"Esto es increíble. Metemos seis goles y perdemos", resumió el técnico del Hannover alemán, Andreas Bergmann, el partido más curioso de la decimosexta fecha de la Bundesliga, en el que el Hannover se marcó tres goles en propia meta y perdió con el Mönchengladbach por 5-3.

El defensa tunecino Karim Haggui, con un doblete, y su compañero en la zaga Constant Djapka enviaron tres balones a su propia red y convirtieron al Hannover en el primer equipo de la historia de la Liga alemana en sufrir tres autogoles en un choque.

"Tuve que reírme después del segundo gol en contra porque todo era tan irreal", se justificó Haggui después del encuentro. "Es un partido que no olvidaré fácilmente. Estaba sentado ahí, sin podérmelo creer y no le encontré una explicación", dijo su entrenador.

El drama comenzó en el minuto 15, cuando el arquero Florian Fromlowitz despejó un balón que rebotó en Haggui y entró en su propia red. El marfileño Djapka también dio con el arco propio con un tiro elevado a una distancia de 25 metros tras el descanso.

"¿Qué puedo decir después de un partido como éste? Dos autogoles en un partido es algo que duele", dijo Haggui.

El tunecino se une al legendario Franz Beckenbauer y a otros cuatro jugadores que anotaron dos autogoles en un partido, pero nunca se habían tres en 90 minutos.

El Hannover, que el mes pasado vivió la tragedia del suicidio de su portero Robert Enke, lleva cinco partidos sin ganar y se desliza lentamente hacia la zona inferior de la tabla.