Bueno antes de empezar quiero que sepan que este post en meramente informativo......

¿Qué mujer no ha dicho alguna vez en la vida: "¡Quiero un chongo!"? Según encuestas recientes 9 de cada 10 mujeres alguna vez dijeron: "¡Quiero un chongo!", en cambio, la restante dice permanentemente "¡Quiero dos, o más, chongos!".


a continuación algunos egemplos gráficos.

Ser un Chongo hoy!!! Aclaramos todas tus Dudas!
sexualidad
esto se respalda con el infaltable mechardising!!!

relaciones

humor

de que epoca son los chongos?


El chongo no es una tribu urbana, es más bien una subespecie dentro de la especie humana. Chongos siempre existieron. Existen desde la época de las cavernas. Cada vez que un hombre se ausentó varios días de su casa, los servicios del chongo fueron requeridos.

el

Este es un chongo de esas epocas
Sexo


Ellos estan a la horden del dia/noche, no les molestan las horas extras, no tienen vacaciones ni feriados el gremio del pirat... es mas ni reclaman blanqueo salarial.
a continuancion un chongo instructor (ya retirado y como no tiene aportes)

a

Según la sabiduría popular, un chongo es un juguete sexual humano que presta sus servicios a personas necesitadas de sexo. Pero esta definición es algo simplista. En estos tiempos modernos a bajado el consumo de chongos al paso por su ahora enemigo de competencia directa. Llamado en la comunidad chonguista "Ese q tiene pilas" *aclaramos que dicha comunidad es usada muchas veces de grupo de apollo.

chica

y una foto filtrada de una de esas encuentros de la comunidad chonguista (se hace una vez por cuatrimestre)

sex

Para ententer al chongo hay que revisar un poco la historia. Los servicios del chongo siempre fueron requeridos, en la época de las cavernas, cuando el hombre se iba por largos períodos de caza; en la edad media, durante las cruzadas; en la época de la conquista, cada vez que se iba a explorar las americas; las guerras mundiales fueron un festín para el chongo. Luego de la segunda guerra mundial, el chongo entra en un período de decadencia, el hombre, bien macho dejaba poco el hogar y sus servicios no fueron requeridos; en la década del 60 el chongo profesional pasó su momento más nefasto cuando surge el amor libre, ¿Quién quiere un chongo cuando todos lo hacen con todos y gratis?. Finalmente, hace ya un siglo, en la década de los 90's aparece el hombre metrosexual. Muchas mujeres y algunos no muy hombres derramaron lágrimas de emoción: ¡Por fin un hombre con el sexo de un metro!!! pero no, no se trataba de eso la cosa. El macho se amariconó, empezó a practicar step, ponerse cremitas en la cara, hacerse la depilación definitiva, etc. Como todo, tiende a empeorar, mientras hombre y mujer peleaban por utilizar la misma máscara de barro, la mujer dice "¡Basta!" y corrió a comprarse un consolador. Todo seguía bien, para todos menos para el chongo, hasta que la producción de consoladores comenzó a llegar a volúmenes insospechados. Cómo los materiales con que se hacen los consoladores son contaminantes, este aumento del nivel de contaminación provocó que el pacto de Kioto limitara la fabricación de consoladores a niveles mucho más bajos que lo requerido por la demanda de esos aparatos. Por suerte, la moda es sabia y en escena aparece Nacha Guevara diciendo: "Este cuerpito, lo conseguí haciendo yoga y comiendo lechuga". Este comentario, aparentemente inocente, desató que la población se vuelque a la onda natural. Las zanahorias y los pepinos, si bien eran naturales, no eran un buen reemplazo para el ya mencionado adminículo, y se buscó un reemplazo más satisfactorio: "El chongo". Que volvió siendo la alternativa verde del consolador. Con los niveles de contaminación regresando a valores normales, se decreta el 7 de mayo como día internacional del chongo, para celebrarlo se estrena la película "The chongo return".

cosa

El chongo no se hace, se nace


objeto sexual

Muchas personas intentan ser chongos y fracasan estrepitosamente en su intento, para ser chongo hace falta algo más que vocación, la genética te tiene que ayudar, si tu gen de chongo no está activo, no serás un buen chongo. Cuando nace un chongo se nota fehacientemente. Todas las enfermeras del hospital dicen "A la mierda... que pedazo de... ", eso ya te define. Si no te pasa eso, ya fue. Ni lo intentés, no tenés el gen del chongo.

ella

El chongo es un ser orgulloso, con mucho respeto por sí mismo. No tiene un himno propio pero sí prefiere conjugar un verbo por sobre los otros: "Empomar". Preste atención a la conjugación de este verbo irregular:

Yo empomo (a todas la mujeres)
Tú no empomás (pero eres cornudo)
Él no empoma (es impotente)
Nosotros nos empomamos (a todas todas las mujeres)
Vosotros sois cornudos
Ellos son impotentes

Películas favoritas de un chongo


- El chongo I, II, III y IV
- Chongo mirando al sudeste
- ¿Donde estás chongo de mi vida que no te puedo encontrar?
- Eterno resplandor de una mente sin chongo
- Alien vs el congo
- Los caza chongos
- Un chongo suelto en Hollywood I, II y III
- Chongo y rechongo

Tipos de chongo

Nuestra amiga Rosalinda Piernabierta, autora del libro "Los 1000 chongos de Rosalinda" nos habla de los diversos tipos de chongos:

a- Chongo rosa: Este chongo no atiende a mujeres, es un especialista en varones a quienes ya no les gusta la empanadilla sino el chori.

chongo

y dejan souvenirs

objeto


b- Chongo ambidiestro: Le da todo lo mismo, hombres mujeres, lo que sea, hoy come aquí, mañana come allá. Está todo bien.

c- Chonguito: Este no es un verdadero chongo, no tiene el gen. Es pura vocación, siempre va al frente y no le hace asco a nada. A veces decepciona pero más vale saber usarla que tenerla grande y tonta...

d- Chongo Televisivo: Este es un pelotud* que se cree muy vivo, dice empomarse a toda buena hembra que aparece en la tele pero en realidad es impotente de tanto consumir anabólicos.

e- Amateur: Este está en etapa de aprendizaje, lo hace más por deporte que por profesión. Tiene la ilusión conseguir una relación duradera, o al menos alguna relación, en síntesis es un fracasado que no sirve para nada. Cuando pesca una mujer, paga el café, la cena, el telo, a la mujer y todo lo demás. Es un pelotud* que paga y paga. A la hora de los papeles ni se le para, pero al menos pagó todo.

f- Chongo barrial: Este chongo pulula por los barrios, generalmente tiene una segunda profesión que le sirve para ocultar su condición de chongo, puede que se haga pasar por sodero, gasista, electricista, etc. Atiende a doña rosa en su propia casa. Todos los días efectúa cuatro o cinco consultas a domicilio.

g- Chongo express: A este chongo te lo encontrás de casualidad, cruzás un par de miradas y te lo empomás en el momento, por lo general te tirás un rapidín y seguís. En muy raras ocasiones lo volvés a ver.

h- Chongo de oficina: En todas las oficinas podés encontrar un chongo. Es muy útil para tirarte un rapidín ya sea en la sala de fotocopiado, en el baño o en el archivo. Todos los días un toque para recargar energía y seguir con el día de trabajo.

hombre y mujer


Ser un Chongo hoy!!! Aclaramos todas tus Dudas!

Las mujeres y el chongo

Toda mujer en algún momento se encuentra en la disyuntiva sobre si usar un chongo o no. Así le pasó a Patricia Shakespeare, hija del primo, de un sobrino, de un hermano de un tipo que tenía el mismo apellido que William Shakespeare, cuando dijo: "Chongo or not chongo". Pero guarda, no es tan fácil, no se trata de conseguir un chongo sin más ni más. Así nos lo cuenta nuestra amiga Generosa D'elorto, experta en chongos. Su larga trayectoria utilizando chongos la habilita para dar algunos consejos:

- El chongo es descartable: Lo usas y lo tiras. Después de un tiempo, usar siempre la misma talla aburre, lo dejás y te buscás otro.

- Nunca te dejes objetos personales en la casa del chongo: Si el chongo no es un profesional, pensará que quieres instalarte con él y no podrás sacartelo de encima; si el chongo es un profesional pensará que quieres instalarte con él y te echará fly.

-No te pongas sentimental con el chongo: No le cuentes tus problemas, no llores sobre su hombro, no sientas simpatía por él, es sólo un chongo. Si el chongo se pone sentimental cambia de tema o mejor huye... Si el chongo se pone celoso, reemplazalo por otro sin sentimientos.. No lo humanizes.

- Nunca le des explicaciones: Es un chongo, no tenés nada que explicarle, no le interesa, tampoco le pidas explicaciones, sólo está ahí para tener sexo.

- No lo extrañes: en todo caso extraña su miembro viril. El chongo es sólo un portaobjeto.

- Las fechas no importan: No hay fechas importantes con el chongo, ni cumpleaños, ni aniversarios, ni nada, es sólo un chongo. La única fecha importante es la de tu próxima cita con él. Cuando te vas de viaje no le traes regalos, ni recuerdos, sólo las ganas de tirartelo lo antes posible.

- No te saques fotos ni videos con el chongo: podrían terminar en poringa o en otro sitio así.

- Nunca lo tomes de la mano o el brazo cuando vas por al calle con él: puede que otro chongo ande cerca.(y se recontracagan a palos entre ellos inexplicablemente)

- Úsalo para probar cosas nuevas: Películas, juguetes sexuales, nuevas posiciones, trios, cuartetos, orgias de todo tipo ¡Nunca es tarde para aprender algo nuevo!

- No dejes que el chongo curiosee: Es sólo un chongo ¿Qué se cree que és? Echale fly con frases como: "¿Y a vos que mierda te importa?" o "¿Sos boludo o te estás entrenando para que te patee el culo?"

- Hazle sentir que es un chongo: dejale en claro que no es el oficial y que tampoco es el único chongo que tienes. Cada tanto convoca a todos tus chongos y hagan juntos una fiestita.


Anímate a tener un chongo


Josefina de la Polla, autora del Best Seller "Hay un chongo en mi vida", nos cuenta parte de sus investigaciones.

Todas las mujeres tarde o temprano quieren tener un chongo pero no todas se animan. La educación, la religiión, los preceptos morales, etc. son un freno para la práctica del chongaje y prefieren mantener una relación más tradicional. Pero he aquí el error. Miles de mujeres ya han practicado el chongaje y no han querido abandonarlo nunca, incluso cuando tienen una pareja oficial. El chongaje siempre tira. En mis investigaciones recojí algunos testimonios muy interesantes:

Con el chongo se vive, se come y se educa: Del chongo se puede vivir sin trabajar, lo sé por experiencia propia, gracias al chongo logré mi independencia económica. ¿Mi secreto? Tener un chongo para cada día de la semana. Los lunes viene el sodero, pone la soda, el vino y $500 por semana; el martes paso por la escuela del nene, consigo la cuota gratis y $750 por semana; el miercoles voy al gimnasio, chongueo con el profe del gim me deja la cuota gratis, no aporta nada efectivo por semana pero vale la pena (tendría que pagarle yo); el jueves voy al supermercado chino, la china ese día va al gim, un par de polvitos con el chino del super y conseguimos la mercadería para toda la semana, incluyendo algunos gustos caros; viernes de consejal, una visita por el consejo deliberante aporta $1500 por semana; sábado por la tarde, una breve pasada por el gim, otra vez, visita al profe para calentar un poco la tarde, paso por donde los tipos hacen fierros y arreglo con el primer chongo que veo, a la noche, salidita, restaurant, baile, tragos y telo todo pagado por el chongo más $500 de aporte por semana a la causa; el domingo visita a la iglesia, nada de misa, derecho a la sacristía, el cura no aporta nada pero a cambio me perdona todos mis pecados

Martina Concha Grande

El chongo cambió mi vida: Siempre fui una mujer triste, sin una alegría. Hasta que un día me animé a tener un chongo. No estaba muy entusiamada hasta que lo ví y dije: "My god ¿Cómo puede alcanzar ese tamaño???" A partir de ese momento usé el chongo a full. Mi primer chongo parecía feliz pero luego de un tiempo sólo decía "Otra vez no, ya no puedo más" pero yo insistí hasta que lo arruiné. Con el chongo inservible, me di a la tarea de buscar, no uno, sino varios chongos. Ahora estoy pasando el mejor momento de mi vida, sólo no me levanto de la cama para abrirle la puerta al próximo chongo. Soy muy feliz.

Agustina Q. Loabierto

Incorpora un chongo a tu vida
[/size]

sexualidad

NO tienen que dudar en tener uno en sus vidas chicas

relaciones

humor


Débora Melo, coautora del libro "Mi chongo, yo y mi otro yo", nos cuenta lo siguiente:

El chongo puede ser parte de la familia, lo usas tú, lo usa el impotente de tu marido, tu suegra se entretiene con él y la nena (de 18 años) se entrena con él. Un chongo es un objeto utilísimo que incorporé plenamente a mi familia.

El chongo es utilísimo para ampliar el círculo social. Haz reuniones de chongos en tu casa. Una vez por semana, reune a tus amigas y conocidas, cada una trae su propio chongo y efectúen un intercambio de chongos, intercambio de experiencias, etc. mientras conoces gente nueva.

El chongo es utilísimo en las mudanzas, no sólo paga el flete, también ayuda a cargar las cajas.

Deja que el chongo sea parte de tu vida o que al menos pague tus vicios...

el

El peligro de los chongos


Johonny Melavo, un reconocidísimo chongo, nos advierte del peligro de salir con chongos.

Los peligros de andar con chongos son varios y los enumero a continuación desde el menos hasta el más peligroso:

Enfermedades de transmisión sexual: No son nada del otro mundo, una pichicata enorme de penicilina y ya está... Si te pegás el HIV... te jodisteeeeeeeeeeeeeeeeeeeee

Encontrarte con otro de tus chongos, mientras estás con un chongo: Los chongos nunca deben juntarse a menos que sea en una orgía. Los chongos no sienten celos por tí, pero sufren celos profesionales.

Encontrarte con tu marido mientras estás con un chongo: Estás hasta las manos. Preparate para lo peor... la muerte!!!!


Sexo