epelpad

Solo un cuento, cualquier semejanza con la realidad...





Un pequeño cuento:
El reino envenenado



Viniere el malo con su trono al hombro y viniere el bueno a ayudar al malo a andar.
Mario Benedetti.





Solo un cuento, cualquier semejanza con la realidad...


Érase una vez unos habitantes, una ciudad y un reino muy lejos de aquí y que se parecían muy poco a nosotros. Vivían al principio en paz, rodeados de cosas sencillas como el sol, aire puro, pájaros y plantas, las buenas y sencillas plantas, que en gran variedad había existian en aquella tierra, y que los ancianos del lugar usaban para hacer tizones medicinales, plantas cuyos secretos pasaban las abuelas de generación en generación.




conciencia


Cuando se necesitaba alguna planta, alguna abuela sabia salía a la montaña y volvía con un buen puñado de ellas, justo las que necesitaban para cada caso. Pero eso sólo ocurría de tarde en tarde, en los raros casos en que alguien se ponía enfermo, por lo común viejos a los que ya se iba aproximando su hora de partir de este mundo. Así es que había muchos ciudadanos saludables y longevos.






salud


Pero un día triste de un año maléfico llegó a la ciudad un hombre malo, y se quedó en el mejor hotel, maquinando cómo hacerse rico con tan confiados e ingenuos ciudadanos. Se llamaba Manson y era en realidad un estafador desaprensivo que había tenido que huir de otro reino por una gran estafa que él hizo. Aunque, como suele ocurrir con todos los estafadores, vestía con mucho empaque y parecía una persona muy honorable y digna de crédito. Todos le cedían el paso cuando él entraba en los lugares importantes de la ciudad.




el


Manson tenía el corazón negro y se rodeó, por la ley de la semejanza, de un pequeño círculo de hombres con el corazón asimismo negro, y empezó a maquinar cómo estafar a gran escala, sin que esta vez tuviera que huir ni le quisieran llevar ante la justicia.



Reino


Pronto creo una estafa perfecta que, como sería a gran escala, sería muy poco detectable. Decidió vender a los ciudadanos de ese reino simultáneamente venenos y contravenenos para de esta forma hacerse muy rico.

Así es que, ayudado de su íntimo círculo de secuaces, pasaron a la primera fase del proyecto. Pusieron a la venta un veneno en bajas dosis para aguas y alimentos, veneno al que sin embargo llamaron «Aditivo Colorante Conservante» pues daba color y sabor atractivo a los manjares e impedía que aguas y alimentos se llenasen de algas y microbios (incluso a temperatura ambiente) o, como ellos dijeron en su publicidad, impedía que las aguas se «pudriesen». Como los efectos de esos venenos eran a largo plazo, sólo los previnieron algunos biólogos expertos, que fueron convenientemente sobornados (y en algún caso eliminados).



industria


En vista de que nadie señalaba inconvenientes importantes y en vista de las indudables ventajas, muchos hombres buenos acogieron y financiaron a ese hombre de corazón malo, que fundó una gran empresa que llamó «Aditivos Co.» que creció un 500% durante muchos años, e hizo muy rico a Manson y a los Bancos que le ayudaron.



envenenado


Pero la naturaleza no entendía de mentidas y sobornos. Así es que las células de los hígados de los habitantes de esa ciudad y de ese reino se desvitalizaban y morían... a la misma velocidad que las algas que antes enverdecían las aguas de los estanques y que las bacterias que antes fermentaban los alimentos; y los colorantes y saborizantes que tanto realzaban (y hacían vender) los manjares... envenenaban en igual proporción poco a poco los hígados y riñones de la mayor parte de los habitantes del reino.



conservantes


Los sistemas inmunitarios de los habitantes de la ciudad se deprimían lentamente y los hepatocitos morían uno tras otro, vertiéndose sus contenidos necróticos en los conductos intra y extrahepáticos y en la sangre, los cuales se llenaban de extrañas proteínas, trozos de ADN y ARN dañados. No es de extrañar que, tras algunas semanas, proliferara entre toda esa materia muerta algún que otro microbio «oportunista» o «basurero», microbio que era rápidamente fotografiado e identificado por los biólogos a sueldo de Manson.



farmaceutica


Para encubrir su oculta pero detectable mala acción, Manson y sus desaprensivos hacían decir a los «expertos» a su servicio que las extrañas proteínas y trozos de ADN y ARN dañados que aparecían en la sangre y biopsias de los afectados pertenecían en realidad a los microbios que aparecían en la mayoría de los hígados afectados. Y, presentando diapositivas de los microbios y del material genético hallado, decían con gran solemnidad que habían por fin descubierto a los verdaderos "responsables" de los daños hepáticos encontrados.



Aditivos


Y como esa mentira se decía con palabras muy serias y complicadas en revistas muy serias y complicadas... pues resulta que todos los letrados y «científicos» del reino dijeron que así era, en efecto, pues temían confesar que no habían visto nada de todo eso, y que en realidad ignoraban la base que estaba detrás de toda aquella fraseología. Y como ellos dijeron que era así, los mejores periodistas y dibujantes hicieron amplios esquemas que publicaron en las revistas más «serias» y expléndidos documentales que emitieron en la Gran Cadena Televisiva del reino. Y, como eso hicieron los periodistas, todos creyeron esa gran mentira que, paradójicamente, recibió el premio Pulitzer de ese año. Es más, hartos de ver crecer el número de enfermos y muertos que cada semana se registraban en el desolado reino, el clamor de las gentes forzaron a que la Seguridad social del envenenado reino financiase la lucha contra esos perversos microbios.




colorantes

Manson fundó un gran holding diversificado de empresas que ascendió rápidamente en Bolsa. Además de «Aditivos Co.», Manson y sus desaprensivos fundaron también «Inhibitoria Farmacéutica Co.», que desarrolló potentes antimicrobianos e inhibidores de los procesos de expresión y catabolismo celular. De esta forma lograban frenar durante algunos meses (e incluso años) los alarmantes resultados que en los organismos envenenados los «test detección» iban mostrando. Cierto es que ese frenado se producía a costa de importantes efectos secundarios. Unos y otros eran puestos en el mercado... tras patentarlos, por supuesto.




Pero la pieza clave del Holding la constituía «Multimedia Co.» empresa de «publicidad y publicaciones científicas» que hizo periódicas y «muy serias» campañas «de sensibilización» en este sentido, poniendo siempre «a disposición de la prestigiosa clase médica» las «valiosas ayudas descubiertas».



Solo un cuento, cualquier semejanza con la realidad...


Los envenenamientos de «Aditivos Co.» continuaron, y los subsiguientes daños hepaticorenales también. Convenientemente publicitados, el uso de los productos de «Inhibitoria Farmacéutica Co.» fue creciendo, y pronto pudieron hacerse estadísticas de resultados.



conciencia


Como consecuencia, las revistas «científicas» se fueron llenando de sesudos trabajos (estadísticos y aleatorizados, por supuesto) que ilustraban de mil formas distintas la «alta asociación» que existía entre los microbios sospechosos y el daño hepático de los pacientes; y manifestaban bien claramente la dependencia que se producía entre el uso de los fármacos bioinhibidores y la eficaz inhibición de los molestos signos y síntomas que se producían por la destrucción de los hepatocitos y la aparición de microbios.

La mayor parte de los (ya enriquecidos y afamados) «expertos», y la cohorte de periodistas y cameramans que les seguían, no dudaron de la versión que impulsó Manson, pues había «consenso general» entre todos los «expertos» y, además, las «correlaciones» eran «muy altas y pausibles».



salud


Como suele ocurrir en la mayor parte de las buenas estafas, los estafados participaron con ganas y ahínco en dejarse estafar: los que participaron en la creación y mantenimiento de los aditivos, test y farmacoinhibidores, obtuvieron dos beneficios: El primer beneficio era el oropel que adquiría la pléyade de médicos y farmacéuticos en financiados «Congresos Científicos» donde la autovanidad que necesitaban alcanzaba dimensiones verdaderamente coreográficas;



el


El segundo beneficio era los inesperados y buenos beneficios que el uso de los test y fármacos les dejaba a cada uno de ellos. Para lavar su consciencia «Multimedia Co.» les decía que además de ejercer una loable y sacrificada labor de «prevención» al usar los test de «diagnóstico precoz» en la asustada población... sólo ellos «estaban autorizados» y sabían emplear esos tests.



Reino

En todas las generaciones, desde entonces, existia tambien ese «terapeuta disidente» que curaba a sus enfermos envenenados, con hierbas medicinales y pócimas simples de las antiguas abuelas, y contraindicaba el uso de los productos de «Aditivos Co.» en las aguas y alimentos, desaconsejando también los potentes fármacos de «Inhibitoria Farmacéutica Co.», millonariamente patrocinados por Manson por los forajidos que le continuaron.
A pesar del uso universal de «Aditivos Co.», los enfermos que atendía el terapeuta disidente dejaban pronto de empeorar y solían mejorar sorprendentemente pronto y bien, sin apenas secuelas.



industria

Con estos terapeutas contestatarios, Manson y sus descendientes sabían muy bien lo que hacer, y siempre hacían lo mismo: el terapeuta disidente era rápidamente tildado de charlatán, desacreditado y destituido por quienes tenían mucho que perder. Debido a ello, los periodistas y colegas que antes de ser destituido lo acusaban de ser un «buscador de notoriedad», pasaban a decir en un segundo tiempo que actuaba por «resentimiento» cada vez que, con menos fuerza y más desolado en cada ocasión, seguía el disidente advirtiendo a todos del «gigantesco error»; y lo encerraban en un psiquiátrico (o lo dopaban con psicofármacos, que era más fino).



envenenado

Esta es la historia de esa distante ciudad de ese remoto reino que, como ves, tan poco parecido tiene al nuestro. Ciudad y reino que perduran hasta nuestros días, y en los que durante muchos más años han continuado envenenándose mucho más hígados. Y han continuado muriendo muchos más sufridos ciudadanos. Y han continuado haciéndose ricos y famosos muchos más científicos, médicos y farmacéuticos.
Y, sobre todo, han continuado haciéndose mucho, más multimillonarios y respetados los desaprensivos estafadores. Cada uno de los que enfermaban y cada uno de los que morían estuvieron siempre muy agradecidos por todo los que, en su triste situación, aquellos estafadores «hacían por ellos». Les dieron premios y títulos y bendijeron el día en que providencialmente llegaron a la ciudad, poco antes de que la epidemia de «microbios rompehígados» comenzase. Y en el Parlamento decidieron erigir una gran estatua de bronce en el centro de la Plaza Mayor, en memoria de Sir Manson, al que llamaron «El Gran Benefactor»; pero que, como tú ya sabes muy bien, querido lector, fue en realidad el primero y más astuto de todos los timadores, el creador de la nueva saga de los biogánsters vendedores de venenos y contravenenos.

Estas cosas son las que pasan en reinos en donde suspobladores no cuestionan a las autoridades....

Y colorín colorado, este «cuento»... "aún" no se ha acabado.




Autor: Doctor Francisco Javier Martínez Ruiz(Microbiólogo)
Publicado en la Revista «Memorándum». Número 9, otoño de 1997.

Comentarios Destacados

28 comentarios - Solo un cuento, cualquier semejanza con la realidad...

KIA92 +2
Viniere el malo con su trono al hombro y viniere el bueno a ayudar al malo a andar.
Mario Benedetti..

buen postt!

fijate este! http://www.taringa.net/posts/imagenes/10963352/hermosa-experiencia-en-sudafrica-_en-una-villa_como-NFU.html
Togo31 +2
Es un muy buen post y refleja claramente como las industrias farmaceuticas intentan vender la "cura" con tal de quedarse con todo el dinero posible al costo de las vidas de los enfermos. Buen post.
Giselagabi +2
PERO ESTO NO TIENE NADA QUE VER CON LA SITUACION EN LA QUE VIVIMOS!!! SI NUESTROS GOBIERNOS SE PREOCUPAN POR NOSOTROS!!! Y NO VAN A DEJAR QUE NUNCA PERO NUNCA NINGUN SEÑOR ESTAFADOR VENGA A DAÑARNOS NI A NUESTRA SALUD NI A NUESTRO CUERPESITO!! sarcasmo apagado
chf2007 +1
Es muy bueno el post.
La gran pata de todo esto es Multimedia Co., sin ella no podrían llegar tan lejos
za_ZEN +4
me gusto mucho como lo armastee!
muchas gracias por compartirlo.
chf2007 +2
Algo para aclarar es que el cuento está escrito por un microbiólogo
stop_secrets +5
Qué desgraciado ese Masón... digo, Manson. Que no me lo cruce...

Gracias por los aportes y la persistencia.

Saludos
Portmanteau +2
buen post! Espero q lo lean muchos! 10+
fasar2 +1
Interesansante y bien armadito. Saludos
taringolazo +3
gracias a taringa tengo esta info de 1997 , de lo contrario seguiria metido en facebook y msn y todas esas burradas
Loboproto +1
jajaj esto ando descubriendo ultimamente XD...!!!
brey1996 +1
muy bueno recomendado y a favoritos
pegasusbtx +1
Aditivos

es la pura verdad.....y que vamos a ser humanidad....debemos levantarnos en contra de estos idiotas enfermos de poder.

he dicho.
pabsx87 +1
Muy bueno loco, es triste pero hay gente que aun habiendo leído esto y pensando mientras "pero que gente tan boba e ingenua", salen de la pc y van a angustiarse mirando las noticias distorsionadas de nuestros medios y se creen todo, y su vida gira entorno a esa realidad sugestiva. +10 y recomendado.
RojodetH +1
muy bueno, la pura verdad..+10
eljunior25 +3
te quise mandar un mp pero ups!!! estan haciendo mejoras????? bue el punto es que me quede indignado con lo que te hicieron con el post del cancer, con el post la denuncia de que te borraron el post de cancer y encima veo que te quitaron puntos, esto al final se esta llendo a la mierda, loco espero que sigas posteando como lo haces por que esta muy bueno enterarse de ciertas cosas que siempre se nos ocultan, creo que a partir de hoy en vez de Taringa=inteligencia colectiva en realidad va a ser Taringa=monarquia colectiva!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
javierisa +1
stop_secrets dijo:Qué desgraciado ese Masón... digo, Manson. Que no me lo cruce... Gracias por los aportes y la persistencia. Saludos
ThePirate +1
eljunior25 dijo:te quise mandar un mp pero ups!!! estan haciendo mejoras????? bue el punto es que me quede indignado con lo que te hicieron con el post del cancer, con el post la denuncia de que te borraron el post de cancer y encima veo que te quitaron puntos, esto al final se esta llendo a la mierda, loco espero que sigas posteando como lo haces por que esta muy bueno enterarse de ciertas cosas que siempre se nos ocultan, creo que a partir de hoy en vez de Taringa=inteligencia colectiva en realidad va a ser Taringa=monarquia colectiva!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

opino igual
ApaLaPapa +1
pabsx87 dijo:Muy bueno loco, es triste pero hay gente que aun habiendo leído esto y pensando mientras "pero que gente tan boba e ingenua", salen de la pc y van a angustiarse mirando las noticias distorsionadas de nuestros medios y se creen todo, y su vida gira entorno a esa realidad sugestiva. +10 y recomendado.

Es tan grande la burbuja en la que vivimos que no hay que criticar, es totalmente entendible que mucha gente piense que son boludeces...mismo yo, que creo en estas cosas, sigo siendo parte de esa burbuja porque si bien es evidente que los medicamentos son una mafia, sigo en ese sistema. Pero que otra me queda, si quiero cambiar, tengo que cambiar mucho, y confiar ciegamente en algo que, como dudo del sistema, también me genera dudas...Es complicado...
DeepUnderground +1
Me encantó el post. No tengo puntos, pero lo mando a favoritos y se lo recomiendo a mi pequeño puñado de seguidores jaja. Me siento importante al decir esto, qué pelotudo. Un saludo.
Mouton1 +1
Al recordar todo esto el post me dejó así: Y no es joda, se me caen las lágrimas.
Igual prefiero volver a saber todo esto, que seguir en la burbuja. Es impresionante cómo uno, para protegerse, logra olvidar lo que es feo, desagradable, corre en contra suyo. Como el shock que generó el coma

Reco.