El Ladrón de Gallinas

Cuento de Marcelo Urricaberry



Lo agarraron robando gallinas y lo llevaron a la comisaría. Y allí se establece este diálogo con el comisario:

Cuento - El Ladrón de Gallinas


- ¿Estás de vivo chorrito?....¿querías comer sin laburar?... ¡¡¡a la cárcel,carajo!!!
- No era para mí. Era para vender...

ladron


- ¡¡¡Peor... Venta de artículo robado!, competencia desleal con el comercio establecido!!!
¡¡¡Atorrante, malviviente!!!
- Pero yo vendía más caro...
- ¿Más caro???
- Sí, hice correr el rumor de que las gallinas del gallinero estaban infectadas y las mías no...

politica


- ¡¡¡Sos un desfachatado...!!! (Ya había un cierto respeto en el tono de voz del comisario)
¡¡¡ Mirá si te agarra el dueño del gallinero...!!!
- Ya me agarró. Hice un trato con él. Me comprometí a no correr más rumores sobre sus gallinas y él se comprometió a aumentar los precios de sus productos para que queden iguales a los míos. E invitamos a otros dueños de criaderos de pollos a entrar en el esquema y formamos un oligopolio.

gallina


- ¿Y qué hace usted, Señor, con las ganancias del negocio?
- Especulo con dólares. Invierto alguna cosa en el tráfico de drogas. Compré algunos diputados; dos o tres ministros; conseguí exclusividad en el suministro de pollos y huevos para el programa de alimentación del gobierno... ¡y por supuesto que sobrefacturo los precios!

congreso


El comisario le sirvió un cafecito y le preguntó:
- Licenciado, no se ofenda, pero con todo eso... ¿usted no es millonario?
- ¿Millonario? ¡¡¡Billonario!!! Sin contar lo que evado del IVA y lo que tengo por las dudas depositado ilegalmente en el exterior.

Cuento - El Ladrón de Gallinas


- Y con todo eso , ¿igual continúa robando gallinas, Doctor ?
- Y a veces... usted sabe cómo es esto...
- No. La verdad, Excelencia, es que no lo sé. Por favor explíqueme.
- Es que en todas esas actividades mías no siento la sensación de peligro, de estar haciendo una cosa prohibida, la inminencia del castigo. Sólo robando gallinas yo me siento realmente un ladrón, y eso es realmente excitante. Como ahora. ¡¡¡Fui preso!!! ¡¡¡Finalmente voy en cana!!! Es una experiencia que no se puede comprar.

ladron


- Pero... ¿cómo dice eso, Excelencia?... ¡¡De ninguna manera, usted no va preso!!
- ¡Pero si me agarraron in fraganti, saltando la cerca del gallinero!!
- Sí, pero eso es algo primario, además y con esos antecedentes...
¡¡¡Usted... usted debe ir al Congreso!!!

politica


Cualquier semejanza con la realidad... (complete usted)