Nota 1: Este contenido es de creación original por el usuario nanopene de Taringa. Esta obra se encuentra bajo licencia Capitulo I: La tengo chiquita Creative Commons (CC BY-NC-ND 3.0)
Nota 2: Leales lectores me indicaron que un taringuero mediocre llamado Monatios me plagió este primer capítulo de mi cuento. Para ser honestos, voy a tener que agradecerle a este imberbe por darme una idea: esta obra se alimentará de los plagiadores. Por cada plagiador nuevo que sea detectado, tendrá el (dudoso) privilegio de ser incorporado en la historia como un nuevo personaje.
Es algo medio arriesgado, se me puede ir de las manos, pero me parece un desafío interesante.


fantasia

Capitulo I: La tengo chiquita
p o r n a n o p e n e (T a r i n g a) tamaño pene
Por NanoPene - Taringa
Cuando tenía cinco años me miraba al espejo en pelotas y le preguntaba a mis hermanos mayores por qué ellos la tenían más grande. El concepto de "pito" que tenía desde los cuatro años parecía distorsionarse con la monstruosidad colgante que tenían los "más grandes".
"Esto es el pene", me explicaban. Qué loco, pensaba yo, ¿por qué Dios me dió un pito en lugar de un pene?
Ya que mucha explicación no me daban, comencé a inventar explicaciones a mi manera. Para mí existían básicamente tres sexos: "vaginas" (por cierto, las nenas mean por el culo, eso lo sabe todo el mundo), "pito" (los normales), y los que tienen "pene" (la trompa de elefante).

Mi padre una vez intentó explicarme, "el pito es como una oruga, luego se convierte en crisálida y luego se convierte en una tararira. Así es la vida, ahora callate y dejame leer el diario", y yo me miraba el pito pensando que así era efectivamente la vida, ya que papá lo sabe todo.
Los años pasaron y en un momento dado los huevos dejaron de adornar al pedo y comenzaron a laburar secretando testosterona. El momento triunfal, la señal inequívoca de la pubertad: los pendejos comenzaron a crecer alrededor de los huevos.

─Papá, me salió un pelo en un huevo!
─¿Y qué querés que haga, que te dé un premio?
─Y bueno, uno no siempre tiene un primer vello púbico.
─Puta madre ─mirando al cielo─ ¿por qué me salió tan pelotudo?

Yo por mi cuenta, la evolución de Darwin estaba por confirmarse: la metamorfosis del pito al pene.
La tez cambió de blanco teta a negro morcilla. Ahora faltaba que saltara la tararira.
Y las horas se convirtieron en días, los días en meses, y los meses en años. Las piernas crecían, mi panza crecía, pero el pito parecía estar ahí inmóvil, chiquito y tierno. Hasta parecía encogerse incluso más. La re concha de la lora.

¿Me había salteado algún ritual de maduración?, ¿tenía que hacerle masajes especiales?, ¿eran mis canzoncillos slips que me apretaban mucho los huevos? Y la pregunta fulminante: ¿la tengo chiquita?
Como muchos de ustedes que están leyendo esto (si, no me mientas chiquitín) también lo hicieron, me lo puse a googlear. Ni bien me puse a escribir "tamaño normal..." Google me lo autocompletó con: "...del miembro masculino".
Podría haber preguntado "tamaño normal de pianos" o "tamaño normal de martillos", no, fue sin vueltas, porque todos preguntan el tamaño normal de una buena chota.

Según parece un pene parado promedio mide entre 12.9cm a 15cm, si caés en ese rango es de lo más normal.
Y como buen científico me dispuse a medirlo. Entré al cuarto de mi hermana, le tomé prestado una regla y ante la mirada atónita de ella, me lo llevé para el baño.
"Parate, parate, parate, parate", me decía estirándolo repetidas veces con dos deditos, aunque no hacía falta semejante agresión ya que mi pene es de lo más obediente. Cada vez que veía a la profesora de lengua decía presente, como todo buen alumno. Profesora de historia, presente. Señora directora... bueh, ¿por qué no?, presente. Profesora de Inglés, SI GUACHA TE PARTOOO.

Al cruzarme por la cabeza la imagen de la profesora de inglés conmigo en una relación algo antiética, el nene se me enfiló como soldado, poniéndose duro y macizo como el azabache, el glande colorado como un chorizo y caliente como un churro con relleno.
Pero la putísima madre, me doy cuenta que la tengo torcida. La reconcha de la lora, ¿y ahora que hago, me lo mido con un transportador? Quién se hubiera imaginado que necesitaría trigonometría para medirme la chota, me puse a preguntar si podría usarlo para el trabajo práctico:

Análisis trigonométrico de las dimensiones del órgano copulador masculino


Mmm, no, como que no da, ¿no?

Volviendo a mi faena en el baño, ahi sentado en el inodoro cerré un ojo para medir mejor al milímetro el largo de mi amigo: 14.1cm y 3.5cm de diámetro. Je, está en el promedio, ¿no?.
Decidí felicitarle a mi compañero festejando las buenas noticias con un buen apretón de manos. En honor a la profe de inglés.

Al día siguiente, me miré al espejo para repasar mi hombría y lo ví ahí camuflado en su matorral: Dos huevos de codorniz y un maní quemado. "Soldado, despiértese carajo!, muestre un poco de dignidad", me dije sacudiéndolo. Lentamente los cuerpos cavernosos se llenaron con algo de sangre, colgando de una forma algo más presentable.
Ese día mi profesora me dijo: "usted tiene un potencial enorme, lo que le sucede es que es un vago y no se luce". Todavía medio dormido, me preguntaba si estaba hablando de mí o sobre mi pene.
─¿Y usted cómo lo sabe? ─le pregunté confundido.
─Es que soy su profesora ─me respondió con una sonrisa.
─¿Acaso usted lo vió? ─le pregunté dejándola perpleja ante la pregunta.

humor


Siguiente Capítulo lanzado (El post estaba muerto, pero ha resucitado, ah... re Gandalf):
Capitulo II: Manuela, nuestra primera novia.



nanopene dijo:Debido a los consejos que dejan algunos lectores:

si la tienes pequeña te viene bien este post hijoputa:
http://www.taringa.net/posts/salud-bienestar/8038358/Agranda-tu-polla-unos-cm-con-ejercicios-manuales-en-tu-casa.html


Un Aviso Importante

La mención de "masajes" en mi relato es únicamente un recurso retórico para entretenimiento.
1) JAMÁS tomen mis relatos, ni nada de Internet (en especial de Taringa), como consejo médico. Si tienen dudas al respecto, consulten personalmente con un médico urólogo.
2) JAMÁS usen ninguna técnica manual para "alargar" el pene: puede causar daños irreversibles e impotencia permanente. Ni masajes, ni pesas, ni bombas de vacío; lo único que van a lograr es destruir las capilaridades del pene, es muy peligroso. Y me remito al punto 1: si tienen preguntas al respecto no lo busquen en internet, CONSÚLTENLO CON UN MÉDICO.


- - -
Revision I (03/08/11):
+ Varias correcciones ortográficas, puntuaciones, algunos pronombres redundantes, etc...
+ Cambié "macizo como un diamante de morcilla" (eh?) por "azabache" (tiene más sentido)
+ Borré título del próximo capítulo "Capítulo II: El Primer Chamuyo (FAIL)", ya que voy a replanificarlo por la idea de hacerlo más dinámico al incorporar plagiadores como personajes. Suscríbanse a mi nick (Seguir Usuario) para estar al tanto de las próximas entregas.
+ Plagiador detectado: Monatios (Taringa)
Revision II (03/08/11):
+ Título del siguiente capítulo decidido: Capitulo II: Manuela, *nuestra* primera novia.
Revision III (03/09/11):
+ Ortografía: Inmóbil -> Inmóvil (gracias sarlanga21)
Revision IV (03/13/11):
+ Inclusión del "Aviso Importante", porque hay mucho boludo suelto.
Revisión V (03/15/11):
+ Ortografía: encojer -> encoger (gracias flintk)
+ Licencia cuento Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0. Más claro, echale agua.