Muchas veces me han preguntado: El hombre… ¿desciende del mono? Chistes aparte (sería muy obvio escribir respuestas como “nooo… como mucho descenderá del árbol pero del mono no creo…” ) es una duda casi existencial.Han quemado más de uno por blasfemar preguntándose cosas como la que escribí un poco más arriba. De hecho, a un antepasado mío lo quemaron pero jugando al “Quemado”. A otro también lo quemaron cuando le contaron a una muchacha que él tenía intenciones para con ella.

El tema de la descendencia de los primates data de hace mucho mucho tiempo. La discusión es, incluso, más vieja que la del huevo y la gallina (que nos ocupará en algún otro momento). La gente no sabe si se juega por la discursiva de Darwin o sigue los lineamientos de las sagradas escrituras.

Que cosa llamar a esas escrituras “sagradas”. Yo llamo “sagradas escrituras” a las escrituras de mi departamento. Creame que si pierdo los documentos que validan mi pertenencia me puedo llegar a morir. El otro día, haciendo orden, pensé que las había perdido y cuando las encontré me puse a llorar sobre la carpeta con el rótulo “Inmobiliaria Gasconete”. Más sagrado que eso, querido lector, échele agua.

La cuestión es que he conseguido un documento que demuestra que el señor Darwin tenía razón. Que no era un paspado que se puso a decir bobadas sin fundamento. Tengo testimonios que dejan totalmente en claro que Charles la sabía lunga.

Le pido, queridísimo amigo lector, que preste atención a lo que va a ver a continuación porque después de ver lo que verá no le cabrá ninguna duda sobre el origen de nuestra especie. Descubrirá lo que tantos años de persecución no pudieron callar. Comprenderá que, con estas pruebas irrefutables, el hombre definitivamente desciende del mono. Que los bichos esos son la raíz de nuestra civilización. Que sus costumbres son nuestras costumbres.

¿No me cree? Vea sino:
el hombre si desciende del mono
evolucion

¿Le cabe alguna duda? Incluso le digo más. Creo que ellos están un escalón más arriba que nosotros. Que, en la bajada descendente, los hombres hemos perdido algo. Observe:

el mono

Me despido porque me acalambré los homóplatos intentándolo…