Los carros de compras, bebidas y fiestas. ¿Cómo podría ir mal?