Insultar con elegancia y sentido del humor


En muchas ocasiones, sobre todo cuando no estamos de muy buen humor, nos gustaría dedicar unas “bonitas palabras” a alguien, pero sin que nuestro vocabulario sea excesivamente feo. En resumidas cuentas, lo que nos gustaría es insultar de una forma original pero sin perder la elegancia.

Para ello, os propongo una pequeña lista de insultos originales y con sentido del humor. Como sucede con todo en la vida, hay algunos que son más divertidos que otros, pero al fin sirven para lo mismo.


* Eres la mejor prueba de que Dios realmente tiene sentido del humor.
* Me eres tan indiferente que no he tenido tiempo para olvidarte.
* Dime como te llamas para poder poner nombre a mis pesadillas.
* Si la ignorancia fuese oro, te convertirías en el mayor tesoro.
* Deberías poner a trabajar la única neurona que te queda.
* Tesoro, ¿por qué no buscas alguien que te entierre?
* La mona aunque se vista de seda, mona se queda.
* Eres mas simple que el mecanismo de un chupete.
* Hay días tontos y tontos todos los días.
* Te diferencias de los caballos en una sola neurona, lo justo como para no cagarte en los desfiles.
* Te tendrían que dar dos medallas, una por corto y otra por si la pierdes.
* Tienes menos luces que un cayuco.
* Te bautizaron en una plaza de toros y con camiones de riego.
* Eres mas inútil que un teclado sin Intro.
* Las fotos en las que sales tienen miedo a revelarse.


Estoy seguro de que dedicarás algunas de estas bonitas palabras a quien se las haya merecido.