La Fuerza Aerea Argentina y uno de los mejores Aviones de Combate de la 2da Guerra Mundial


Infinidad de libros, videos, articulos se han escrito sobre gran variedad de modelos de avion de combate que participaron, de uno u otro lado, en la segunda guerra mundial. Entre ellos, y ciertamente no el mas conocido por el publico, esta un desarrollo de la industria aeronautica italiana, el Fiat G.55, que no llego a tiempo para afectar el balance final de la contienda – en parte debido a las excesivas horas-hombre requeridas para su fabricacion – pero que capto la admiracion y elogios de tecnicos y pilotos alemanes, que lo lanzaron en combates simulados de evaluacion, contra lo mejor que tenian en inventario, y el avion italiano resulto airoso.

La Fuerza Aerea Argentina y uno de los mejores Aviones
Prototipo del Fiat G55

Los alemanes quisieron producirlo localmente pero este era precisamente el punto debil de los italianos, pues el proceso de produccion aun no habia sido lo suficientemente simplificado para satisfacer las demandas del aparato belico aleman. Incluso, se construyeron dos prototipos del Fiat G.56, un Fiat G.55 con un motor aleman German Daimler-Benz DB 603 que tenia una velocidad maxima oficial de 685-km/h, estaba armado con 3 cañones de 20-mm, uno disparando desde la nariz del avion y uno en cada ala. El avion tenia una performance y maniobrabilidad superior a los aviones alemanes Bf 109K, Bf 109G y Fw 190A.
El Fiat G.55 Centauro, diseñado por Giuseppe Gabrielli era un avion monomotor, inicialmente monoplaza, propulsado por un motor aleman Daimler-Benz DB 605 (1,475-HP). Un fuselaje robusto y rapido y mas sencillo de producir que su mayor competidor local en la asi llamada serie 5 de aviones de combate, el sorpredente Reggiane Re.2005 Sagittario. El tercer avion de la serie 5 era el Macchi C.205V Veltro, de performance mas modesta que los otros dos. Una de las variantes del avion estaba armado con dos cañones de 20-mm y 4 ametralladoras de 12.7-mm.


mejores

En servicio con la Regia Aeronautica como interceptor de gran altitud, el Fiat G.55, se enfrento a aviones como el Spitfire, P-51 Mustang, P-47 Thunderbolt y el P-38 Lightning. Dio caza tambien a los bombarderos de los paises aliados, pero su escaso numero, el ineficiente proceso productivo y los bombardeos aliados conspiraron para que hacia finales de la segunda guerra mundial, unicamente unos 300 aparatos estuvieran terminados. 37 de estos en las fases finales de produccion.
En 1946, tras el final de la Segunda Guerra Mundial y en una situacion economica acuciante, Fiat reinicio la produccion del G.55, utilizando partes y piezas remanentes en las fabricas para construir los aviones. En esta oportunidad se construyeron dos versiones, el G.55A, un avion mono-plaza y el G.55B, un biplaza que funcionaba como entrenador.
La Fuerza Aerea Argentina buscando adquirir nuevos aviones de combate se habia decidio por adquirir aviones biplaza Fiat F46-2B, pero para apalancar la situacion economica y permitir la produccion de estos, acordo con Fiat la compra de 30 aviones G.55A y 15 G.55B.
Las entregas de G.55 empezaron en junio 1947 y terminaron al año siguiente. Los aviones fueron ensamblados en la base aérea de El Palomar, donde se realizaron los vuelos de prueba, previa aceptacion al servicio. El servicio activo fue desarrollado dentro del Grupo I de la Agrupación Aérea de Combate, basada en El Plumerillo (Mendoza) y tras la disolucion de esta unidad, pasaron a formar parte del Regimiento 2 de Caza, hasta que en enero de 1951 se reestructuro este regimiento en el Grupo I de caza.


uno

La Fuerza Aerea Argentina llego a comprar un unico avion G.59-2A, un G.55 de nueva produccion, equipado con un motor Merlin de Rolls Royce, para evaluacion, pero no se ordenaron otras unidades.
La falta de repuestos fue un problema constante, lo que sumado al intensivo proceso de mantenimiento y a fallas estructurales en algunos fuselajes, termino por convencer a las autoridades argentinas a retirar el tipo en 1953. Pese a ello, el avion probo ser popular entre los pilotos argentinos debido a sus inherentes cualidades de cazador, que lo coloca entre los mejores aviones de combate de la Segunda Guerra Mundial.


aviones