La firma argentina BERSA siempre se ha caracterizado por ofrecer a sus usuarios armas robustas, fiables y totalmente funcionales. Su colección de modelos del calibre .22 ha mantenido las características que han hecho popular a esta marca sudamericana que ya está a punto de celebrar su 50º aniversario.

Todo nace por el año 1958 en un taller de Ramos Mejías ubicado en Buenos Aires (Argentina). Allí, un grupo de entusiastas trabajadores inician la fabricación de partes de reposición para las legendarias Ballester Molina. Con una clara visión de futuro y una gran actitud emprendedora, se animan a la no fácil tarea de fabricar un arma e implantarla en el mercado. Para conseguirlo se necesitan calidad y medios, más la suerte de la aceptación general, un proyecto que puede dar resultados muy positivos como negativos. Arriesgan y ganan, y en 1960 nace la primer pistola BERSA, (Benso Bonadimani, Ercoli Montini y Sabino Caselli, el nombre de sus creadores) denominada modelo 60-62, una pistola que se aparta de lo conocido en el país en materia de diseño y prestaciones.

Hay que recordar que en aquella época las únicas pistolas argentinas con estilo de arma de mayor calibre, refiriéndome a palancas, botones y formas de accionar que sirvan como elemento didáctico antes de pasar a un mayor calibre, eran las FM Sistemas Colt y Ballester Molina de entrenamiento. El resto de las 22 nacionales aunque no fueran malas, por ejemplo la TALA, GMC, GHUNTER, MAHELY, PUNTA ALTA, ZONDA, RUBI etc., se apartaban de las anteriores. Lo que sucedía era que las que no tenían el retén de cargador en la base de la empuñadura carecía de retén de corredera o martillo a la vista y algunas percutían con aguja lanzada, entre otras cosas que las diferenciaban en diseño y formas de operar mandos como las de grueso calibre. Así, ganaron prestigio en el mercado nacional e internacional de forma inmediata, extendiéndose hasta el día de hoy.

http://www.idivimage.com/viewer.php?file=ogzizmx2htymunmctjh1.jpg

bersa modelo 62

Modelos 60, 62 y 64 (1959-1978)
De estas primeras BERSA sobresalen, a primera vista, la corredera de acero y el chasis de aleación ligera, el hecho de ser un arma de simple acción, su martillo a la vista con espolón redondo perforado, sus sistemas de seguridad óptimos con botón pasante por encima de la cola de disparo, su retén de corredera con mando exterior y a su vez eje de armado, así como su cargador de diez cartuchos con espolón en su base y retén a botón en la parte inferior de la cacha de plástico izquierda (al estilo de las primeras Beretta).

Esta primera generación de BERSA se ofrecía con cañón intercambiable y muelle recuperador debajo del cañón, de fácil desarme y mantenimiento. Más tarde apareció una versión de este modelo denominado 64, en realidad la misma arma pero con el añadido de disponer de una banda ventilada en la extensión total superior de la corredera, por lo que después del último disparo la corredera quedaba abierta. Tanto el modelo 62 como el 64 demostraron una excelente calidad y un buen funcionamiento. Ambas tenían guión fijo y alza con corrección lateral en banco. Actualmente, es habitual ver uno de estos modelos funcionar a la perfección.

http://www.idivimage.com/viewer.php?file=2yzfmn32ymmkt4mmiw2d.jpg

bersa modelo m64 y besa piccola

PICCOLA 22 Short (1959-1978)
Por estos mismos tiempos nace una pequeña pistola de apenas 300 gramos, que sin duda se podría denominar de bolsillo. Se llamó PICCOLA, tenía un diseño similar a la Beretta como lo demuestra su corredera abierta. Era del calibre .22 Corto, de doble acción única del primer al último disparo, corredera de acero y chasis de aleación ligera, martillo a la vista, muelle recuperador debajo del cañón, retén del cargador de ocho cartuchos en la base de la empuñadura, cachas de plástico, retén de corredera de accionamiento manual únicamente y elementos fijos de puntería fresados en la misma corredera.

Según algunos usuarios, el funcionamiento de esta pequeña pistola nunca fue muy satisfactorio. Tal vez, los cartuchos del calibre .22 Corto de esa época, obtenibles en el mercado no eran adecuados para un arma corta semiautomática. Parece que el intento por solucionar este inconveniente surgió con el lanzamiento de la misma pistola pero con sistema de simple acción. Esta arma tenía como rasgo diferenciador notorio el espolón del martillo más dimensionado para un accionamiento manual más cómodo. Según parece, ante la duda, la producción de ambos modelos fue abandonada.


Modelos 644, 622 y 622 LC (1979-1982)
En años venideros, con el objetivo de aumentar la calidad y avanzar hacia la evolución de estas pistolas semiautomáticas, nacieron los modelos 644, 622 y 622 LC. En líneas generales, estas tres armas son muy similares, aunque las dos últimas se diferencian de la 644 en varias cuestiones: la 622 montaba un guión en la extensión del cañón sobre un casquillo fuera de la corredera, mientras que la 622 LC tenía un cañón largo (de 150mm) más apta para tiro al blanco. Estas pistolas estaban construidas enteramente en acero, corredera cerrada, sistema de simple acción con martillo a la vista con espolón redondeado perforado, cargador de diez cartuchos, y retén de corredera con mando exterior usando de eje el mismo de la cola de disparo.

Para su fácil desarme se usaba una tecla en la parte delantera del chasis debajo del cañón. El retén del cargador seguía la línea Beretta primitiva como en las 60-62-64. Lo llamativo de estas pistolas son sus sistemas de seguridad. En este sentido, tenían un botón pasante que bloqueaba la cola de disparo como la 62, pero la corredera tenía una palanca en el lado izquierdo al estilo del seguro de una Walther PPK. Lo primero que un usuario piensa cuando observa esta palanca es que estamos ante un sistema de desamartillado como el de las Walther, Beretta 92 etc. Sin embargo, no es así, pues sólo cuando se acciona dicha palanca ésta hace de cortina entre el talón de la aguja percutora y el martillo. Sin producir desmonte alguno, en esta posición de seguridad se puede liberar el martillo normalmente sin llegar a la aguja percutora, permitiendo disparos en “seco” o de práctica. Esta pistola incluye un seguro de cargador, sin el cual no puede disparar. En este modelo, el muelle recuperador cambió de posición y se arrolló sobre el cañón que ya está fijado al chasis del arma (al estilo Walther PP-PPK). Después del último cartucho la corredera quedaba abierta, el guión es fijo y el alza regulable lateralmente en banco. El resultado de estas pistolas fue armas con buenas líneas, excelente calidad y fortaleza mecánica aptas para todos los cartuchos .22LR del mercado.

http://www.idivimage.com/viewer.php?file=wjffyim2gmid4ltymrzn.jpg
bersa modelo 644

http://www.idivimage.com/viewer.php?file=nwtmh5vohdugz2mmynme.jpg
bersa modelo 622

Modelos 223, 224, 225 y 226 (1983-1985)
Estos modelos marcan el inicio estético y en parte mecánico de lo que es hoy la última serie del calibre .22LR: diseño moderno y construcción integral en acero, cañón fijo al armazón, muelle recuperador arrollado y guiado sobre cañón, martillo a la vista, seguro pasante en el armazón, y retén del cargador como en los modelo 60 y 622. El retén de corredera en este modelo es exterior y hace de eje el mismo el pasador que fija a la cola de disparo. Los aparatos de puntería son: guión fijo y alza regulable en deriva por medio de un gusanillo, el sistema de desarme es similar al de una Walther PP-PPK (en cómo sacar la corredera) accionando previamente una palanca en el armazón del lado derecho por encima del arco del guardamonte. Las diferentes nomenclaturas numéricas indican los diferentes largos de cañón, siendo todas del calibre .22LR. Las cachas son de plástico de alto impacto, capacidad de diez cartuchos, base del cargador con apoyo en su base, desarmables y con ayuda de carga.

Modelos 223DA, 224DA, 225DA Y 226DA (1986-1988)
Esta serie siguiente es la evolución del anterior modelo en varios aspectos positivos y obligados para poder adaptarse a las tendencias que impone el mercado. Podría decir que es el mismo modelo anterior en diseño, forma de guiar al muelle recuperador y en su sistema de desarme, con el agregado de la doble acción para el primer disparo, siempre y cuando la recámara haya sido alimentada con un cartucho. Otro cambio importante es el traslado del retén de cargador atrás de la cola de disparo como es usual en las semiautomáticas modernas, emplazado donde antes estaba el seguro de acción pasante.

El sistema de seguridad se trasladó a la corredera en la parte izquierda, de accionamiento en este caso para tiradores diestros, al estilo Walther PP-PPK, Beretta 92 etc. Esto último en lo referente a la ubicación en la corredera, con accionamiento hacia bajo, sin retorno automático a fuego, o sea que una vez accionada y que cumplió su acción de bajar el martillo a posición de reposo y seguridad, deja a la pistola con el sistema de disparo desconectado hasta que no se vuelva a su posición inicial. Este modelo incluye seguro de cargador. Los aparatos de puntería son iguales que la serie anterior: guión fijo y alza regulable lateralmente. Las cachas en este modelo se ven mucho de madera aunque había otras opciones como el plástico y la goma. Capacidad de carga para diez cartuchos.



Modelos 23 DA, 24DA, 25DA y 26DA (1989-1994)
Junto con la anterior serie, para mi gusto hermosas pistolas, me atrevo a decir que las más lindas, precisas y fuertes en su tipo, debido a la excelente relación precio calidad, son la serie 223 simple acción. Con esta serie se llegó prácticamente al diseño definitivo que marcó las líneas de las pistolas BERSA, culminadas aquí con este modelo hasta el actual Thunder 22. Describir las características técnicas constructivas es ser reiterativo con las dos series anteriores aunque igualmente tienen sus pequeñas diferencias. También fueron construidas totalmente de acero, simple y doble acción (doble si se quiere para el primer disparo y simple para los subsiguientes), martillo a la vista, corredera cerrada, y otro cambio, retén de corredera interno tipo Walther PP-SIG 230, palanca de desamartillado o desmonte del martillo en la corredera en el lado izquierdo (sin retorno automático a fuego), seguro de cargador, retén del cargador en la posición normal de las semiautomáticas actuales detrás del arco del guardamonte, cargador de diez cartuchos con espolón para el dedo en su base, guión fijo y alza con regulación lateral, cachas de madera y opcionalmente de plástico.

La palanca de desarme se sitúa como en los dos modelos anteriores para accionarse con un empuñe normal y con el dedo índice. De esta manera se extrae la corredera hacia atrás y arriba para luego deslizarla adelante por encima del cañón que está fijado al chasis. Su muelle recuperador está situado como las anteriores, sobre el cañón, el modo de desarme o forma de extraer la corredera también la asemejan a una Walther o Sig P-230, como los anteriormente dos modelos descritos, aunque para desarmarla se usa una palanca lateral.

El modelo 23, la pistola más corta (la considero de tamaño ideal) traía un cañón de 90mm y sobre el lomo de la corredera una banda plana picada para evitar reflejos. Los modelos 24 de 105mm, 25 de 125mm y 26 de 150mm de cañón, difieren entre sí solamente por los cañones y que del 24 en adelante no tienen la banda sobre la corredera y los guiones son separables de la punta del cañón para permitir el paso de la corredera en el desarme básico.

http://www.idivimage.com/viewer.php?file=mjyacmjytyzmdym1ynwy.jpg
bersa modelo 23

http://www.idivimage.com/viewer.php?file=mzmrkkytwzmlgnnhzzmn.jpg
bersa modelo 24

http://www.idivimage.com/viewer.php?file=ny5tmyymz0w4nfmzf2al.jpg
bersa modelo 25

PD: Espero que les guste ya que me tome mucho trabajo para hacerlo.Disculpas por lo de las imagenes es que era tarde y no tenia mucho tiempo para arreglarlo