30 Chistes para morirte de la risa y algo más (1ra parte)


10 CHISTES DE 3 DIFERENTES CATEGORIAS

Si andan buscando de otras categorias solo diganme y los pondre en la segunda parte






Borrachos


Era una vez dos borrachos que se acuestan a dormir en una litera, y el borracho que está en la parte de arriba de la litera antes de dormirse comienza a rezar:
Con Dios me acuesto, con Dios me levanto, la Virgen María, y el Espíritu Santo. En eso se cae la litera y el borracho que está en la parte de abajo dice:
¿Vistes? ¡Eso pasa por estar durmiendo con tanta gente!



Estaba un borracho en una esquina, cuando una mujer pasa caminando, el borracho la observa y le dice:
¡Adiós fea!
La mujer indignada se da media vuelta y le dice:
¡Borracho!
El borracho con una sonrisa le dice:
Sí, pero a mí, mañana se me pasa.


Erase una vez, un borracho que abordó un autobús en el que viajaba mucha gente, y parándose en el pasillo del autobús, procedió a decir:
Los de la derecha son unos tarados, los de la izquierda son unos idiotas, los de atrás son unos imbéciles y los de enfrente son unos estúpidos. Cuando escuchó eso el conductor, freno sorpresivamente, y toda la gente cayó al piso, incluyendo al borracho, y muy enojado el chofer tomó al borracho por el cuello y le preguntó:
¡Ahora sí, dime, ¿Quiénes son unos tarados, unos idiotas, unos imbéciles y unos estúpidos?
Y el borracho contestó:
Ya ni sé, ¡Están todos revueltos!


El borracho que llega tarde en la noche a su propia casa y empieza a gritar:
Reinita, ábreme la puerta que le traigo flores a la mujer más linda.
La mujer baja corriendo y abre la puerta y dice:
¿Dónde están las flores?
El borrachito contesta:
A ver, y dónde está la mujer más linda.


Iba caminando por la calle un borrachito y se encuentra con su compadre, y éste al ver que el borrachito tenía las orejas a carne viva le pregunta:
Pero, ¿qué te ha pasado compadre?
Es que a mi esposa se le ocurrió dejar la plancha prendida, y sonó el teléfono y agarré la plancha por equivocación.
Pero, ¿y la otra? Y el borrachito le contesta:
El maldito imbécil volvió a llamar.


Estaban dos borrachitos en un bar cuando ya estaba por cerrar.
Oye cumpa, ¿por qué no vamos a mi casa para seguir chupando?
No, mejor vamos a la mía que es aquí cerquita.
No cumpa, la mía es más cerquita.
A ver, vamos, a ver cuál es más cerca.
Y se van, llegando a la esquina se detienen y uno le dice al otro:
Ya llegamos cumpa, está es mi casa.
Y el otro le dice:
No puede ser cumpa, ésta es mi casa.
No te creo, es la mía.
A ver, tocaremos la puerta así sabremos de quién es.
Tocan la puerta, sale la dueña, y les dice;
¡Que bonito, que bonito, padre e hijo borrachos!


Un par de borrachos caminaban por la banqueta, cuando pasa junto a ellos una señora gorda muy gorda, y uno de ellos le dice al otro:
¡Mira, ahí va un tanque!
La señora lo escuchó y le soltó un bolsazo en la boca, y el otro agrega:
¡Y es de guerra!


Este era un hombre que cada vez que se emborrachaba se convertía en un "busca pleito". Esa noche entra a la barra y dice:
¡Todos los que están al lado izquierdo de la barra, son unos ESTÚPIDOS, Y los que están al lado derecho son unos IMBÉCILES!
Sale un hombre del lado izquierdo y le dice enfurecido:
¡Un momentito, que yo no soy ningún estúpido!
El borracho le contesta:
¡Pues muévete a la derecha, IMBÉCIL!



Un niño le pregunta a su padre muy interesado.
Papá, ¿Cómo se sabe que una persona está borracha?
Pues fácil hijo, ¿Ves esos dos hombres que vienen por ahí? ¡Si yo estuviera borracho vería cuatro!
Papá, ¡Si solo viene uno!



Hay un borracho frente a la playa y grita desesperadamente:
¡Una ballena, una ballena!
Y todas las personas salen de la playa, luego viene el salvavidas, y pregunta:
¿Dónde, dónde está la ballena?
Y el borracho le dice:
No chico, es que se me cayeron dos botellas de ron, ¡Y una va llena!


Doctor


- Doctor, ¿Ud. cree que podré vivir 40 años más?
- Depende.¿Ud parrandea con sus amigos?
No, doctor.
- ¿Bebe?
No, doctor.
-¿Fuma?
No, Doctor.
-¿Tiene pareja?
No, Doctor.
- ¿Sale con amigas de farra?
No Doctor.

¿Y para qué carajo quiere Ud. vivir 40 años más?


llega una viejita con el doctor y le dice:
Mire doctor, tengo este problema de que me echo muchos gases, auque no me preocupa mucho porque no huelen ni se oyen, por ejemplo ahorita me he echado como 20 y usted ni se ha dado cuenta. ¿Qué puedo hacer?
El doctor le dice:
Tómese estas pastillas y en una semana regresa.
A la semana siguiente llega la viejita y le dice al doctor:
Oiga doctor, ¿Qué me dio que ahora mis gases ya huelen, y muuuy feo?
El doctor le dice:
Muy bien, el problema de la sinusitis está resuelto, ahora trabajaremos en su oído.


Se encuentra el paciente tendido en la cama, en la misma pieza se encuentra su médico, abogado, esposa, y sus hijos. Todos ellos esperando el suspiro final, cuando de repente el paciente se sienta, mira a su alrededor y dice:
Asesinos, ladrones, mal agradecidos, y sinvergüenzas, y se vuelve acostar.
El doctor un poco confundido dice:
Yo creo que está mejorando.
¿Por qué lo dice doctor?, pregunta la esposa.
Porque nos ha reconocido a todos.


Llega un señor al doctor y le dice:
Doctor, fíjese que ya estoy harto porque siempre que me duermo sueño que un duendecillo me pregunta, ¿ya hiciste pipí? Y como no he hecho me hago pipí.
A lo que el doctor le reponde:
Mire, vamos a hacer esto, antes de dormir haga toda la pipí que pueda y después se va a dormir.
El señor se va muy contento a su casa, y cuando llega la hora de dormir hace toda la pipí que puede y luego se va a dormir, cuando está soñando se le aparece el duendecillo y le pregunta:
¿Ya hiciste pipí?
Y el hombre contesta:
Sí, ya hice.
¿Y popó?



Un hombre llega al doctor y le dice:
Doctor, tengo un problema muy grave, me tiro pedos que no huelen.
A ver, tírese uno, responde el doctor.
Se lo tira y dice el doctor:
Es grave, ¡Hay que operarle cuanto antes de la nariz!


Una madre da a luz a su bebé. Cuando está recuperada el doctor le dice:
Su hijo está bien, pero le tuvimos que poner oxígeno.
Y la madre responde:
¡Que pena, yo quería ponerle Francisco!


Una monja que tenía hipo, va al médico y le dice al doctor:
Oiga doctor, tengo un hipo que no se me va.
Empieza el doctor a analizarla y le dice:
Usted está embarazada.
Se va la monja al convento y lo cuenta. Al día siguiente va la madre
superiora y le dice al doctor:
Pero, ¿Cómo le ha dicho eso a la monja?
Y le dice el doctor:
Si era para darle un susto, para quitarle el hipo.
Y dice la monja:
¡Pues el que se ha dado un susto es el obispo, que se ha tirado desde la torre!


Había un señor que estaba asustado, porque tenía pelos por todas partes de una forma descomunal. Entonces va donde un doctor y le dice:
Doctor, doctor, ¿Qué padezco doctor, qué padezco?
Y el doctor le dice:
¡Padeces un osito!


Iba por la carretera un señor y su sobrino, de pronto pasa un burrito y al esquivarlo se estrella contra un árbol. El señor y su sobrino son llevados en ambulancia a la clínica más cercana.
Luego de tres días se despierta el señor y lo primero que dice es:
Dígame la verdad doctor, ¿cómo está mi sobrino?
Lamentamos informarle que nunca más podrá tocarle las orejitas a su sobrino.
¡Oh no! ¿Perdió las dos orejas, doctor?
No, usted perdió los dos brazos.


-Doctor, no he notado mejoría con el tratamiento que me dio.
-Pero, ¿se ha tomado el jarabe que le receté?
-¿Cómo me lo voy a tomar, si en el frasco dice consérvese bien cerrado?


Suegra


Martín estaba trabajando, cuando su jefe le pregunta:
¿No va a ir al velorio de su suegra?
Y él le dice:
No jefe, primero el trabajo, después la diversión.


Un señor está triste y le dice un amigo:
Oye, ¿Qué te pasa?
Y le contesta:
Es que casi atropello a mi suegra.
Y el amigo le dice:
¿Qué pasó? ¿Te falló el freno?
No, ¡El acelerador!


Una pareja de esposos discutía, y el marido dice:
¡Es que tu mamá tiene la culpa de todo!
La esposa responde:
Sí, ya sé que tu no quieres a mi mamá.
¿Quién dice que no quiero a tu madre, si yo la quiero igual que a la cerveza.
La esposa, conocedora de la pasión de su cónyuge por la cerveza, le dice con tono de interrogación:
¿Tu quieres a mi mamá igual que a la cerveza?
Sí, quiero a tu madre como a la cerveza, porque la quiero fría, con la boca abierta y echando espuma.


Una suegra que era bien metiche, pero metiche, metiche, se murió, y en su tumba le pusieron este mensaje: "Aquí descansa ella, y en la casa descansamos todos".


Iban dos tipos hablando un día y le dice uno a otro:
Vieras que ayer iba yo caminando con mi suegra por el parque. En eso, aparecieron dos tipos y se le fueron encima a ella. La golpeaban como animales.
El otro preguntó:
¿Y vos qué hiciste?
Pues me aparté, ¿Qué más iba a hacer?
¿Y por qué no te metiste?
Ah, no, ya era un abuso pegarle entre tres.


Venía el marido de Lola muy triste y la esposa le pregunta:
¿Por qué vienes tan triste?
Y él le contesta:
Es que se le murió la suegra a mi compadre.
¿Y por eso te pones triste?
¡Sí, es que todos tienen suerte menos yo!


En una ocasión había muchas personas reunidas en una casa y pasó por aquel lugar un conocido de la familia y preguntó...
- ¿Qué pasó compadre?... ¿murió alguien?
- Si, mi burro mató a mi suegra de una patada.
- ¿Y toda esa gente conocía a tu suegra?
- No... ¡Vinieron a comprar el burro!



Un día no muy común de visita, a la casa de la suegra llegó el yerno, entonces la señora le preguntó:
¿Y tú, qué estás haciendo aquí?
Y él le contestó:
Es que me peleé con su hija y me mandó al infierno.



Un señor llega a su casa después de visitar a la suegra en el hospital, y le dice a su mujer:
Tu madre se viene a vivir con nosotros.
¿Por qué dices eso? Le pregunta su mujer.
Porque ha dicho el médico que esperemos lo peor.


Va corriendo el marido a la cocina donde se encuentra su esposa, y le dice:
Mi amor, mi amor, hace media hora que tu mamá se cayó de la azotea.
La esposa disgustada le dice:
¿Por qué me avisas a esta hora?
Es que de la risa, recién ahora puedo hablar.


Videos











































Fuente: www.chistes.com