundos. Un giro de más y yo ahora estaría en terapia intensiva intentando recuperar algo de movilidad y autonomía; otro giro de más y no habría vivido para bloguearlo.
Luego, una mala decisión te transformó de imprudente en idiota. Escaparse siendo el culpable de un accidente que pone en riesgo la vida de una persona no es siquiera de alguien malo, es de una persona que aún no aprendió a vivir. Pero claro, las escuelas primarias están ya muy ocupadas con las cadenas montañosas de Italia, no molestemos con el biocentrismo y la integración.
------
Te escapaste tan rápido que ni siquiera pudiste enterarte qué pasó finalmente conmigo. Te escapaste de la culpa inmediata pero ahora te persigue el temor de enterarte de algo trágico por los noticieros de los próximos días y que una citación judicial pase por debajo de tu puerta durante las próximas semanas y que tus vecinos te empiecen a saludar distinto durante los próximos meses... y si nada de eso sucede, mucho peor, nunca te vas a enterar si yo terminé cuadripléjico o mogólico o ciego… y claro que ese es tu peor castigo.
No el accidente, sino una decisión estúpida, hizo que tu vida ahora cargue con la culpa de una tragedia inconclusa. Y hay algo que todavía no viste pero que vas a entender durante angustias de domingo de tus próximos años, y te puedo dejar un adelanto: La peor decisión de un cobarde, es el miedo; y la peor compañía del miedo, es el silencio.


----------------------------------


Cuando no me decido entre fuéramos o fuésemos, me quedo en casa.


----------------------------------


Si las mujeres supieran la cantidad de cuadras que las seguimos en secreto.


----------------------------------


A la amistad sin sexo... como que le falta algo.


----------------------------------


La creatividad funciona gracias a un mecanismo espontáneo que nos limita, acomoda y estimula sin que nos demos cuenta. La necesidad de aprobación desinteresada, la crítica inteligente, la crítica pelotuda y el miedo, son alimento constante en el proceso de llamar la atención (ser creativos).
Pero el disparador, lo que nos define, es algo que surge mucho antes.
Desde que nos gusta lo que nos gusta, en todas las posibilidades de expresión artística, hay alguien que ya hizo lo que queremos hacer; como lo queremos hacer; y que logra que lo amemos u odiemos con la misma y obsesiva convicción. Todo aquel que se siente creativo tiene alguien a quien admirar; Es parte del mecanismo, tener un referente nos ayuda a sentirnos incompletos, y eso, nos empuja a hacer.
Y hacemos. Hacemos y guardamos la ilusión de que la persona que nos estimula desde donde ningún otro puede, algún día nos vea, nos lea o nos escuche y ¿por qué no? le encante lo que hacemos. Eso es lo que buscamos: la aprobación del que puso la semilla y nunca nos vio nacer.
----
Hace unos días, el tipo que hace dos años me desacomodó por dentro con lo que escribe, me leyó. Y sin necesidad y lleno de sinceridad, me dijo cosas que incluso en la fantasía eran improbables.
(Hernán, que me hayas leído y que te haya gustado, me importa más de lo que suponía. Está claro que escribir, de ahora en adelante, me va a costar el triple. Espero que te sientas culpable.)


----------------------------------


Le pierdo interés a la mujer que exige un te quiero. Y el respeto a la que se conforma con un yo también.


----------------------------------


Preferiría tener menos amigos de los que llaman para mi cumpleaños.


----------------------------------


Un día te das cuenta que tu papá es sólo una persona más del montón.
Y querés desaparecer por un tiempo.


----------------------------------


Sea quien sea su nuevo novio, ella sigue cogiendo conmigo. Pero no lo sabe.


----------------------------------


La mala memoria vuelve a este mundo hermoso.


----------------------------------


Tranquilo, no te agrandes. Es multiorgásmica.


----------------------------------


De los miedos de la infancia todavía me falta superar el de la revisación médica.


----------------------------------


Dejaste de ser ideal.
Ahora sé cómo mirás y cada cuánto te gusta pestañar. Sé cómo caminás y cómo te gusta sentarte. Ya no sos más la que yo quería que fueras, ya sos vos. La que me regaló muy pocos momentos de la tarde con el pelo suelto, la que por un segundo me miró a los labios y me hizo perder lo que venía diciendo. Ahora sos real. Me arrinconás siendo vos y no puedo refugiarme en los tiempos de antes, no puedo seducirte con palabras pensadas, tengo que mostrarle a tus ojos que en lo espontaneo también puedo interesarles. Y hablo rápido, o me quedo callado, el término medio no aparece. Aunque soy bueno simulando tranquilidad y naturaleza para charlar, también soy bueno para desearte en silencio y aguantar las ganas de besarte. Eso me aniquila por dentro, pero no se nota.
Más tiempo estoy con vos y más tiempo quiero estar. La idea de caer de sorpresa en tu ciudad por un día resultó hermosa, pero no alcanzó. En poco me estoy volviendo a Buenos Aires y sé lo que viene ahora. La memoria no es selectiva e ignora mis necesidades, poco le importa ser ella misma hoy y empezar a borrarme el color de tus ojos y la linea de tu cuello. Tendré que inventarlos una vez más, y te volverás ideal una vez más. No me quedará otra que improvisar otro feriado y tomarme un micro, sólo para que te descuides de nuevo y me mires a los labios, para verte caminar, para comprobar que sos real, para sentir que si nos llegamos a besar, va a ser sólo para que extrañarte me duela un poco más.
Hoy dejaste de ser ideal, ahora duele.


----------------------------------


El viernes fui a Rojas por laburo. Ya de madrugada y sin saber cómo, terminé en una estación de tren abandonada en medio de la nada con un pibe gay de 18 años que trataba de convencerme para que tuviéramos sexo.

-Che, ¿Querés que cojamos? -me decía
-No
-¿Y te puedo dar sexo oral?
-No
-¿Y puedo mirarte mientras te masturbás?
-Nahh

Y así por 2 horas. Parecíamos dos nenes caprichosos.


----------------------------------


Ya estoy listo. Me puse ropa decente, junté las tazas abandonadas por la casa -algunas con resto de leche devenida en una ricota espesa-, pasé más o menos la aspiradora por los lugares visibles y procuré que en el tacho de basura no haya quedado a la vista ningún envoltorio de forro usado; descubrir eso, a las chicas que vienen por primera vez a tu casa, no les gusta.

Suena el portero. Con la camarita de Cablevisión en blanco y negro y mal ubicada no logro definirla demasiado, no mucho más que con la fotito del msn; esas que sugieren pero no muestran; calientan, pero por lo general decepcionan.
¿Hacerla subir sin conocerla? ¿Sin saber todavía si vamos a querer tener algo? Es muy incómodo soportar una previa y preparar un momento al que no sabemos si queremos llegar. Para estos casos hay una técnica muy práctica: Contesto el portero pero no le abro, bajo directamente, y mientras me acerco a la puerta y la veo impaciente, tengo unos 3 segundos para definir si la hago pasar o si prefiero hacerme el boludo, saludarla entusiasmado y decirle de ir por ahí y pedir un 1/4 de dulce de leche granizado. Una vez distendios, es más fácil ir para el lado "amigos", hablar de sus ex, de las mías y a las 2 horas acompañarla a la parada. Es preferible a que pasemos toda la tarde en casa estirando algo que nunca va a comenzar.

Bajo por la escalera (los ascensores me aburren) y poco antes de agarrar el pasillo empiezo a escuchar:

-Pasás?
-No, gracias, estoy esperando a un amigo.

Cuando me avivo, ya estoy asomado y en un punto sin retorno. Quedé totalmente expuesto a ella, no, a ella no, a Paulina, vecina prototipo y que odio, aunque ella me adore, tanto como para empezar a corear mi nombre desde la puerta. Si, al lado de ella y disolviendo la entrada canchera y masculina que había preparado.

-Juanito, juanito!! Cómo estás lindo? -entona de manera musical.

¡¡LA RECONFORTANTE CONCHA DE TU MADRE!! ¿Por qué me decís "juanito"? ¿Por qué me decís "lindo"? y ¿Quién mierda inventó a los vecinos?
¿Cómo remontás un "juanito" delante de una mina que vino hasta tu casa sólo para que le gustes mucho? Además, está claro que si una vieja que camina 6 cuadras de más para conseguir zapallitos más baratos, te dice "lindo", te afea automáticamente.
Salvo dos excepciones y media, odio al concepto del vecino.
Arrastrando los pies y la bolsa del supermercado, Paulina se va.
Y ahí estamos, enfrentados al fin. Nos saludamos, nos sonreimos un poco y subimos.
Es raro, pero hace media hora que estamos juntos, hablando, mostrándole detalles de mi vida y todavía no la pude ver bien. Más allá de los ojos y un poco la boca, no sé si la mina está buena. Es raro, hablamos bocha, hablamos copado y me fui olvidando de mirarla bien. Tuve una oportunidad de mirarle el culo y verla caminar cuando fue para el baño, pero me colgué viendo que estaba descalza. Si, entró y se descalzó! Y me gustó.
También en un momento estornudó, obviamente cerró los ojos y pude haberle mirado bien el escote (para eso se inventó el estornudo femenino) pero venía colgado con lo que me acababa de decir. No paraba de decir cosas piolas, quería escucharla hablar todo el tiempo.
Hace 2 horas que hablamos y nos reimos de todo. Hace 2 horas que estamos preparando algo, se siente en el aire.
Sucede que me está calentando y aún no sé si me gusta, bah, se supone que si, pero todavía no sé qué me gusta, no la pude ver bien, ¿se entiende?
De las giladas que hacemos los hombres para tener el primer contacto físico con una mina, me surgió la de los masajes. De la nada se nos ocurre instalar la idea de que ella necesita masajes y que nosotros sabemos darlos. Es una estupidez enorme, nosotros y ellas lo sabemos, pero nos ayudan y se hacen las boludas para que podamos romper el hielo. Por suerte, del masaje al beso y del beso al sexo pasó muy poco tiempo.
...
Disco entero de Stevie Ray Vaughan después, va al baño y escucho que improvisa una ducha. Pocas mujeres se toman atrevimientos tan lindos en una primera cita. Sale y la miro casi por primera vez.
No es linda.
Ya casi vestida pero todavía descalza, terminamos la Sprite. Raro -pienso -algo no me dejó que la viera antes, que la viera como uno suele mirar a las minas, mirarlas para calificarlas entre esos machistas y únicos dos parámetros que tenemos los hombres: "Le doy" o "No le doy"
La acompaño a la parada del 101 y mientras esperamos casi sin hablar, me acomoda el cuello de la camisa (es lindo que a las mujeres les guste hacer eso), y se va.
Empieza la lucha interna. "La pasé bien, si, pero no es linda". No es ser forro, es ser sincero, la mina no me gusta. Empiezan los: "¿Cómo me pudo calentar una mina así?" pero... "qué lindo que anduviera descalza toda la tarde", y "No puedo volver a llamar a una mina con la que no quiero que me vean", pero "qué bien que cogimos".

A la noche voy a lo de un amigo que tiene banda ancha y en el montón, pesco un mail de ella:


"Juanito" jaja. Cómo va? tenías razón, el 101 me dejaba mejor.
Mirá, la pasé muy bien con vos hoy, creo que fue todo muy lindo, pero te soy sincera, no sos el tipo de flacos que me gustan y si no te jode, seamos amigos y si no te la bancás, dejemos que esto quede acá, Si? Disculpá la franqueza pero ya sabés que soy así. Todo bien?
Un beso
Lu.

Las 22 cuadras las vuelvo caminando con sueño, hambre y bastante no sé qué adentro. ¿Alivio? ¿Decepción?
En la puerta de casa está Paulina y lo primero que hace es preguntarme por mi "novia". Bastante lejos de odiarla, la abrazo un poco y le digo que me acaba de dejar.
-Qué lástima -me dice -una chica tan linda...
La ayudo con las bolsas.

...

Pasan dos semanas y sigue "desconectada" en el msn. Pasan dos semanas y sigo sintiendo que no hay nada más desestabilizante que una fea segura de si misma.


----------------------------------


Soy lindo y encantador.
Una madre, una abuela y 7 ex-novias no pueden estar equivocadas.


----------------------------------


Cuando no sé bien quién soy, recuerdo quién era y quién quería ser y saco el promedio.


----------------------------------


Dicen que hay gente que usa el Yahoo Messenger, dicen.


----------------------------------


Existen 3 tipos de frases hechas: Las estúpidas, las demagógicas y las peligrosas. Y estas últimas, te lo aseguro, son peores que las mentiras.
Incluso a personas a las que respeto, les escucho decir a menudo que hay que darle a la educación el lugar que se merece porque "Los chicos son el futuro del país". ¡Por favor! Los chicos no son el futuro de nada, son el presente de sus propias vidas. No les inventemos responsabilidades, no vinieron para eso.
¿Invertir en la educación porque los chicos son el futuro del país? Eso es horrible y egoísta, típico de adulto. Los chicos que hace 40 años eran el futuro del país, hoy se pasan todo el otoño dándole cuerda a su reloj. Entonces, si ya usaste tu cuota de cobardía dejando que el sistema te convierta en su esclavo, usá ahora lo que tengas de coraje para evitar que otros caigan en la trampa. No vinimos a servir a un país. La educación primaria y secundaria no se propone potenciar tus capacidades de creación. El estado sólo se dedica a EDUCARTE y FORMARTE y si sólo te quedás con eso, resultarás ser un autómata de 18 años capaz de encajar en las ocupaciones que al estado le interesa que encajes. De ahí viene "Los chicos son el futuro del país". El sistema necesita empleados, pero para ser empleado modelo necesitás una formación temprana. Absolutamente de nada te sirve el 80% de lo que aprendés en el colegio, de nada. Pero detrás de la cortina de la enseñanza te encontrás con el sentido de todo esto. El colegio te acostumbra a cumplir horarios, a usar uniforme, a trabajar en grupo, a llevarte tarea a tu casa, a respetar a la autoridad, a rendir cuentas. Y ¿Cuáles son los requisitos de un buen empleado? Cumplir horarios, usar uniforme, saber trabajar en grupo, ser capaz de hacer horas extras, respetar a los jefes, rendir cuentas... Mientras nos van enseñando a leer y escribir, nos van moldeando.
Si tenés 10 años y el estado y los medios y los adultos en general te consideran el "Futuro del país", simplemente desconfiá de ellos. No te quieren, no quieren que SEAS. Quieren que ENCAJES. Pero no los odies, la mayoría no es consciente de ésto, simplemente van repitiendo frases hechas que suenan bien: "El trabajo dignifica", "Lo primero es la salud", "Los chicos son el futuro del país". Cada una más peligrosa que la otra.
Si estás en el colegio te propongo lo siguiente: Concentrate en aprender sólo lo que te interese. El resto aprobalo copiándote en los exámenes y hablando elegante en los orales. Al sistema le alcanza con eso. Pero mientras tanto, cuestioná a la autoridad, respetala si realmente se lo merece, acercate sólo a lo que te motive, a lo que te despierte. Una película extraña equivale a horas y días de aula. La educación que realmente importa la tenés que buscar vos, no deposites toda tu confianza en el sistema escolar que a la larga te termina decepcionando.
Y por favor, si tenés un chico cerca, no le hables a futuro. No le adelantes preocupaciones. Si hoy le preguntás qué va a querer ser cuando sea grande, lo vas a distraer de lo que quiere ser ahora.


----------------------------------


Mientras no sepa para qué vine al mundo, seré mi mejor objetivo.

Podés dedicar tu vida a lo que no importa y rendir cuentas familiares y sociales; Podés pasarte veranos tratando de imitar tapas de Gente y publicidades de Quilmes; También podés elegir tener miedo, miedo a la muerte por ejemplo, miedo que la iglesia se encargará de aliviar con una mano y alimentar con la otra; No te olvides de leer el diario todos los días también, para estar más al tanto de las noticias de los demás que de las tuyas. Y de a poco, te vas a ir acostumbrando a que hay un gran sistema encargado de decirte qué colores se usan este verano y cuántos años de cárcel le dan a los delincuentes en otros paises. Así, sin querer darte cuenta, vas a ir remplazando tu instinto y la confianza en vos mismo, por el control remoto y una afeitada más al ras. De ahí en adelante: Acción y reacción; Una publicidad la acción, una compra la reacción; Noticias de la delincuencia de moda la acción, miedo la reacción. Así es como vas pasando de ser el protagonista de tu vida a un simple y vacío reaccionario. Así es como se toma el atajo de las costumbres.
Ser un autómata de costumbres tiene una parte mala y una buena; Lo malo es que tus tardes se vuelven aburridas, pero lo bueno es que Tinelli se encarga de compensar eso.
Una vez acostumbrado, todo se vuelve más sencillo. Las preocupaciones importantes desaparecen dando lugar a las inventadas. Te va a llevar todo noviembre decidir entre Mar del Plata y Villa Gesell, para al final elegir lo que elegís todos los años ¿Por qué? Porque estás acostumbrado. Así las costumbres pasan a decidir por vos y todo se vuelve más cómodo.
Y ahí vas…
80 años acostumbrado,
80 años durando 80 años,
80 años aparentando estar vivo.

Teniendo la posibilidad de elegir, todo lo que uno haga por costumbre, es síntoma de estupidez.


----------------------------------


-¿Hola?
-Buenas tardes ¿Señor Juan?
-Ajá.
-Buenas tardes señor, mi nombre es Jimena, lo llamamos de Fibertel.
- (¿"Lo llamamos"? ¿Con cuánta gente a la vez estoy hablando?) Eh, si, díganme.
-El motivo del llamado es porque hoy se le está terminando la promoción de los dos meses de Fibertel sin cargo.
-Si, todo lo bueno termina.
-(...)
-Llamás con malas noticias, no?
-Queríamos ver si estaría interesado en continuar con el servicio.
-¿Gratis?
- (...risa cómplice...) Como la promoción terminó, usted debería decidir con qué plan quiere continuar.
-Ofreceme directamente el que le ofrecen a los que dicen que se quieren dar de baja, así ganamos tiempo.
-¿Usted querría darse de baja?
-Salvo que me ofrezcas algo copado, algo que no me deje ni dudar.
-Señor, lo que estamos ofreciendo es una promoción de Fiber 1 Mega a $24 finales hasta el 1ro de marzo. ¿Le interesa?
-Mirá, te soy sincero, hace varias semanas que estoy con un laburo que no me dejó tiempo siquiera para ver si con Fibertel podía seguir bajando música, películas y chanchadas como lo venía haciendo con Speedy, ya que desde que puse Fiber, el Emule se me encaprichó. Esta semana estoy terminando con el laburo y ahí tranquilo me voy a poner a ver eso, ¿No me das unos días y te contesto?
-Claro, pero hoy es 31 y hoy se le termina la promoción..
-¿Y me llaman el mismo día? Mató la onda!
-(...)
-Mirá, me parece que me voy a dar de baja y voy a poner Speedy de nuevo que ahí la Mula estaba aceitadísima, andaba hasta con la compu apagada.
-(...risa sutil...) Lo que le puedo ofrecer señor, es asignarle la promoción hasta el 1ro de marzo, pero como usted no estaría firmando ningún contrato, podrá darse de baja en cualquier momento. O sea, que abonando los primeros $24 finales correspondientes a noviembre, usted tendrá un mes para tomar la decisión de continuar o no.
-Quiero eso!
-Bien (entusiasmada), entonces ¿Le renuevo el servicio hasta el 1ro de marzo?
-Ayyy, me lo preguntás así y me da miedo... no sé.
-(...risa cómplice...) Señor, en el momento que quiera darse de baja, nos envía un mail desde su cuenta @fibertel.com.ar y automáticamente se le da de baja el servicio.
-¿¡Ves!? Era obvio que había una engaña pichanga. Nunca en mi vida ingresé a esa cuenta de mail, no tengo ni el password. Hasta debo tener acumulado spam ofreciendo reventa de entradas para Roxette en la Argentina.
-(...risas...) No se preocupe señor, nos llama al servicio de atención al cliente y nosotros lo guiamos.
-Ah, perdón, me alteré un toque.
-Bien señor, aquí le estoy activando la continuidad del servicio.
-Gracias Jimena.
-Si me aguarda un momento le paso su número de activación
-¿Jimena?
-Si señor?
-Me caes bien.
- ...(risa tímida)...Bien, el número de activación es 542***
-Gracias Jimena... ¿Me vas a volver a llamar?
-(...)
-¿Y?
-La activación ya es efectiva señor, de ahora en adelante, cuando quiera realizar cambios en su plan, usted deberá comunicarse con nosotros.
-(Y dale con "nosotros" ¿Llamo y pregunto por vos?
-Es indistinto señor
-(Ta madre, lo dijo!!)
-(...)
-Bueno Jimena, ¿Eso fue todo?
-Así es señor.
-Bueno... chau entonces.
-Hasta luego señor... y gracias por una charla tan linda.

Ahhh, me enamoré.

2 semanas después...

Y lo previsible sucedió, ni bien comencé a abonar el servicio, la calidad desmejoró notablemente. Horas sin conexión, llamar al servicio técnico y que mientras me dejan en espera, misteriosamente todo se solucione solo... Listo, me doy de baja y aprovecho para desarmar la máquina de una vez y volver a la vida pre-internet-dependiente.
Hay dos formas de dar de baja el servicio de Fibertel. Una es llamando a las puteadas, que te pongan obstáculos y que el trámite dure toda una semana de malos ratos.
La otra es mucho más reconfortante y triunfalista:

Oficinas de Fibertel del microcentro, 3 de la tarde.
-Buenas tardes, vengo a darme de baja
-Bien, ¿tiene la última factura paga?
-Ajá
-Bien, ¿Tiene un documento?
-Acá está. Te juro que el de la foto soy yo.
-Bien... ¿Motivo de la....? Perdón ¿Juan? ¿Vos hiciste el preescolar en el Grand Bourg?
-Nahhhh, no te la puedo!! Eso sólo pasa en las películas y en las publicidades de celulares!
-Jaja, ¿entonces sos vos?
-¿Me vas a decir que me reconocés veinte años después?
-No, me acordé del apellido! (no Pérez, el real aclaro, que es un poco más llamativo)
-Y vos sos...?
-¿No te acordás? Sabrina, la más alta.
-Es verdaddd! Sos! Pero estás más buena!
-Jajaja, siempre el mismo!
-Si, "jaja"

Entre risas y melancolía, servicio de banda ancha cancelado sin ningún inconveniente.
Les dije, hay dos formas de dar de baja el servicio de Fibertel. Una es llamando a las puteadas y comenzar un trámite eterno, la otra es solucionarlo a pura sonrisa en 5 minutos y arreglando para salir esa misma noche con la operadora. Y olé!


----------------------------------


Yo también quiero un negrito de África.
¿Quedan todavía?


----------------------------------


"-Hola, si... queríamos una docena de empanadas ¿Son más caras al horno? Bueno, mandame 6 de carne y el resto surtido... Eh? Noo, perá que con una docena no alcanza, mandame una docena y media... o mejor dos docenas y listo. Bueno, las 6 de carne dejalas como están y que las surtidas sean de jamón y queso y la otra docena toda surtida, ta? No, pará que acá quieren elegir las otras. ¿Hay alguna promoción? Acá me dicen que entre las surtidas haya alguna de choclo. ¿Choclo y humita es lo misno? Entonces de esas mandame 3 o 4 y el resto surtidas, pero que haya alguna de pollo también, fijate vos. ¿Cuánto sería todo? Te pago con $60, si? ¿Tenés cerveza? ¿De que marca? Nahh, dejá que la compro en el kiosco cuando bajo. ¿En cuánto tiempo están las empanadas? Porque ahora salimos pero volvemos al toque, ta bien?"

No me molestaría que los que reciben pedidos de empanadas se conviertan en asesinos seriales.


----------------------------------


La relación que tengamos con nuestros hijos en sus primeros años de vida, dicen que es determinante para su personalidad y conducta de vida. Yo siempre estuve obsesionado con que mi hijo fuera una persona que se destacara en lo suyo, que no pasara desapercibido. Por eso, cada vez que él insistía con un: "mirá papá!" yo no le daba bola, para que tuviera que elaborar nuevas y creativas formas de llamar mi atención. Me preocupé mucho por ser consecuente y cada vez que quería mostrarme un dibujo tonto o una nueva forma ridícula de bailar, yo no le prestaba atención.
Hoy, hace 23 años que no nos hablamos. Pensé que andaba por México o por ahí, pero resultó que estaba en Europa. Ayer, durante un partido de tenis femenino importante, se apareció desnudo en la cancha y bailó delante de todos. La policía lo tapó y lo sacó del estadio. Ahí si lo miré, total, él no se iba a enterar.


----------------------------------


El 4to. día de la Creación, se repartieron las cualidades a las distintas especies. Se formó una fila larguísima y cada una fue eligiendo sus virtudes por orden de llegada.
Pero sucede que los gatos ya habían comprado anticipadas por ticketek.


----------------------------------


Taxista: A esos hay que matarlos contra un paredón!
Pasajero: ...A quiénes?
Taxista: A todos


----------------------------------


Personaje # 7 ( Estudiante de cine )
"No entiendo; Egresé de la escuela de cine más cara que hay, la otra vez fui a un cine-debate sobre Fellini y hasta me compré un par de anteojos de esos con marco grueso y rectangular... ¿Cómo puede ser que aún no haya dirigido ninguna película?"


----------------------------------


Personaje # 23 - ( Adolescente enamoradiza que viaja en colectivo)
Y le dije... y me dijo... y yo le dije... y ahí él me dijo... y yo le dije... entonces él me dijo... y yo le dije... y ahí agarró y me dijo... y yo le dije...


----------------------------------


Teresa me debía el pago por un trabajo que hice hace 6 meses. De entrada hubiera sido más sano resignarme y no acumular esta mezcla de stress y humillación por intentar cobrar; A eso sumale la culpa que sentía sabiendo que estaba a punto de dejarnos para siempre (edad, parkinson, y tantos otros etcéteras). Pero si desde hace unos años decidí no tener más jefes para tener clientes, ahora debería hacerme cargo de los problemas con los clientes... Así que seguí insistiendo.

Hasta que un curioso día, me llama para decirme que finalmente tiene la plata y que está dispuesta a pagarme. (-¿Que tiene la plata? -me pregunto indignado -su perro salchicha tiene peluquero a domicilio una vez por semana! Siempre tuvo la plata) El tema ahora es mantener la frialdad hasta que me pague, después veo.

La llamo a 5 minutos de su casa y confirmo
-Estoy ahí en 5 minutos, está bien Teresa?
-Si Juan, te estoy esperando
(Demasiado fácil viene la mano, no es buen indicio)

Llego, toco el portero eléctrico, espero y nada. Toco de nuevo, espero y nada. Comienza una extraña pero indefinida sospecha. Se me acerca el encargado del edificio con ese ánimo que tienen los encargados de querer enterarse siempre lo que va sucediendo en ¿su? edificio.

-Insistí porque la señora Teresa está seguro, le acabo de llevar las expensas -me alienta.

Insisto pues. Pero nada. La llamo por teléfono y, para alimentar e indefinir aún más la sospecha, me atiende el contestador.

-La puta madre, la vieja se murió 5 minutos antes de pagarme! -grito para adentro.
-Vamos que te acompaño y le golpeamos la puerta -me sugiere el encargado, con más ganas de ser testigo presencial que de ayudarme.
En el ascensor, se ve obligado a sacar conversación y decide llevar el relato al siguiente escalón, al de la morbosidad totalmente blanqueada.
-Encima la señora anda medicada todo el día.
Genial, ya somos cómplices aventureros a punto de vivir lo que será una anécdota para contarle a todo el mundo. Tocamos el timbre y nada. El encargado, especulando ya con su condición de boy-scout frustrado, apoya la oreja en la puerta y con el puño cerrado da 3 golpes. Ahí es cuando suceden esos típicos segundos que en los relatos de suspenso se estiran, que duran años y que dan lugar al temido desenlace de la historia. Pero no, enseguida escuchamos unos pasos femeninos, avejentados y temblorosos que se acercaban a la puerta. Pese a eso, se notaba que el portero mantenía una leve esperanza de que fuera una ilusión y que llegara el momento de tener que tirar la puerta abajo, llamar a la policía y ¿por qué no? fantasear con su momento de fama en Crónica. Pero no, Teresa abrió la puerta y estaba ¿bien? no sé, pero viva al menos.

-Hola Juan
-Hola Teresa
-Le estuvimos tocando el timbre a lo loco señora -participó Rodolfo (ahí me enteré que se llamaba Rodolfo)
-Estaba halando por teléfono, ayy perdonen, pasá juan, pasá.

Y pasé.

A esta altura, lo único que quería era cobrar la plata e irme. Ya no me interesaba ser amable, correcto, ni mucho menos especular con futuros posibles trabajos. Y ahí estaba Teresa y su típica incapacidad para cumplir con su palabra (-Te pago al día siguiente de entregado el trabajo -me decía en su momento) Ahí estaba Teresa mostrándome su departamento nuevo (se muda 2 veces por año), mostrándome cómo el perro salchicha le rompía todo, mostrándome que había decorado el living con un cuadro de no sé qué artista mejicano y ahí estaba yo, exprimiendo lo poco de cordialidad que me quedaba hasta que tuviera la plata en mi mano.

-¿Te debo todo o ya te había pagado una parte juan?
-(Me debés todo y lo sabés!) Me debés todo Teresa.
-¿Te puedo dar un cheque Juan?
-(¿Te puedo ahorcar Teresa?) Prefiero efectivo teniendo en cuenta la espera.
-Dejame ver si tengo algo de plata acá
-(Dejame ver si de acá llego a pegarle una buena patada al perro y estamparlo en el cuadro mejicano) Dale, buscá tranquila.
-Juan, a mi me gustaría ese video volver a editarlo, qué te parece?
-(Teresa, a mi me gustaría que me des la plata y que al toque te de un ataque que te deje postrada en tu cama por lo que te quede de vida y que nunca más me vuelvas a llamar.) Primero saldemos lo que hicimos hasta ahora y después hablamos, qué te parece?
-Sos encantador y muy profesional juan
-(Y vos sos una hija de puta Teresa. Te odio, a vos, a tu perro salchicha y a Rodolfo. Pagame de una puta vez, no la estires más, tenés la plata ahí y no me la querés dar, pagame) Gracias Teresa que lindo piropo.

Busca temblorosa dentro de un sobre, saca la plata, la cuenta de manera confusa y me la dá. No puedo creer que tengo el pago en mi mano. Obviamente, lo único que resta es ver si los billetes son buenos (sé lo que les digo, es capaz de cualquier cosa) Pero ahí mismo me agarra y me lleva de paseo por la casa para seguir mostrándome los últimos cuadros que fue comprando por el mundo. Cada vez que pasamos delante de una dicróica, voy chequeando con carpa los billetes de a uno. Cuando me cae la ficha de que está todo bien, que Teresa me pagó, que la plata es de verdad y que la pesadilla está terminando, llega ese momento que estaba esperando hace tiempo, el momento en el que le voy a decir todo lo que tengo acumulado.

-Teresa
-Si Juan?
-Ehh, me tengo que ir, se me hace tarde.

A las 3 cuadras, todavía con la plata en la mano, paso por un Bachino (que ahora se llama BCN porque está de moda llamarse sólo con consonantes) y decido convertir esa plata que todavía no había incorporado como propia, en ropa. Qué bárbaro, qué fácil que es manejar estados de ánimo cuando hay plata de por medio. Hace una hora quería matar y ahora me siento hermoso.

Pasaron 2 días y la bronca quedó olvidada. Teresa es una mujer muy mayor, muy enferma y ha sufrido desde siempre el abandono de su familia. No quiero volver a tener nada con ella, pero tampoco puedo odiarla de esa manera. En el fondo sé que está buscando afecto.

Suena el teléfono, es Teresa.

-Juaaaan, cómo estás? Tengo un trabajo muy interesante y quería ver si estabas interesado?
-...
-Hola Juan?
-...
-Juan me escuchás?
-...Hola Teresa, acá estoy... De qué se trata el trabajo..?


----------------------------------


En este mismo momento, un taxi traslada un grupo de chicas post-adolescentes-sentimentaloideas, desde un pub de Palermo Hollywood a un boliche en Puerto Madero. También ocurre que un Peugeot 206 azul metalizado, tercera cuota al día, con cuatro muchachos modelos de vida postmoderna-papidependiente en su interior, cruza la avenida Córdoba por Serrano en busca de culos para bocinear.
Son las típicas dos de la mañana de un sábado, y todos los sábados a la madrugada sucede lo mismo: Mientras ellas comparten ropa y maquillaje, y ellos compran puchos y forros; Acá en casa, cuando la única porción de pizza que quedó en la caja ya está fría, tiramos los dados para ver quién empieza poniendo fichas en sus países... Y esta noche, de nuevo tengo el pálpito, el TEG lo gano yo.


----------------------------------


Me preocupa la discriminación, si, pero más me preocupa que la contraoferta sea: "Somos todos iguales".
Eso es peligroso también.


----------------------------------


Lo que en la claridad parece, en la oscuridad desaparece y lo que realmente es, aparece.


----------------------------------


Nadie piensa en vos como vos pensás en vos, nadie; a veces ni vos mismo.


----------------------------------


Todo lo que te interesa está por ahí, en el mundo; y vos, en tu casa.


----------------------------------


Más peligroso que acelerar, es la inercia.


----------------------------------


Cuando decidís plantar una semilla, estás colaborando con el equilibro del universo. Cuando decidís matar una hormiga, también.


----------------------------------


Mañana será hoy.


----------------------------------


Cada dos por tres ocurre, por lo general en fiestas y reuniones familiares, que un despistado levanta una copa de la nada y dice: Salud! Suelo estar muy atento a eso y enseguida, casi antes de que termine de pronunciarlo, finjo un estornudo y le agradezco. No vaya a ser que todos piensen que es un tonto y que vive a destiempo.


----------------------------------


Ser, o ser religioso

(me pongo a pensar que...)
La religión cristiana es un invento que tiene apenas 2000 años. 2000 años en la historia universal no son nada. Antes estuvieron el Imperio Romano, Troya, Egipto... Antes de que el catolicismo nos forzara a seguirlos, hubieron cosas grandes y cuando el catolicismo finalmente se extinga, seguirán sucediendo otras tantas. La religión católica es algo pequeño en la historia, no debería convertirse en un obstáculo en nuestra vida. Recordemos que al nacer no somos religiosos ni creyentes, somos seres puros con deseos de placer, la religión es una imposición y está en nosotros decidir someternos o no.
El amor a Dios radica en su poder para crear vida y resurrección, de allí que el máximo temor de un cristiano sea la muerte y al preocuparte tanto por la muerte es que empezás a verla como algo malo. En lugar de preocuparte por tu libertad, por tus decisiones y por tu felicidad que son cosas que podés resolver en vida, te preocupás por temer a la muerte, insisto, como si fuera algo malo. Todos nos estamos acercando a la muerte y conscientes de ello, le tememos, en lugar de vivr felices hasta que finalmente llegue.

La religión católica nos instala la ridícula idea de que la plenitud existe recién en el más allá, que al morir alcanzamos el paraíso y que no hay nada como ello. Pero claro, para llegar a tal instancia, es necesario cumplir con ciertos trámites en la tierra, trámites encomendados por alguien que de tan existente ni siquiera existe y que de cumplirlos al pie de la letra, nos aseguramos la plenitud en el más allá. Digo, ¿Por qué no decidimos ser felices ahora, en el más acá? Si la felicidad verdadera no es más que una simple decisión? ¿Por qué condenamos la única oportunidad de vivir que nos dieron al sufrimiento? ¿Cómo puede ser que la represión sea el camino a la plenitud? ¿Por qué aceptamos cumplir con mandatos que atentan contra nuestra libertad, contra nuestra felicidad inmediata?
Insisto ¿Por qué no puedo masturbarme, el semen es caro? ¿Por qué no puedo desear a la mujer de mi prójimo? Aunque sea desearla, Dios!

La religión teme a las personas libres, a las personas que deciden. A las personas que son. No quieren que seas, es tan grave como eso. Sólo les servís si te adapatás a sus moldes, el que no se adapta a los moldes sobresale, y la religión siempre estará ahí y se encargará de que sobresalir sea algo malo.


----------------------------------


(cosas que suceden)
¿Nunca probaron sacarle charla a los que llaman a su casa pero con número equivocado? Enseguida se resisten, se asustan.


----------------------------------


(me pongo a pensar que...)
"El trabajo dignifica" es una de las ideas más caras que nos supieron vender. Si gano $500 al mes por atender reclamos de usuarios enojados todo el día, si paso mis días encerrado en un cubículo con un taladro de stress en el oido, perdiendo en cada minuto días de vida, no importa, tengo que sentirme digno, tengo trabajo!
Hoy todo pasa por tener o no trabajo. No importa si te gusta, si te hace bien o si aplasta tu autoestima. Cuando me encuentro con un amigo de hace tiempo, lo único que me pregunta es -¿Y qué estás haciendo che? -Lo único importante es ver si estás ocupando tu tiempo y conviertiéndolo en plata. No importa realmente si sos feliz, sólo importa que trabajes.
Todo apunta a que lo antes posible forme una familia, que esa familia genere gastos, que tenga un trabajo para sostenerla y que uno de los máximos temores que tenga sea el temor a perder el trabajo, y es un temor que me va a tener constantemente amenazado. Mi vida se resume a trabajar para ganar plata y poder sostener una vida en la que es necesario gastar plata todo el tiempo.

Lo lograron, hoy me asusta perder el trabajo, pero aclaro que mucho más me asustan las frases hechas, eso que se dice y repite sin pasarlo por un filtro.

"El trabajo dignifica", lo escucho y me salen ampollas en el cerebro.


----------------------------------


El sistema en el que vivimos es un intento desesperado-organizado por someter a las personas libres y creativas y convertirlas en esclavos de automatismos y costumbres.
Cuando una organización te impone costumbres, está sometiendo tu libertad de crear a la mera repetición de actos estúpidos, y todo lo que uno haga por costumbre, es una evidencia de estupidez.

¿Por qué una persona que nace hoy, tiene que privarse de placeres, sólo por respetar costmbres sociales o religiosas? Durante años, las religiones han sometido adeptos utilizando a los padres y madres de familia como principales cómplices. La idea es atajar al recién nacido e imponerle ideas y dogmas que lo limiten. El sistema, la relgión, no soportan a los seres libres y puros, y cuando nacemos somos eso, seres sin escrúpulos ni limitaciones que no hacemos más que atentar contra las imposiciones religiosas y sociales. Al nacer estamos a favor de la liberación sexual, de la masturbación, del placer a través del cuerpo y los sentidos, y placer, para la religión, es mala palabra.
Nuestros padres son víctimas inconscientes de un sistema que lleva miles de años de organización y que busca asegurarse una continuidad a través de la inocencia de las masas.
Bautizar a un niño es sentenciarlo. Lo mismo que anotarlo en un club de fútbol al nacer o afiliarlo a un partido político. Son todos actos de inseguridad que van en contra de la filosofía misma de la libertad. Es forzarlo a que le guste lo mismo que a vos.

-Si tan bueno es el grupo al que pertenecés, tranquilo! Tu hijo sabrá elegirlo en su momento.

El opuesto de libre no es encerrado, se puede vivir en una habitación de 2x2 y ser libre. El opuesto de libertad es el sometimiento, la libertad es la capacidad que tenemos de elegir, pero educamos a nuestros hijos para que hagan lo que nosotros queremos, no los motivamos a elegir. Elegir es la máxima expresión de libertad y un ser libre nos molesta, si! Incluso nuestros propios hijos. Lamentablemente no somos conscientes de ello y no es algo que hagamos con mala voluntad.
No somos libres y sin quererlo vamos en busca de que nadie lo sea.

Cuando vamos viajando en subte y nos topamos con uno de esos "locos" que ensimismados le cantan a su reflejo en la ventana y se tapan los oídos para escucharse mejor y cantan y mueven su cuerpo no al ritmo del tren sino al de su propio canto, enseguida nos encargamos de categorizarlo como un deficiente, como una persona con menos capacidades que las nuestras. ¿Qué capacidades? La capacidad de ser correctos? Aburridos? Vergonzosos? Infelices? El que canta en el subte es libre! Sólo le importa ser feliz, está cantando desafinado y con eso le alcanza para sentirse pleno.
La discapacidad la tenemos nosotros, no somos capaces de liberarnos. El Stress, los Panic Attack, son todos síntomas de sentirnos encerrados en nuestro propio cuerpo. El Stress no es a causa de una deuda económica, es una muestra de inconformidad con nuestra realidad. Los suicidios no se deben a rupturas amorosas o a crisis financieras, son producto de darnos por vencidos en la lucha interna e inconsciente entre la realidad que nos tocó y la que hubiéramos preferido elegir. Entonces, ¿Qué esperamos para elegirla? Es sólo una decisión!
Pero claro, una decisión así libraría una batalla, y el enemigo es poderoso: Tu familia, tus amigos, tu psicólogo y tu religión forman una conspiración para que todo siga como hasta ahora, para que la comodidad le gane a la inquietud de querer algo mejor. De esa manera todos somos miembros de un grupo y nunca seremos individuos con inquietudes individuales. De esa manera, la iglesia y el sistema, sólo deben responder una sóla pregunta, la de la masa. Imaginate 6.000.000.000 ( 6 mil millones ) de personas con preguntas diferentes, ¿Cómo hacen la iglesia y los gobiernos para responder? ¿Cómo hacen las empresas para satisfasernos a todos? En cambio, en un grupo, las individualidades se promedian, todos queremos más o menos lo mismo, todos tememos más o menos lo mismo y nuestra inquietud por elegir entre una vida u otra, es remplazada por la elección entre un Plasma de 42" o uno de 50".
Pero no te sientas mal, te educaron para eso. Quizás no te acuerdes, pero cuando tenías todavía pocos meses de vida, tu papá, tu mamá y tus tíos, se desesperaban porque aprendieras a hablar ¿Te acordás? Te repetían palabras fáciles para que los imitaras, y cuando aprendiste a hablar, orgulloso querías hablar con todos pero ahora estaban molestos porque hablabas todo el día. Aprendé hablar pero callate! La orden y la contraorden. ¿Y cuando te ayudaban a que dieras tus primeros pasos? Para después pedirte que te quedaras quieto? Aprendé a caminar pero quedate quieto, todo es peligroso para vos! La orden y la contraorden. Desde chico te acostumbran a la frustración, a que no consigas lo que querés, luego de grande te pasás tus días tratando de conseguir cosas, comprando en cuotas, pidiendo préstamos a bancos, algunos incluso robando, pero todo se trata de incorporar cosas y olvidarte de la idea de que quizás vos ya tengas algo en tu interior muy valioso y que oh! casualidad! nadie te puede sacar, y es tu libertad. Te pueden distraer, te pueden confundir con señuelos, pero la libertad está dentro tuyo y lo sabés. Simplemente tenés que preocuparte por que salga a la luz. No hace falta que te pongas a cantar en el subte, podés ser feliz en tu trabajo. La libertad no pasa por irte al sur a vender sahumerios, la libertad pasa por hacer lo que hacés todos los días pero eligiendo hacer eso. Es la diferencia entre ir a la oficina y elegir ir a la oficina. Es sutil, pero radicalmente opuesto. Y en el caso que decidas dejar de ir a la oficina porque sentís que no es para vos, será tu objetivo lograrlo sin hacerte daño por ello. Todo cambio radical es una crisis y las crisis son buenas, pero ante todo son crisis y requieren de fortaleza para pasarlas.
Es importante saber que uno es capaz de elegir lo que quiere, aunque nos hayan acostumbrado a acostumbrarnos, podemos elegir. ¿Te acordás cuando tenías 3 años y estabas jugando con una pelota, que tu papá insistía con que jugaras con los pies pese a que te encantaba lanzarla con la mano? Era tu juego! Era lo que a vos te gustaba hacer! Ya ni cuando jugás te dejan elegir! Pero no es culpa de tus viejos, a ellos les pasó igual. A eso estamos acostumbrados.
Somos animales de costumbres, el problema no son las costumbres cotidianas, esas pueden pasar como simples pérdidas de tiempo, lo grave es cuando nos acostumbramos a cosas importantes, cuando nos acostumbramos a sentir, cuando nos acostumbramos a que nos guste o no la vida que llevamos.
Cuando nos dejamos de preguntar si lo que estamos viviendo es lo que queremos vivir, es que ya nos acostumbramos a vivir, ya dejamos de tomar decisiones, ya dejamos de vivir. Es verdad que las cosas no siempre pueden ser como uno quisiera, pero es importante que nunca nos dejemos de preguntar si así queremos que sean.
El sistema nos tiene miedo, esa es la verdad. Es más fácil controlar a un grupo de personas que a individuos. En el momento en que decidís ser libre, te ponés por encima de todo y empezás a controlar tu vida. Imaginate a toda la humanidad repleta de seres libres, creativos, creadores, felices, improvisando placer... Sería el caos del sistema establecido

-¿Cómo le vendo entretenimiento a una persona que no sé lo que la entretiene? O peor aún, si ya es feliz con lo que tiene! Dios! No puedo vender más felicidad, la gente ya es feliz!

----------------------------------


FIN




Bueno, espero que les guste.
Personalmente, me gusto muchisimo, muy buen blog.
Te hace pensar jaja


Saludos!


Fuente:

http://yojuanperez.blogspot.com/

21 comentarios - Yo, Juan Peréz. - Qué las excepciones sean mayoría!

@PibitoComunista
El blog lo conocia, y lo leia habitualmente, pero no me termina de cerrar la idea de copiarlo integro en un post de T!...
@gabitoooo
No lo lei pero comento por q no se
@ThePerroRecharged
El viernes fui a Rojas por laburo. Ya de madrugada y sin saber cómo, terminé en una estación de tren abandonada en medio de la nada con un pibe gay de 18 años que trataba de convencerme para que tuviéramos sexo.



-Che, ¿Querés que cojamos? -me decía

-No

-¿Y te puedo dar sexo oral?

-No

-¿Y puedo mirarte mientras te masturbás?

-Nahh



Y así por 2 horas. Parecíamos dos nenes caprichosos.



QUE LO PARIO.....
@jucejas
Es un GENIO ese!
@maxiheavy
muy bueno,excelente,me dejo pensando, agregado a favoritos
@fsb89
Juan Perez Presidente
@neogeo30
Gente abran los ojos, lean un poco y aprendan!!! interesante este post!!!
@dicodas
Muy bueno este blog. Lo conoci hoy, y ya lo lei todo. Maestro el tipo este.
@nikobellic
hace rato conocia este blog, hay entradas nuevas. lo agrego a favs por si algun dia cierra el blog
@germo14
muy bueno..primera vez que lo leo.saludos
@santiqwerty
Buen aporte. Lo había visto hace mucho, guarde en favs, y recién ahora vuelvo. Recomendado