Historias de aparecidos


Historias de aparecidos


Hoy les traigo una serie de historias de fantasmas, de aparecidos, de no vivos... Estas historias son reales algunas y otras producto de lo que se conoce como leyendas urbanas. Así que apaguen las luces(no apaguen el monitor) y procedan a leer, y tengan cuidado de sus espaldas muajajajaja (risa malevola) porque estar mucho tiempo sentado frente a la pc les puede traer problemas lumbares.

Fantasmas


La Llorona de General Madariaga

La história de la llorona tiene su origen en méjico. Se dice que se trababa de una mujer indigena (o indigente, no lei bien lo que decia en wikipedia) que tuvo tres hijos con un caballero(o caballo) español, pero este no la reconocía como su mujer e inclusive se termino casando con otra. ¿Qué hizo la muchacha cuando se enteró? Lo que cualquier persona haría: ahogó a sus tres hijos en el rio y luego cuando se dió cuenta de lo que había hecho se suicido. Desde entonces, el espiritu de esta dama ronda sin rumbo por las noches, llorando a los gritos, desesperando por sus hijos muertos, asesinados por ella misma.

Ahora bien, la llorona no es solo patrimonio méjicano. Ya que por estos lados muchos dicen haberla visto o al menos oido. En la ciudad de General Madariaga, en la provincia de Buenos Aires una llorona (al parecer hay muchas) aterrorizaba a los jóvenes que salian de los boliches. Según testigos vestia de blanco y emitía gritos y llantos desgarradores, y a veces perseguía a los asustados pubertos.

Ciertos pobladores preocupados tomaron cartas en el asunto. Se hicieron de un par de palos y salieron a la madrugada en busca de la llorona ¿Servirian a caso los palos contra un espectro?... Pues bien, la encontraron, y a la orden de "a darle" todos embistieron contra la sufriente mujer... Luego de amasijarla, se dieron cuenta de que era un tipo, vestido con ropas de mujer y que aparentemente disfrutaba de asustar jovenzuelos o de vestirse de mujer.

Conclusión: La lloroná de la ciudad de Madariaga no volvió a asustar más. Mitad porque quedó renga de la paliza que le dieron. Sigue llorando, pero porque cuando pisa le duele un poco la rodilla. Hace poco se hizo unas placas y paraece que la tienen que operar. Y en el hospital público ¡BUAAAAAAAAAAA!

historias


El árbitro fantasma de San Miguel

En el partido de San Miguel, provincia de Bueno Aires, asolan ciertos personajes terroríficos, y no lo digo solo por su ex intentdente Aldo Rico... Sino por un personaje espeluznante que aparece por las noches. Se tratá de un referí (o al menos lleva las vestimentas de este) y se lo puede ver vagar por las calles a altas horas de la noche. Muchos dicen que se trata de Erberto Baldemiro, arbitro del ascenso que murió en un enfrentamiento entre San Miguel FC y Deportivo Armenio, cuando un hincha enardecido le tiro con un adoquin con clavos oxidados pegados en la superficie.

Cuentan lugareños que fueron corridos por este espectro arbritral pero nunca fueron alcanzados... Sin embargo el ciudadano Jorge Altamirano no tuvo la misma suerte, el fantasma lo corrió durante cuadras y finalmente lo alcanzó. Altamirano no paraba de temblar y un sudor frio recorria su espalda. El referato metió mano en uno de sus bolsillos y la victima cerró los ojos pensando en lo peor (no se que es lo peor que puede hacerte un fantasma además de asustarte, pero asi cuenta la crónica), entonces sacó una tarjeta roja se la mostró a Altamirano, anotó su nombre y desapareció... Altarmirano luego de unos minutos se le pasó el julepe, sonrió y siguió el camino a su casa. Al otro dia su historia fué tapa de todos los diarios sensacionalistas.

Pero aquí no termina este relato, falta quizas la parte más aterradora. Cuarenta años más tarde Altamirano que ya tenia 80, tuvo un ataque cardíaco y murió. Sin duda su muerte esta asociada al hecho de haber sido anotado en la libreta maldita de referí fantasma.

miedo


El Colectivo infernal de Paraná


En las noches de Paraná, capital de Entre Rios suceden cosas muy extrañas. No se ve casi gente por la calle y hay tan poco restauranes que es imposible encontrar una mesa pa' comerse una doble de muzarella... Amén de ello, hay algo todavía más aterrador. Testigos que les tocó deambular en noches sin luna cuentan haber visto pasar un colectivo de la linea 3 Mariano Moreno envuelto en llamas, pero con tanta rapidez, que no saben si fue real su visión o fue producto del consumo excesivo de mate o vino barato o ambos.

El nativo Raúl Gervasio sin embargo dice saber como invocar a dicho colectivo e incluso subirse. Según sus palabras:

"Estaba una noche volviendo de lo de mi novia y no tenía plata para el taxi, porque como no encontrabamos restaurante nos metimos en uno que nos costo un hu... ojo de la cara. Eran las tres de la mañana y sabía que no había colectivos. Sin embargo una intuición me llevó a esperar en la garita de Fraternidad y Soler al 3.

En ese momento veo una luz roja y amarilla. Como un cuerpo en llamas que se acerca a toda velocidad. Era un 3 efectivamente. Pero el 3 más extraño que había visto, no por estar en llamas, sino porque estaba en mejores condiciones que el resto. Era tanto el sueño que tenía que decidí subir de todas maneras. El chofer era un espectro, se podía ver a través de su cuerpo. Llevaba un gorro de los conductores de antes, una banderín de boca, y la palanca de cambio con una de esas bolas tranparentes que tenia encapsulado un tridente rojo.

Monedas le dije y puse dos pesos en la máquina expendedora... esta emitió un ticket que decía "No bajarás nunca más, vagaras eternamente en este colectivo del infierno , tu alma penará por siempre junto con el chofer, no abrir la ventanilla en invierno, ni sacar los brazos... ah y la máquina no da cambio. Lo sentimos"... lamente los 25 centavos que me perdí, pero más luego me empezé a preocupar por lo de la eternidad ahí arriba. Corrí hacía la puerta trasera y no tenía timbre, grite, implore, más luego me resigne a pasar la eternidad ahí. El colectivo iba a toda velocidad. Los asientos ardían así que no podía sentarme... le pregunté al chofer si sabía como había salido Boca - Deportivo Español y me señaló un cartel que rezaba "No hablar con el chofer".

Ibamos llegando a mi destino y de repente tuve una idea, que quizas funcionara. Recordé como en antaño se paraban los colectivos y grite ¡Parada! el espectral chofer respondió socarronamente "¡La tengo!" y la puerta trasera se abrió. Desde ese día siempre llevo plata para el taxi."



Terrorífico ¿No?.

Bueno eso fué todo por el momento. Pero prometo entregarles más crónicas fantasmales. De esas que paralizan el corazón como las que acaban de oir. Hasta luego.


Fuente:
http://lamadrigueradelalaucha.blogspot.com/2009/12/historias-de-aparecidos.html