Aunque el caimán puede cerrar sus mandíbulas con fuerza suficiente como para romper el brazo de una persona, los músculos que las abren son tan débiles, que un hombre puede mantener cerrada la boca de un lagarto adulto solamente con una mano.

El animal mas dormilón es el Koala, duerme 22 horas por día.

Las abejas nacen con el mismo tamaño que tienen a lo largo de su vida.

Los mosquitos tienen cuarenta y siete dientes.

El tiburón ballena tiene más de 4,500 dientes.

El corazón de un canario late hasta 1,000 veces por minuto.

Las moscas tienen 15,000 papilas gustativas, en las patas.

El tamaño del cerebro de un cocodrilo es igual al del dedo pulgar de una persona.

El mayor crustáceo del mundo es el cangrejo gigante de Japón. Aunque su cuerpo mide sólo 33 cm, sus patas sobrepasan los 5 metros.

El ser humano tiene más de 600 músculos. Una oruga más de 2,000.

Un cocodrilo no puede sacar la lengua.

En un estudio de 200 mil avestruces por un período de 80 años, en ningún caso se reportó que uno de ellos metiese la cabeza bajo tierra ni lo intentase.

Es físicamente imposible para los cerdos mirar al cielo.

Ni las ratas ni los caballos pueden vomitar.

Las ratas se multiplican tan rápidamente que en 18 meses, dos ratas pueden tener más de un millón de descendientes.

El "cuac" de un pato no produce eco y nadie sabe porqué.

La orina de los gatos brilla con la luz de neón (esa de las discotecas).

Es posible guiar a una vaca hacia arriba de unos escalones, pero no es posible hacerlo hacia abajo porque las rodillas de las vacas no pueden doblarse de una manera apropiada para caminar cuesta abajo.

La cucaracha puede vivir nueve días sin su cabeza, antes de morir de... hambre.

Los elefantes son los únicos mamíferos que no pueden saltar (afortunadamente).

Cuando los conquistadores ingleses llegaron a Australia, se asombraron al ver unos extraños animales que daban saltos increíbles. Inmediatamente llamaron a un nativo (los indígenas australianos eran extremadamente pacíficos) y les intentaron preguntar mediante señas. Al notar que el indio siempre decía "Kan Ghu Ru" adoptaron el vocablo ingles "kangaroo" (canguro).
Los lingüistas determinaron tiempo después que el significado de lo que los
indígenas querían decir era "No le entiendo".