Bueno, ante tanto post dando vuelta hablando de lo mismo quisiera decir algo: ¡Si! Las mujeres también podemos quedar atrapadas en la friendzone y yo quede en ella alguna vez.
He aquí mi experiencia

Las mujeres también podemos quedar en la friendzone

Nunca fui popular así que eso tampoco me hacía interesante, al menos que quisieran hablar sobre el último documental en History Channel o Discovery.

Estuve

"Soy romántico, por eso no me da bola nadie" me dijo un día. Seguramente mi cara de gila fue inocultable, pero no me vio ya que fue una conversación "vía facebook".
En mi mente: "Hola si, yo te doy bola, acá estoy, llamame, dedicame canciones cursis, regalame flores..." PEro no dije eso, le pasé un tema de Bruno Mars. Su respuesta fue esté video


link: http://www.youtube.com/watch?v=R2Rm_qFcTME

y mi cara quedo como

friendzone

Pero verdaderamente me di cuenta que me hallaba en la friendzone cuando comenzó a contarme ciertas cosas como:

- "Tengo mucho olor a pata, me saqué las zapatillas y no dan más".
- "Me rasco los testiculos"
-"Sos mi mejor y única amiga"
-"Amistad ante todo"
-"Manuela es la mejor, nunca me falla"

Como si yo fuese un "hombre más". Pero descubrí un nuevo fenómeno: La histeria masculina.

- Le digo: "No se sabe si voy o si vengo" refiriéndome a mi falta de curvas, y me responde: "Pero sos linda, eso te da un poco de pretensión. Acordate de conseguirme alguna amiga". Así que me pregunto: ¿Somos sólo las mujeres las histéricas? Comprobé que no es así, y que es más exasperarte estar ante presencia de un hombre histérico que de una mujer.
-Le digo: "Tengo brackets ahora". Me responde: "Son sexy los brackets. ¿Tenes alguna amiga que tenga brackets?"

miexperiencia

solocomoamigos

Y un sin fin de situaciones como esas. Esta es mi simple experiencia para hacer catarsis en este post aprovechando que "mi amigo" no tiene cuenta en Taringa y para compartirlo con todos los que me siguen y los que no, y hacerles saber que no sólo los hombres quedan atrapados en la friendzone, las mujeres también podemos quedar ahí; a mi me pasa y todavía no puedo salir.